The Witcher, rol de autor

Cuando un pequeño estudio de desarrollo polaco decide liarse la manta a la cabeza y realizar un videojuego de rol ambicioso como primer proyecto empresarial nos planteamos muchas cosas. Cuando Atari se decide a publicarlo en una fecha determinada uno espera cualquier cosa, desde que la presión acabe con este grupo de muchachos hasta que puedan morir de éxito. ¿Analizamos The Witcher?

The WitcherEl primer contacto con The Witcher nos ha dejado un poco tocados. Después de una secuencia cinemática introductoria nos vemos metidos de lleno en un castillo que está siendo atacado. Aquí comienza el tutorial, el momento de coger la espada con las dos manos y llevarla sobre la cabeza en una postura ridícula; el combate es confuso y de repente el ordenador se bloquea. Ya hemos vuelto a tirar el dinero… No importa, hay que analizarlo como sea que nos ha costado cincuenta euros. Cargamos de nuevo el videojuego y entonces nos damos cuenta del nivel de detalle al que se ha llegado en el apartado gráfico: efectos de luces sublimes, paisajes que quitan el hipo y detalles dignos de admiración. A esto añadidle efectos meteorológicos, el ciclo día/noche y lugares preñados de vida. La inmersión en el juego se ve reforzada por unos efectos de sonido muy realistas.

Pero no todo es positivo en el apartado técnico; el modelado de los personajes no es tan exquisito como los escenarios que nuestras pupilas reflejan. Los NPC’s están calcados unos a otros, hay unos pocos modelos que se repiten de manera constante. Nos cruzaremos decenas de veces con el mismo negociante rechoncho y esa vieja desdentada que cualquiera identificaría con una bruja.

The WitcherThe Witcher, es la primera historia de un ciclo de escritos fantásticos que firma el autor polaco Andrzej Sapkowski. Su universo retoma conceptos clásicos: enanos y elfos conviven bajo los tópicos de rigor. A pesar de esto no carece de su punto de originalidad. La historia se desarrolla en una atmósfera oscura: la peste hace mella en las ciudades a las que llega, el racismo hacia los no humanos crece... Y sobre todo, los pocos hechiceros han dejado de tener la confianza de la población. Se trata de beligerantes cazadores de monstruos que han sufrido algunos cambios genéticos, hecho que ha favorecido un incremento en fuerza y resistencia. A ello hay que sumarle los poderes mágicos. Geralt, el lobo blanco, es el nombre de nuestro héroe, un personaje desdibujado por la amnesia que tras defender la fortaleza de Kaer Morhen, va a Wizima, capital del reino de Temeria, en búsqueda de respuestas.

The WitcherHay bastantes diferencias con respecto a los juegos de rol más clásicos. En The Witcher no tenemos un mundo enorme desde el principio, en este juego hay que comenzar por las distintas zonas en las que se divide el juego en función del desarrollo de la historia. Los jugadores más avezados tendrán un sentimiento de falta de libertad en este sentido. A pesar de ello, Peral tiene casi siempre ocasión de intervenir. ¿Vas a dejar que los campesinos quemen a la bruja? ¿Qué busca un cruzado en las alcantarillas? Hay muchísimas búsquedas secundarias con las que podemos entretenernos. Algunas son propuestas de los personajes con los que dialogamos a lo largo de la aventura. Sin embargo otras consisten en matar a un determinado número de enemigos y tan sólo tienen como objetivo ganar un poco de experiencia o de dinero. Aunque os advertimos que si lo que queréis es enriqueceros lo mejor que podéis hacer es jugar a los dados en la taberna o luchar en combates a puñetazo limpio.

The WitcherMucho más interesante resulta el verdadero combate de The Witcher. Rápidamente aprendemos a realizar combos, es un sencillo ejercicio de sincronización. Esto también depende del estilo de combate elegido. Este sistema se revela variado y agradable, sobre todo cuando empezamos a tener un grupo de expertos con el que enfrentarnos a más de diez adversarios; para ello es necesario distribuir a los personajes de manera adecuada. En cada nivel, se utilizan puntos de talento para liberar competencias vinculadas a los atributos (fuerza, destreza, resistencia, inteligencia), o a las competencias de combate o magia. Por ejemplo, en la competencia de «acero – potente» (que como su nombre lo indica corresponde a los ataques hechos en estilo potente con un arma de acero), se pueden distribuir puntos de talento para incrementar los daños. Para la señal de Igni, es decir el poder de fuego, los talentos pueden aumentar el ángulo o la duración del fuego.

The WitcherEl sistema de alquimia es muy completo. En primer lugar, para poder recoger plantas, es necesario conocerlas. Podemos comprar diferentes herbarios. El robo no se castiga en The Witcher, se puede pillar una casa y desvalijarla sin ningún temor. Una vez leídos leídos los herbarios, los conocimientos que contienen se añaden a un Diario muy completo en la sección de los ingredientes, y podremos recoger las plantas en cuestión. Y todo el sistema funciona de la misma forma: es necesario también encontrar las fórmulas de poción en libras, incluso si sigue siendo posible experimentar. Incluso los monstruos deben estudiarse en preciosos volúmenes con el fin de añadirse al bestiario, rico en información sobre las técnicas para matarlos. Una buena idea del equipo de programación. Una vez reunidos los componentes, basta con entrar en meditación para crear el elixir deseado. Se pueden también fabricar explosivos, o aceites para cubrir las cuchillas y volverlas más eficaces. No hay armas mágicas en realidad, pero es una manera de mejorarlas. La jugabilidad se ve incrementada gracias a todos estos pequeños descubrimientos que se producen a lo largo de la partida.

The WitcherEl sistema de juego es original y va bien, la historia es buena (se nota la pluma de un verdadero escritor detrás del videojuego), el universo es rico en detalles. El juego está lleno de vida gracias a una realización detallista. El interfaz de juego es convincente pasados los primeros momentos y si tenemos la paciencia para que cargue una y otra vez (al menos en los ordenadores de la redacción). En definitiva, un gran juego de rol.


Gráficos: 85/100
Los escenarios del juego son la caña. Los efectos de luces sublimes, el modelado y las animaciones de los personajes son fruto de un excelente trabajo artístico y técnico. Una lástima que los NPC’s sean el mismo modelo sin mucha variación.

Sonido: 85/100
El doblaje es un trabajo colosal vista la cantidad de diálogos hablados que incluye The Witcher. Algunas entonaciones resultan un poco forzadas. Las melodías encajan a la perfección con las situaciones que se producen durante la partida mientras que los efectos sonoros nos sumergen de lleno en las calles, los niños gritando, las gallinas, los truenos, la lluvia… Todo está vivo.

Jugabilidad: 75/100
Pese a que la primera partida puede ser perturbadora, el sistema de combate está muy bien pensado y es agradable de utilizar. Incluso la alquimia resulta práctica. La evolución de los personajes es original. Los más puristas del género encontrarán algunos fallos como el desgaste de los objetos o la falta de hechizos. Lo peor de todo es las continuas interrupciones entre carga y carga.

Duración: 80/100
Los desarrolladores hablan de más de 80 horas de juego. Obviamente no hemos llegado a tanto pero si que podemos afirmar que estamos ante un juego muy largo. Sobre todo por las numerosas búsquedas secundarias. A ello hay que añadirle los minijuegos que se incluyen: dados y lucha.

Valoración General: 80/100
CD Projekt ha pegado un puñetazo en la mesa con suficiente fuerza como para tambalear a muchas compañías supuestamente expertas en juegos de rol. Original, bonito, con una historia interesante y una jugabilidad al más alto nivel se posiciona como una de las alternativas navideñas para los roleros españoles. Tiene sus defectos, por supuesto, pero es un primer juego realmente prometedor.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...