Subidas y bajadas en la primera Navidad de los juegos NFT

Los juegos NFT se han enfrentado a su primera Navidad con subidas y bajadas en un mercado que no les ha dado tregua.

A fecha de 28 de diciembre y sin ánimo de hacer ninguna inocentada, podemos decir que la primera Navidad de los juegos NFT ha sido imprevisible. Porque si dejamos de lado Axie Infinity, que ya lleva pululando por aquí varios años, la mayor parte de los juegos NFT son del último año. Han nacido dentro de la pandemia y se han desarrollado a lo largo de los meses bajo la atenta mirada de economistas, financieros, gamers y curiosos que sentían interés por hacer dinero jugando.

Pero nadie se esperaba que la Navidad fuera a plantear una situación tan descabellada para el mercado NFT. Lo que se imaginaba que ocurriría ha ocurrido, pero elevado al cubo. Se han dado una serie de factores que han incrementado la situación de irregularidad que tiene la economía de los juegos NFT y, al final, incluso los proyectos más sólidos han sufrido.

En algunos casos, los token se han ido a tocar tierra debido a la venta de criptomonedas que han hecho quienes están jugando o incluso quienes holdeaban. La Navidad es un momento del año complicado en términos financieros, porque hay que comprar mucha comida para las celebraciones y también es necesario comprar regalos para niños y mayores. Eso ha llevado a que quienes hacían hold, vendan y que quienes hacen caja semanalmente, vendan todavía más rápido.

Otro factor que ha arrastrado a los NFT han sido los nuevos lanzamientos. Pongamos de ejemplo, por su popularidad, el metaverso de Cryptocars y Cryptoplanes. Estos han sido, en los últimos meses, dos de los juegos NFT más sólidos y sostenibles. En todo momento han demostrado una gran estabilidad y han confirmado que la idea de poner un precio de entrada alto, era una buena idea. Pero, en Navidad, ambos token han mordido el polvo muy por debajo de lo que se esperaba. Eso ha hecho que los ROI de algunos jugadores se alarguen de una manera extrema.

Pero Cryptocars y Cryptoplanes no solo han caído por eso, sino que también han tenido un factor de riesgo adicional que los ha empujado: el lanzamiento del tercer juego del metaverso. Se trata de Cryptoguards, tercer juego desarrollado en el mismo universo que ha entrado con una fuerza descomunal. Lo que ha pasado es que muchos de los jugadores con coches y aviones han vendido sus propiedades para pasarse al nuevo juego de las pistolas. Tampoco ha ayudado que, para entrar en la whitelist de Cryptoguards (o para intentar entrar, para ser más exactos), hubiera que hacer stake de los token de los dos juegos. Eso ha generado una venta masiva posterior que no le ha sentado bien a las criptomonedas (aunque haya sido con liberación de token progresiva).

Es cierto que, después de la Navidad, se espera que ambos token mejoren y se recuperen. Es más, antes de final de año ya estamos viendo como el CPAN vuelve a subir un poco y también el CCAR está mejorando. Por lo tanto, esa solidez que parece tener este metaverso da la sensación de que continuará. Para apagar el fuego, lo que están haciendo los desarrolladores es introducir nuevos sistemas de quema, gestionar mejor las características de sus juegos y aportar ideas futuras que mantengan el interés por tener más y más coches y aviones.

Por ahora esas ideas les han funcionado y han demostrado que se puede aguantar la caída del token en Navidad sin que se produzca una situación de pérdida total. En principio, hasta quienes se han visto afectados por la caída reciente y que están atrapados sin recuperar su ROI, podrán salir de esta dentro de unas semanas. Pero, tratándose de la primera Navidad del gaming NFT, seguimos sin saber exactamente qué es lo que ocurrirá más allá de las conjeturas que se puedan sacar. Y, como de costumbre, son conjeturas que no deberían servir como consejo de inversión de ningún tipo. Tengamos en cuenta que este mercado es impredecible y que la situación puede salir tanto bien por los cambios que se están introduciendo, como fatal por un cúmulo de factores de los que es imposible tener control.

La Navidad también ha afectado al lanzamiento de nuevos token. Hay juegos que, en otro contexto, habrían pegado fuertísimo. Pero, debido a la situación, el pump que han tenido ha sido tan moderado que ha derivado en que la popularidad de estos juegos no alcance los niveles a los que podría haber llegado en otra situación. La Navidad ha sido un periodo drástico para los NFT y posiblemente será algo de lo que haya que aprender para la del próximo año 2022. Si en enero-febrero todo vuelve a la normalidad con los token e incluso CPAN y CCAR se recuperan, estaríamos viendo una clara demostración de que el dip de Navidad se puede convertir en una de las mejores oportunidades de crecimiento.

Pero eso requerirá confirmación de un segundo año y tener mucho cuidado para no pillarse los dedos en la próxima Navidad por si las cosas no salen de la manera más positivo. Recuerda que este es solo un análisis del mercado y no unos consejos que te recomendemos seguir. Los juegos NFT, como cualquier otro valor atribuido a una criptomoneda, son muy volátiles, y es mejor estudiar mucho cada inversión antes de llevarla a cabo.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...