Una escena de tortura de Splinter Cell: Blacklist ha sido eliminada

Los desarrolladores de Splinter Cell: Blacklist han decidido llevar a cabo un cambio importante en cuanto a una escena inicial de tortura.

Splinter Cell Blacklist llegará recortado

Continuamos con las polémicas relacionadas con la censura en el mundo de los videojuegos. Dicen algunos políticos en los Estados Unidos que los videojuegos se han convertido en un mayor problema que las armas. Se les acusa de ser los responsables de instigar a todo tipo de asesinos a cometer crímenes y delitos, y se han convertido en poco tiempo en el enemigo a eliminar.

El desarrollo de Splinter Cell: Blacklist ha sido el último que se ha visto afectado por todo el negativo sentimiento que hay hacia los videojuegos. La historia comienza en agosto, cuando se publica un vídeo de una escena jugable del juego donde controlamos a Sam Fisher en un interrogatorio violento en el que intenta conseguir información privilegiada. En la escena Sam le clava un cuchillo en la clavícula a su enemigo y el usuario debe hacer pulsaciones para mover el arma y hacer daño a su oponente. Al final de la escena, el jugador tiene la oportunidad de elegir si el enemigo vive o muere.

Al final ahora desde la desarrolladora anuncian que esta escena no estará implementada en el juego cuando este llegue a las tiendas en el presente año 2013. Se justifican en la eliminación indicando que no han escuchado a nadie que le haya gustado la escena, pero posiblemente eviten reconocer que el núcleo de usuarios que se queja de forma alarmante, especialmente procedente de los Estados Unidos, no suele ser el que termina comprando el juego.

Indican desde Ubisoft que la escena, que ocurre poco después de comenzar el juego, es posible que se haya entendido fuera de contexto y que aunque dura, podría estar justificada. Pero ahora mismo sólo se escuchan las voces alarmantes de quienes atacan a los videojuegos de cualquier manera, y una secuencia así no parece que tenga hueco en un mercado como el actual.

Los usuarios molestos por su eliminación apuestan por intentar demostrar que las cosas no son blancas ni negras, que hay un gris en el medio. Si se trata de un interrogatorio duro justificado por lo que el enemigo haya hecho anteriormente o lo que esté en juego debido al proceso, ¿es tan malo entonces?. ¿Cuántas veces el agente Jack Bauer de la serie de televisión 24 se ha encontrado en una escena similar y nadie se ha alterado?. Juegos como Splinter Cell: Blacklist lo tienen muy difícil en estos tiempos de censura y persecución.

Vía: Eurogamer

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...