Volvemos a la Tierra Media con LEGO: El Señor de los Anillos

En LEGO: El Señor de los Anillos nos introducimos en las tres historias que todos conocemos por los libros y las películas.

Hablábamos recientemente en otro artículo sobre los juegos de LEGO, esas divertidas adaptaciones de películas o series que se convertían en títulos de acción y plataformas para toda la familia. Sacamos a relucir el tema porque próximamente llegará otro juego de la saga, LEGO Star Wars: The Skywalker Saga, por lo que los fans de la misma estamos emocionados pensando en lo bien que nos lo volveremos a pasar rompiendo el escenario, recogiendo tuercas y combatiendo contra decenas de enemigos.

Para ir preparando el ambiente vamos a hacer unas reviews de algunos de los juegos de LEGO clásicos que podéis encontrar en plataformas con retrocompatibilidad, en sistemas actuales adaptados en formato digital o en otras propuestas. Comenzamos con LEGO: El Señor de los Anillos porque, aunque no es una de las entregas más clásicas, sí que se trata de uno de los títulos más originales. En él se probaron muchos tipos de idea que no habíamos visto con anterioridad y se reflejaron las películas con gran acierto.

Los juegos del universo LEGO están a la orden del día en nuestros recuerdos y se ha convertido en prácticamente una tradición encontrarlos en las estanterías de las tiendas. A base de esfuerzo y buen hacer no solo han conseguido atraer al público casual, a los padres y sus hijos, sino que también se han hecho un hueco en el corazoncito de usuarios más hardcore. Su humor, su jugabilidad a prueba de bombas y la elección de licencias de gran peso en el mercado, han ayudado a que estas adaptaciones de LEGO triunfen con facilidad.

LEGO: El Señor de los Anillos repasa la historia tomando como inspiración tanto el libro como las películas. El equipo de Traveler’s Tales sabe cómo partir de una historia ya conocida e introducirle elementos humorísticos para que case con todos los públicos en forma de videojuego. LEGO: El Señor de los Anillos no es una excepción, por lo que tenemos ante nosotros una reinterpretación de la historia original con el particular humor de la compañía.

Los muchos detalles graciosos que se han incorporado a lo largo de la partida, no solo en las escenas de vídeo, sino también en nuestro progreso por los niveles, son elevados. En este sentido, la compañía ha sido tan particular que ha decidido incluso incorporar los errores de la película para que los fans tengan doble carga de humor. Por ejemplo, el momento en el que aparece Arwen por primera vez, la podemos ver vestida de dos formas distintas en un plano y otro, lo cual ha sido trasladado también al videojuego. Más allá de pequeños detalles, el juego se ocupa de introducir personajes surrealistas por doquier, como un cerdo tomando algo en la posada, y también se han cambiado elementos como objetos y armas por cosas más graciosas.

En base es la filosofía que Traveler’s Tales lleva imprimiendo a todos sus juegos del universo LEGO desde los tiempos de los primeros episodios de Star Wars. De todas formas, y eso es fácilmente apreciable en las escenas que hemos podido ver y jugar, el tono humorístico habitual de la empresa se ha reducido en esta adaptación, siendo más ligero y menos surrealista en algunos casos.

Tres historias absolutamente épicas

Aunque se toman influencias de las películas y de la novela original, el grueso del público, el que ha disfrutado con la obra de Peter Jackson, se sentirá como en casa. El juego adapta las tres grandes historias: La Comunidad del Anillo, Las Dos Torres y El Retorno del Rey. Se han llevado a cabo modificaciones para que la experiencia jugable tenga más sentido, y también hay momentos especiales que se distancian respecto a lo que hemos podido ver en las películas o el libro. También, por otro lado, con el objetivo de alcanzar una cifra de 80 personajes jugables, los desarrolladores han optado por introducir a algunos de los que solo se pudo conocer en el libro y que quedaron fuera de las películas. Dentro del contexto todo tendrá el habitual sentido de los juegos de LEGO, buscando diversión, ante todo, pero manteniendo la coherencia con el mundo en el que nos introducen.

A nivel jugable apreciamos novedades de interés. Desde el momento en el que comenzamos la partida, en plena Comarca, vemos que el mundo de LEGO: El Señor de los Anillos está plagado de color. Hobbitón está en plena celebración y el color llena cada uno de sus caminos y casas, hay flores, charcos de agua en los que podemos chapotear y montones de objetos interactivos. El baile y la fiesta derivan hacia nuestra inmersión fuera de la aldea, en territorios más oscuros. Los gráficos demuestran bien que hay muchas oportunidades de deslumbrar con la estética LEGO y que los desarrolladores se han implicado especialmente para que la Tierra Media luzca con calidad.

Unas tuercas nos guían a la misión que tengamos que desarrollar para avanzar en la historia, la cual va hacia adelante siguiendo los acontecimientos de las películas. Podemos, no obstante, acudir a un mapa de la Tierra Media y ver zonas en las que hay ladrillos de mithril, muy importantes, dado que los usaremos en la herrería con el objetivo de crear nuevos objetos, como armas desbloqueables.

Si no queremos seguir con la historia principal podremos llevar a cabo misiones secundarias que aumentan la inmersión y que nos acercan a obtener estos objetos especiales. La experiencia vuelve a cambiar en este sentido la base sobre la que se asienta el juego, que difiere respecto a lo visto en otros hub del universo de adaptaciones LEGO. Esta es una muy buena noticia, dado que aporta aire fresco incluso a quienes hayan jugado a otros de los juegos de LEGO.

¿Qué podemos hacer a lo largo de la aventura?

LEGO: El Señor de los Anillos tiene un poco de todo, como personajes dotados de habilidades especiales. Ahora es todavía más fácil cambiar entre ellos, sobre todo en el modo de juego libre, y se mantiene la filosofía de tener que regresar atrás a escenarios cuando obtengamos personajes con la habilidad necesaria para interactuar. Las armas, técnicas y habilidades varían mucho entre personajes y ayudan a que, en el multijugador, la cooperación sea más necesaria. Como de costumbre, en sobremesa se incluye multijugador local con pantalla partida mediante sistema de entrada y salida en cualquier momento.

No hay, no obstante, opción para jugar a través de la red, dado que Traveler’s Tales insiste en que la experiencia es mucho más disfrutable estando ambos usuarios delante de la televisión. Juntos, dos jugadores pueden luchar, combinar recursos y habilidades y derrotar a poderosos enemigos en algunas batallas que serán tan épicas como las que vimos en el cine.

Agárrame a ese LEGO-hobbit

El juego se lanzó en PlayStation 3, Xbox 360, PC, Wii, PlayStation Vita, Nintendo 3DS y Nintendo DS, por lo que fue un título multiplataforma en toda regla. Nosotros tuvimos la ocasión de jugarlo en PlayStation 3 y en Nintendo DS, proporcionándonos muy buenas sensaciones en ambos casos. A día de hoy la versión que posiblemente sea más accesible es la de PC, puesto que a través de plataformas como Steam se puede adquirir a un coste muy reducido.

Por ello, si tenéis la posibilidad os recomendamos que le echéis un vistazo y lo disfrutéis. Por su estilo de gráficos no es un juego al cual se le note el paso del tiempo. Y seguro que, a día de hoy, ya tenéis cierta nostalgia por volver a los tiempos de El Señor de los Anillos.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...