S.T.A.L.K.E.R., menudo juegazo

stalker3.jpgS.T.A.L.K.E.R ha tenido proceso de desarrollo muy difícil. Hasta hace un par de meses dudábamos de que realmente fuésemos a disfrutar de este título. Nada menos que seis años de desarrollo a sus espaldas lo convierten en uno de los videojuegos que más dudas ha ido generando en su proceso. Stalker mezcla conceptos de aventura, terror y acción combinándolos con una gran libertad de movimientos en un micromundo siniestro rodeado de los efectos de la radiación de Chernóbil. El argumento se desarrolla en el año 2012, cuatro años después de que un nuevo desastre nuclear en el reactor número 4 de Chernóbil alterara las leyes de la naturaleza. El ejército ucraniano ha establecido un perímetro de seguridad pero sus hombres han sido incapaces de averiguar qué diablos ha ocurrido.

stalker6.jpg“La Zona” ha generado desde entonces todo tipo de fenómenos relacionados con la radiación, incluyendo grotescas mutaciones de la fauna. Pero en la desgracia siempre hay lugar para el lucro. El fenómeno ha permitido la proliferación de todo tipo de objetos con propiedades especiales, que suponen una fortuna en el mercado negro para los osados o los estúpidos que no teman enfrentarse a las inclemencias del área, atestada de soldados de gatillo fácil, bandidos, criaturas monstruosas y misterios. Esos mercenarios se conocen como S.T.A.L.K.E.R nosotros tendremos la suerte o la desgracia de controlar a uno de ellos.

stalker2.jpgJugablemente, Stalker ofrece libertad total de acción, por tanto puedes decidir hacer la misión principal o ganarte fama y fortuna como mercenario a lo largo y ancho de La Zona. Para ello se ha dejado que la inteligencia artificial vaya generando el contenido del juego. Los personajes que maneja la máquina reaccionan ante nuestras acciones de manera independiente. La acción, pese al corte fantástico que presenta la aventura resulta muy realista. Los seres humanos aguantan pocos impactos a menos que vayan fuertemente protegidos e incluso así son vulnerables si disparas a la cabeza. Los mutantes ofrecen otra clase de retos, los hay muy débiles, que no aguantan mucho más de un par de disparos a bocajarro, pero los hay mucho más peligrosos: seres gigantes y amorfos, muertos vivientes, criaturas capaces de desaparecer…. La cantidad de equipamiento, armas, y complementos disponibles es digna de un juego de rol y sirve de aliciente tanto a los que se dediquen a vagabundear por los alrededores de la central nuclear como para aquellos que quieran seguir la historia.

La Inteligencia Artificial suele funcionar muy bien excepto por algunos pequeños fallos que se producen a veces, en la incapacidad de reacción por parte de los rivales. Las criaturas obedecen a su propia voluntad. Así, los animales en grupo intentarán atraer a los suyos en vez de encararte a solas.

stalker5.jpgPor si fuera poco con el modo individual, Stalker cuenta con diferentes modos multijugador. Es una pena que los modos de juego se limiten a los clásicos “Todos contra Todos” individuales y en grupo y un «Capturar el artefacto» que es básicamente un “Captura de Bandera” disfrazado. Los mapas son amplios y divertidos y hay un sistema de experiencia y dinero con el que puedes conseguir nuevo equipamiento, de un modo similar al de un Counter Strike.

Es impresionante el motor grafico desarrollado por el estudio ucraniano GSC. Aunque no tiene algunos de los trucos de los motores de nueva generación y el modelado de los personajes poco tiene que ver con el fotorrealismo al que nos estamos acostumbrando en los últimos tiempos. A cambio experimentamos una sensación de libertad increíble en el extenso mapeado del juego. El otro aspecto destacable es la formidable ambientación del título; disfrutaremos de unos paisajes desoladores y dotados de un sistema de iluminación ambiental terroríficamente bien conseguido. Estad atentos a las repentinas tormentas que se forman en el videojuego. Las texturas están muy trabajadas en general, proporcionando a los objetos un aspecto gastado.

stalker4.jpgA medida que el protagonista se acerca al reactor nuclear irá descubriendo paisajes más sobrecogedores, destacando la ciudad de Prypiat, una urbe que tuvo que ser abandonada en el primer accidente nuclear y que resulta un espacio ya de por sí único en el mundo, trasladado a la perfección al juego. Lo mejor de todo es que el motor es altamente configurable y permite manipular una gran cantidad de parámetros para optimizar el rendimiento. Por suerte, Stalker tiene como requisitos mínimos 512 megas de RAM y una tarjeta gráfica de 128 megas. El audio es minimalista a más no poder, reforzando la sensación sobrecogedora que el título produce. Unas pocas melodías ceden el protagonismo a los efectos de sonido. Las voces han sido dobladas al castellano, aunque no han sabido darle el tono apropiado al juego y resulta mediocre.

Stalker llega a las tiendas sin ofrecer nada nuevo, pero brinda muchas horas de entretenimiento, un escenario realmente apasionante que merece ser explorado y un gran abanico de posibilidades. Al final va a ser verdad que GSC tenía algo importante que aportar al género. Es posible que nos encontremos ante una de las historias mejor elaboradas y estructuradas que nunca hemos visto. La prueba evidente de que los grupos de desarrollo pequeños tienen un potencial tremendo, pese a los retrasos con los que puedan llegarnos sus producciones. Podéis encontrar mucha más información en la Comunidad Española Oficial de STALKER.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...