Xenoblade Chronicles X, el remake que no llega

Xenoblade Chronicles X de Wii U fue uno de los RPG más importantes de la consola de Nintendo.

Estamos en pleno proceso de disfrute de Xenoblade Chronicles 3 y, por ello, vas a encontrarte en estos días con una cantidad moderada (o no) de contenidos relacionados con el universo de Monolith Soft. Tenemos a nuestro equipo trabajando sin descanso, leveando y de paso, escribiendo de clásicos, por lo que quién sabe el orden en el que saldrán las publicaciones. Y te lo demostramos con este artículo de Xenoblade Chronicles X, esa espinita clavada que tenemos muchos y que, por ahora, se resiste a dejar la exclusividad de Wii U.

Xenoblade Chronicles X nos parece un juego enorme, apasionante y difícil de superar en muchos aspectos. No se puede decir que nos sorprenda, dado que llegó de la mano de la desarrolladora Monolith Soft, que en el pasado ya había conseguido poner patas arriba nuestro mundo con títulos del estilo de Xenoblade Chronicles. Por otro lado, lo que sí debemos reconocer que nos sorprendió fue el nivel que se alcanzó en cuanto a exprimir las posibilidades y el potencial de la desaparecida consola de sobremesa de Nintendo. ¿Dónde había estado escondiendo todo este potencial la máquina? La sorpresa fue mayúscula.

Rolazo del bueno

Eso es lo que ofrece Xenoblade Chronicles X: un rolazo de primera. La historia ya sabéis de qué pie calza, con ambientación de ciencia ficción, un planeta al que llegamos con ánimos de explorar como locos y un conflicto a nuestro alrededor que nos hará partícipes de acontecimientos en los que habrá que esforzarse mucho para sobrevivir. El desarrollo de la historia es muy saga Xeno, algo que los fans ya reconocerán, especialmente aquellos que lleven conectados a ella desde sus orígenes. Y el mundo que se pone ante nosotros es amplio y orgánico, notando desde la primera caminata que estamos en un entorno vivo que nos va envolviendo con sus criaturas, con su vegetación y con los eventos dinámicos que se van sucediendo a medida que avanzamos, recolectamos objetos y luchamos.

Nos gusta mucho el editor de personajes, porque tiene ese toque especial que acompaña a juegos de este tipo. Por desgracia, y reivindicando la lucha contra la censura, hay que decir que ya en la época de Xenoblade Chronicles X se hacían recortes para el público occidental. En este caso lo que sufrió el juego fue un corte importante en el editor de personajes, bloqueando la posibilidad de alterar el tamaño del busto de los personajes femeninos.

La eliminación de características respecto a la versión original japonesa nunca es bonita, pero en este caso dolió más porque impidió que las jugadoras pudieran decidir que su personaje se pareciera más o menos a ellas. La queja por la censura no quita que Xenoblade Chronicles X sea una maravilla como juego tal y como seguimos contando.

Visitando el planeta Mira

Mira es el nombre del planeta en el que nos introducimos en Xenoblade Chronicles X, donde os aseguramos que vais a pasar varios cientos de horas hasta que podáis completar el juego como dios manda. Su propuesta de mundo abierto, con misiones, con exploración y acontecimientos de historia, nos proporciona una gran flexibilidad para que podamos obrar como creamos más conveniente en todo momento. Una dirección u otra, el encontronazo con un enemigo que parece bastante asequible… o con una criatura aterradora, son decisiones que nosotros iremos tomando. Por suerte, y dado que el escenario no es precisamente pequeño, tenemos varios recursos de movimiento.

Si vamos a pie podremos disfrutar del paisaje y los encontronazos serán habituales, pero también tendremos a nuestra disposición los skells, unidades mecha que nos irán muy bien para desplazarnos por los cinco continentes. Si, hemos dicho 5 continentes. Eso nos asegura… kilómetros y kilómetros que recorrer. La exploración ganó muchísima importancia en esta entrega y le aportó al juego una dinámica que no le sentó nada mal. Pero eso no quita que otros aspectos de la jugabilidad sean incluso más importantes.

Por ejemplo, el sistema de combate. Las batallas se activan en tiempo real en cuanto se produce un encontronazo del jugador y un enemigo. El grueso de los enfrentamientos se mantiene continuista respecto a la entrega de Wii, pero se realizaron ajustes y añadidos que ayudan a que esté perfeccionado. Tenemos de nuevo las artes y es necesario calcular muy bien cuál usar en cada momento para no encontrarnos vendidos o sin ellas en los momentos más oportunos.

Un juego que debería ser recuperado

La historia de Wii U no fue sencilla. La consola sufrió mucho y no replicó, ni mucho menos, el éxito que había logrado Wii. No obstante, juegos como este ayudaron a que su catálogo se reforzara y que todas las miradas se pusieran sobre ella. Fue uno de los RPG más densos y profundos que se vieron en mucho tiempo y una excelente oportunidad de zambullirse en una historia de calidad.

Por ahora se sigue esperando que el juego sea recuperado en Nintendo Switch. Por desgracia, los desarrolladores han dicho que hacer la adaptación en condiciones requeriría un presupuesto demasiado elevado, lo cual lo alejaría de ser un proyecto rentable comercialmente.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...