Samurai Warriors Chronicles 3, la mejor edición portátil de la saga

Con el tiempo, Samurai Warriors Chronicles 3 se ha convertido en uno de los mejores juegos de la franquicia de Koei Tecmo.

Seguimos hablando de la franquicia Samurai Warriors, la cual se encuentra de celebración por el lanzamiento de Samurai Warriors 5, una entrega en la que todo cambia para pasar a adoptar un estilo más adulto y maduro, con menos personajes, pero más profundidad histórica. Repasando las mejores entregas de la saga no podíamos olvidarnos de Samurai Warriors Chronicles 3, la que consideramos la mejor versión de la franquicia desarrollada para consolas portátiles.

Se lanzó en Nintendo 3DS y PlayStation Vita y daba final a la subfranquicia Chronicles que había comenzado años atrás. Además, hay que decir que tomaba como base el desarrollo de Samurai Warriors 4, aunque adaptando las exigencias del juego a cada una de las versiones portátiles. Si tenéis ocasión de jugarlo, sea cual sea la versión, apreciaréis el buen trabajo que realizó su equipo de desarrollo y lo mucho que los juegos Chronicles se separaban de las entregas numeradas aparecias en consolas de sobremesa.

Nuestro héroe a medida

Uno de los aspectos que se enfatizan en Samurai Warriors Chronicles 3 es la oportunidad de que demos forma a un héroe que esté diseñado tal y como prefiramos. El volumen de personalización es elevado, siendo posible darle a nuestro personaje un aspecto radicalmente distinto al que utilizan los diseños básicos del propio juego. Podemos notar las diferencias, sobre todo, con los colores de pelo, incluyéndose modelos muy estridentes y llamativos que por lo general no entran en la paleta de la que hacen uso los personajes históricos creados por el equipo de desarrollo. En algunos aspectos, este nivel de personalización parece más cercano al de los MMORPG que a juegos de acción como Dynasty Warriors.

Además, como venía siendo normal en la subsaga Chronicles, tenemos la oportunidad de crearnos un personaje tanto hombre como mujer, definir la complexión, el arma y otros factores adicionales. El nivel de personalización en este caso también da acceso a las armaduras y uniformes de los personajes históricos, aunque antes tendremos que trabar relación con ellos para conseguirlos.

La historia desde otro punto de vista

A lo largo del juego nos ponemos al lado de líderes como Nobunaga Oda y sus generales para participar en batallas multitudinarias donde no dejamos títere con cabeza. El juego nos sitúa en multitud de conflictos armados que se decantan por profundizar en la historia de Japón desde un punto de vista alternativo. Uno de los ingredientes de interés del juego se encuentra en que nos introduce en versiones alternativas de batallas famosas, por lo que podemos alterar el rumbo de los acontecimientos con nuestras decisiones y actos.

Como decíamos, la influencia de Samurai Warriors 4 es completa en cuanto al motor de juego y es algo que se nota desde el primer momento en el que nos ponemos a combatir. En las batallas podremos pasar a tomar control sobre un máximo de 4 personajes. Cambiamos de héroe tocando el icono correspondiente que se encuentra en la zona izquierda de la pantalla. Dado que cada personaje se encuentra en un punto del mapa y es independiente, es bueno alternar para realizar los objetivos y misiones que van apareciendo con rapidez.

A la hora de combatir se han incluido los modos Hyper Action y Rage, con los que podremos acabar más rápidamente con los enemigos. Estas técnicas ya facilitaron el sistema de juego en la cuarta entrega de la saga y vuelven a producir que los enfrentamientos pierdan un toque de dificultad en algunos momentos. En general, el nivel de dificultad no es tan elevado como en otros juegos, notándose la mayor parte del tiempo que nuestro héroe está por encima de sus rivales en cuanto a fuerza y capacidad.

Durante el juego tendremos la oportunidad de beneficiarnos del Challenge Mode, en el cual tenemos un tiempo límite para cumplir una serie de retos. Este sistema de misiones dinámicas ayuda a aportar un poco de frescura a la experiencia tal y como se pudo ver en otras entregas. Eso sí, en este caso se ha incorporado un sistema de clases y rankings que aporta más profundidad, con recompensas y desafíos semanales que hacen más entretenida la partida.

Los incentivos para seguir profundizando en el juego son altos. Hay una gran variedad de técnicas War Arts que podemos usar durante los combates para obtener modificadores, como aumentar el ataque de los aliados durante 60 segundos, restaurar el Musou o recuperar vida a lo largo de 30 segundos. Tenemos un sistema de relación con los generales, mejoras de armas, tienda, mejora de la ciudad, colección de ilustraciones cumpliendo misiones y otros rasgos adicionales. La propuesta está bien cargadita para quienes adolezcan de que los títulos de la saga Warriors no ofrecen contenido suficiente para entretenerles.

La unificación de Japón nos espera

Los gráficos, en la versión de PlayStation Vita, son muy potentes y estables. La cantidad de personajes que se concentran en pantalla es suficientemente alta, pero sin producirse problemas más allá de alguna desaparición, las animaciones son muy fluidas y el efecto de los golpes especiales es el que estamos acostumbrados a ver en la saga. Se parte, como decíamos, del motor de Samurai Warriors 4, aligerado para aprovechar lo que da de sí PlayStation Vita, pero sin hacer sacrificios extremos.

El nivel de personalización aporta un buen aire fresco al apartado gráfico y en cuanto a personajes, la selección reúne decenas de generales de la saga, por lo que en ese sentido no echamos nada de menos. Samurai Warriors Chronicles 3 tenía todo lo necesario para convertirse en uno de los mejores juegos de acción de PlayStation Vita, algo que logró sin ninguna duda. Además, tenía buenos tiempos de carga y un repertorio de modos y profundidad suficiente para entretener durante largos periodos de tiempo.

Para entender lo importante que fue este título y el impacto que tuvo en el catálogo de PlayStation Vita, solo hay que ver que incluso, hoy día, muchos años después de su lanzamiento y en un momento en el que la portátil de Sony ya se encuentra fuera de mercado, sigue siendo uno de los juegos más buscados. El precio de reventa de Samurai Warriors Chronicles 3, al menos en Japón, se ha revalorizado y continúa siendo un título que requiere un alto volumen de inversión para adquirirlo.

La versión de Nintendo 3DS también obtuvo una buena recepción, pero sus limitaciones técnicas lo alejaban de transformarse en un juego tan relevante para el mercado como la versión de PlayStation Vita. A la vista de que se puede decir que el mercado de las consolas portátiles ha terminado, ya que Sony se ha retirado de ellas y Nintendo Switch no se puede considerar portátil, podríamos decir que este es el último juego portátil de la famosa franquicia de Koei Tecmo.

¿Una buena despedida? Buenísima. Solo con recordar lo terrible que fue el primer Samurai Warriors para una consola como PSP antes de PlayStation Vita, con tiempos de carga interminables que estropeaban la experiencia de juego, al disfrutar de este juego se nos caen las lágrimas de la felicidad. Merece la pena que lo lleguéis a probar si algún día cae en vuestras manos una PS Vita o si, en algún momento, Sony incorpora los juegos de esta plataforma en PlayStation Now (no sabemos si llegará a pasar a la vista del poco interés de Sony en recuperar sus clásicos).

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...