Silent Hill: Shattered Memories

Silent Hill: Shattered Memories ha sido una de las sorpresas más gratificantes de este inicio de 2010. Su excelente factura se hace evidente nada más poner el juego y ver su secuencia introductoria. Este enero los usuarios de Wii recibimos tanto este título como el divertidísimo Tatsunoko VS Capcom, y con estos dos títulos no podríamos empezar mejor un año que promete.

silent

Hay quien piensa que el género del survival horror está de capa caída. Que los juegos supuestamente de terror ya no dan miedo, y que se han transformado en títulos de acción donde lo que cuenta es volar cabezas. «No se puede pasar miedo con una escopeta en la mano», diría un amigo mío durante una charla sobre videojuegos con café de por medio.

Entonces me encuentro con este nuevo Silent Hill: Shattered Memories en su versión Wii que viene a romper esa impresión por completo. No se trata de un simple remake del Silent Hill original, sino de una completa «reimaginación» del concepto (al más puro estilo Galactica 2003). El juego no luce igual, no se siente igual, y sin embargo nos cuenta una historia muy similar al del clásico de PSX.

Unas pocas horas de juego han servido para que me dé cuenta de que el terror está de vuelta, que aún es posible mantener en tensión a una persona con un mando en las manos. ¿La fórmula? Quítale cualquier arma con la que pueda defenderse, dale una linterna que ilumine sólo una fracción de la pantalla, ponle una cámara que le impida ver lo que tiene detrás de él y sumérgelo en una atmósfera agobiante y hostil.

Si esto no fuera suficiente para llamar tu atención, sigue leyendo, que hay más…


Conocemos al protagonista de nuestra historia en la consulta de un psicólogo. Éste le/te hace unas preguntas sobre tu personalidad con un formulario muy breve. Las preguntas no son tan obvias como podría parecer. No te cuestiona tanto sobre tus miedos como sobre tus relaciones sociales, sentimentales y sexuales. Con esta información el juego modificará más adelante la experiencia para que sea más «personal», y no sea la misma que la de tu vecino de enfrente. Tampoco será la última vez que tu comportamiento frente al doctor cambie las cosas.

Nuestra aventura comienza cuando vamos en coche y sufrimos un accidente llegando al pueblo de Silent Hill. Cuando recobramos el conocimiento, nuestra hija ha desaparecido del asiento del copiloto y partimos en su búsqueda en mitad de la noche armados con una triste linterna. El pueblo está casi desierto, se encuentra bloqueado por la nieve y no hay ni rastro de la niña. Tras unos minutos de juego terminaremos encontrándonos con fenómenos paranormales que serán la antesala de la llegada de los infiernos a Silent Hill. Surgirán placas de hielo por doquier y unos extraños monstruos sin cara nos asaltarán en mitad de la calle. No tendrás balas, no tendrás defensa alguna. Ante ellos sólo nos quedará buscar la ruta más rápida de escape.

Hasta aquí es donde puedo contaros del argumento de Silent Hill: Shattered Memories. A nivel jugable, el título programado por Climax sorprende gracias al uso que se da al mando de Wii. La mayor parte del tiempo será nuestra linterna, y cabe decir que sorprende el buen trabajo de sombras que se ha realizado. Absolutamente cualquier elemento del escenario, por insignificante que sea, proyectará una sombra definida cuando lo iluminemos. Y creedme, no ayuda nada a tranquilizarse el hecho de ver sombras proyectándose por todas partes cuando estás explorando el escenario. Si tan sólo se hubiera cuidado el grave aliasing que sufre el juego habríamos tenido una de las mejores experiencias visuales en la consola.

El otro gran uso del mando de Wii es el teléfono móvil. Todas las conversaciones que tengamos a través del aparato serán escuchadas a través del altavoz del mando. Nos guiaremos por los menús del teléfono con la cruceta, y con él podremos (aparte de llamar a la gente) consultar mensajes, tomar fotos y usar el GPS. La idea de usar el móvil como menú de inventario y opciones no es nueva, muchos recordaréis el uso que le dábamos en GTA IV. Sin embargo, en Wii la experiencia general es mejor gracias a que sentiremos tener el móvil en nuestra mano.

Silent Hill: Shattered Memories ha sido una de las sorpresas más gratificantes de este inicio de 2010. Su excelente factura se hace evidente nada más poner el juego y ver su secuencia introductoria. Este enero los usuarios de Wii recibimos tanto este título como el divertidísimo Tatsunoko VS Capcom, y con estos dos títulos no podríamos empezar mejor un año que promete.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...