Simon the Sorcerer

simon the sorcerer

Hace unos cuantos días os estuve hablando sobre el maravilloso pero últimamente decadente (por desgracia) mundo de las aventuras gráficas. Me gustaría retomar un poco el relevo ya que la única a la que le di alas fue Monkey Island (que sí, es la mejor, lo sé) dejando de lado otras muchas que, si bien no hace falta analizar exhaustivamente, si que me apetece hablar de ellas. Más bien hablar de ella. Hoy es el día en el que nuestro amigo Simon resurgirá de sus cenizas para llamar la atención de su mundo y demostrarnos que por muchos años que hayan pasado sigue siendo uno de los personajes más cerdos, cínicos y descarados que se hayan creado.

Os quiero del Simon the Sorcerer y de su predecesor y segunda parte, Simon the Sorcerer: el leon, la bruja y el armario (No os suena de algo?).

Simon es un joven de Seattle aburrido hasta la saciedad hasta que un día es transportado a un mundo mágico en el que no conoce a nadie y en el que la gente parece estar bastantes veces menos cuerda que en Seattle. Vestido con unas ropas un tanto horteras y un sombrero que lo autentifica (más quisiera) como mago, Simon emprenderá un viaje por este mundo mágico para conseguir volver a su casa, porque aunque sea brutal y haya dragones, orcos, vendedores ambulantes demasiado parecidos a personajes de otras sagas y al final seas el héroe, siempre es mejor estar en casa tirado en el sofa mientras otro salva el mundo por ti.

Y es que tanto la primera como la segunda entrega cuentan con un nivel humorístico impresionante donde básicamente todo son guiños y parodias del mundo de la literatura fantástica (El Señor de los Anillos, Narnia, Lovecraft, Dungeons and Dragons, etc…) y tú, como tocapelotas-heroe oficial del reino vas a tener que sortear todos esos obstáculos siempre con un espíritu de obscenidad que llega a rozar lo absurdo en muchas ocasiones.

Simon consigue (obviamente) volver a su mundo pero una vez más , y ya en la segunda entrega, necesitan que vuelva y lo consiguen enviándole un armario mágico que lo transporte de vuelta al mundo mágico en el que (obviamente) Simon entra inmediatamente. Ahora seguro que sí que os suena.

Por cierto, si queréis jugar a alguna de las aventuras gráficas mencionadas, la gran mayoría son abandonware (juegos que ya carecen de licencia y se pueden distribuir sin ningún problema)
Sólo necesitáis el SCVMM.

Foto │ Vida Extra

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...