Turok, desenterrando el hacha de guerra

Los radicales podrían acusar de traición a un juego como Turok, no sin razón puesto que el título conoció su mejor momento de gloria en consolas Nintendo y esta nueva versión aparece para máquinas Xbox 306 y Ps3. Desarrollado por Propaganda Games, se trata de una precuela, término muy de moda en Hollywood que se utiliza para designar a un episodio que se desarrolla cronológicamente antes de la primera aparición del héroe y nos permite conocer sus orígenes. La situación nos propone controlar a Joseph Turok, un miembro de las fuerzas especiales encargado de vengar a su antiguo jefe y mentor: Roland Cain. Este último había creado una milicia con la que se marchó a pasar la vida en un planeta lejano, probablemente en busca de la vida eterna. En el momento del aterrizaje, la nave que transporta a Turok y sus compañeros de armas es tomado como objetivo y aplastada. Al parecer, los dinosaurios no se extinguieron en este planeta…

turok-fps-de-septima-generacion.jpg

Lo primero que se nota en la primera toma de contacto con un videojuego como Turok es el esfuerzo realizado porque el comportamiento de los adversarios responda a la perfección. Los dinosaurios actúan según su raza y número, de manera que no es lo mismo enfrentarte a uno solo que a un grupo. Si son lo bastante grandes tendremos que apuntar hacia arriba justo antes de que nos hundan en el suelo. Si son un poco más pequeños y numeroso tendremos la ocasión de disfrutar de toda una demostración de táctica, hasta el punto de que intentarán acorralarnos. Estas impresiones consiguen mantenernos impresionados durante los primeros minutos, en unos escenarios en los que la vegetación puede traicionarnos en cualquier momento. Mucho cuidado con buscar claros donde ondea el viento, cuanto más tranquila está la situación más hay que desconfiar. El comportamiento de los dinosaurios de Turok responde a un realismo nunca visto anteriormente, son bichos oportunistas que no perderán la más mínima ocasión de eliminarnos. Puede tratarse de ti, de un compañero, de un soldado de Cain o de cualquier otro ser humano. El videojuego está concebido para que podamos utilizar a unos para eliminar a los otros. Por ejemplo, podemos lanzar un ataque de soldados de Cain con el fin de que atraigan a las bestias, para, justo en ese momento hacer nuestro trabajo.


turok-dinosaurios.jpg

Otro punto interesante tiene que ver con el mantenimiento de la escala entre dinosaurios y humanos, y no veáis lo pequeños que somos delante de un T-Rex. Para eliminar a algunos de estos gigantes será necesario utilizar el decorado. En la demo que hemos podido probar tuvimos la ocasión de utilizar un lanzallamas sobre unos géiseres de metano cercanos al lago donde el bicho eligió poner su domicilio habitual. El gas tiene un efecto devastador sobre el dinosaurio.

turok-luchando-contra-los-pequenos.jpg

Entre los defectos que podemos sacar del juego está lo anodino del look de Turok. Como forma parte de un comando, nuestro hombre lleva un uniforme normal y corriente. No obstante es deplorable el parecido de este traje con respecto a otros FPS, como Doom, al que se parece demasiado. Además, ¿no era un indio? Tendremos la ocasión de admirarlo de vez en cuando, en secuencias cinemáticas en las que escapamos de los terribles enemigos. Justo en ese momento la cámara pasa a colocarse en tercera persona. Pulsando el botón R1 podremos librar un combate a cuerpo a cuerpo del que es difícil que salgamos vivos. Aparte de este pequeño reproche que podemos hacer de lo que hemos visto del juego, podemos decir que Turok responde a las expectativas de un FPS de séptima generación.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...