Samurai Warriors 4, la leyenda de los héroes del Japón

Antes del lanzamiento de Samurai Warriors 5, os recordamos cuáles fueron los puntos clave que destacaron de la entrega anterior.

La franquicia Warriors de Koei Tecmo, que nos ofrece experiencias de acción y batallas multitudinarias, forma parte de nuestra vida de una forma tan constante como FIFA o Call of Duty (al menos para quienes nos gustan los juegos “Musou”). Lo mejor es que los juegos de la saga Warriors no se quedan tan desfasados como los de, por ejemplo, FIFA, por lo que siempre es un buen momento para volver atrás y redisfrutar algunas de las mejores entregas comercializadas. Ahora que se acerca el lanzamiento de Samurai Warriors 5, hemos querido volver a jugar a la cuarta entrega y recordar lo más positivo y atractivo de la misma.

Samurai Warriors 4 sigue siendo una muy buena oportunidad para los fans de la acción melee y de la historia del Japón antiguo. En él, nos podemos poner al control de una gran cantidad de personajes, incluidos los hermanos Sanada: Yukimura y Nobuyuki. Mientras jugamos, con el botón Options del mando de PlayStation cambiamos de personaje, lo cual se trata de una buena característica para poder cubrir con más eficiencia los muchos objetivos que tenemos a lo largo de la batalla. Así mismo, mientras no controlemos al segundo personaje le podemos dar órdenes para que actúe de una u otra manera (para ello entramos en el menú correspondiente o usamos el touch pad).

Es posible dejarle actuar a su aire, dedicándose a derrotar oponentes en puntos clave del mapa, decirle que espere en su posición o que nos acompañe para darnos apoyo en situaciones difíciles. El mapa clásico del universo Warriors nos indicará con un pequeño icono representativo del segundo personaje la posición en la que se encuentra, para que tengamos una idea de si está donde tiene que estar a la hora de cambiarnos por él y derrotar a algún rival.

Yukimura mantiene su estilo de combate con lanza y los movimientos de fuego que le han hecho famoso entre los seguidores de este tipo de juegos ambientados en el Japón feudal. Por su lado, Nobuyuki, hermano mayor de Yukimura, hace uso del viento como elemento principal. Lo utiliza para lanzar tornados y realizar ataques muy contundentes que mandan a los enemigos por los aires. Para luchar utiliza una katana dual que permite atacar con fuerza y rapidez. Es un personaje cuya aparición dejó huella en el desarrollo argumental del juego y de la saga. Koei Tecmo lo incorporó por petición popular y como medida de apoyo para poder enfatizar la historia personal del clan Sanada, dado que al fin y al cabo Yukimura sigue siendo el protagonista de la saga.

Combatir sin descanso

Si algo nos gusta de Samurai Warriors 4 es lo dinámico que resulta todo en cuanto al desarrollo de las batallas. Si bien nosotros ya tenemos una idea de lo que tenemos que hacer en el campo de combate, el juego nos va planteando objetivos principales a los que hay que prestar atención. Suelen ser del tipo de “dirígete a este punto y acaba con este general para poder avanzar”. En ocasiones nos darán dos objetivos principales simultáneos, lo que hará que tengamos que poner rumbo hacia una u otra posición, o dividirnos al control de los dos personajes para realizar cada combate de forma independiente, pero continuada.

También recibiremos submisiones a modo de objetivos extra que podremos cumplir o no dependiendo de nuestros intereses o habilidad. Por ejemplo, en un determinado momento se nos pide que eliminemos a 200 enemigos en una zona específica del mapa. Si lo hacemos obtendremos puntos y mejoraremos nuestros resultados en la pantalla. Esta forma de obtener misiones al vuelo es otro de esos factores que denotan cómo Koei Tecmo se inspiró en la saga rival Sengoku Basara para progresar en cuanto a la profundidad del juego. Aún así, hay que decir que las submisiones de Samurai Warriors 4 son menos profundas y más sencillas que las de Sengoku Basara 4.

Sobre los controles podemos decir que hay algunos cambios y mejoras sustanciales en comparación a entregas previas, mientras que se mantienen algunas de las características que más gustaron de Dynasty Warriors 8. Por ejemplo, sigue estando presente el sistema con el cual nos montamos en el caballo de forma automática si mantenemos pulsado el botón de llamarlo. Los movimientos son muy clásicos en cierto modo y no necesitan que los repasemos, porque siguen la filosofía de la saga Warriors. Una de las novedades se encuentra en la presencia del Hyper Attack, un ataque con el cual nos lanzamos hacia adelante con rapidez para atravesar filas de enemigos. Imaginar una situación en la que veis 50, 60 o 70 enemigos en grupo que no os dejan pasar, el Hyper Attack, activable con botón triángulo, permite que nos lancemos entre el medio de esa vorágine de enemigos para atravesarla. El resultado es bastante espectacular y, sobre todo, muy útil.

Otro de los movimientos que tenemos a nuestra disposición es la rabia (Rage), que activamos pulsando el botón R3 cuando cargamos una serie de esferas luminosas indicadas al lado del retrato de nuestro personaje. Durante el tiempo en el que estamos en modo Rage seremos invulnerables a los ataques y nuestros golpes serán doblemente poderosos por hacer un daño añadido. Se recomienda tener la barra de Musou cargada debido a que si lo hacemos cuando estamos en Rage lo que provocaremos es que se desate el Ultimate Musou.

Así mismo no podemos olvidarnos de los objetos, contando con un inventario que seleccionamos fácilmente con las direcciones de la cruceta y que nos permite curarnos o potenciarnos con distintos aspectos. Esto sustituye la aparición de objetos en el campo de batalla en cuanto a power-ups, para que se limiten las recompensas a ser armas y bonificadores de experiencia, entre otras cosas. Los objetos pueden salvarnos de una muerte segura y también cuentan con niveles de calidad para ser más o menos efectivos.

Muchas mejoras que le dieron valor añadido

Samurai Warriors 4 proporcionó unas buenas sensaciones con su jugabilidad, que demuestra lo muy en forma que se encontraba la franquicia de los guerreros japoneses de Koei Tecmo. En el apartado gráfico también nos dejó muy satisfechos. Si bien Dynasty Warriors 8 Xtreme Legends Complete Edition ya demostró el potencial de la saga en la generación de consolas de su tiempo, este cuarto Samurai Warriors lo hizo todavía mejor. La distancia de dibujado aumentó más, la cantidad de enemigos en pantalla también creció y todos los personajes ganaron muchas más animaciones.

Hasta los soldados rivales más rudimentarios, aquellos que mueren de uno o dos golpes, se movían de una forma mucho más eficiente e incluso los vemos arrastrarse por el suelo pidiendo clemencia. Los detalles en el vestuario y las armaduras han mejorado y se ven mucho más nítidos, recibiendo en este juego una dosis de color adicional que sigue camino de continuar la estela de su máximo rival. Lo mismo ocurre con el diseño y los detalles de los héroes, como su pelo, que recibió una dosis de calidad añadida para lucir mejor ante los seguidores de los personajes.

Las animaciones son rápidas y mucho más precisas, mientras que las escenas especiales, cuando realizamos un Musou o algún tipo de combo especial, aprovechan la potencia de PlayStation 4 para desplegar una gran cantidad de efectos visuales. Hay, por otra parte, momentos en los que los niveles nos introducirán en situaciones especiales.

Los personajes elegidos para el combate

Samurai Warriors 4 contó con un total de 55 personajes distintos entre los que elegir y los que vamos desbloqueando a medida que jugamos. Koei Tecmo reparó la mala decisión que tuvo al eliminar algunos héroes clásicos en Samurai Warriors 3, recuperándolos en esta entrega, sumándolos a los personajes que ya estaban disponibles y añadiendo nuevas caras.

El grupo de nuevos personajes estuvo formado por el ya mencionado Nobuyuki Sanada y por los siguientes: Hisahide Matsunaga, Yoshitsugu Otani, Kagekatsu Uesugi, Toyohisa Shimazu, Kojuro Katakura, Takakage Kobayakawa, Koshosho y Lady Hayakawa. También estuvieron incluidos héroes clásicos bien conocidos por los fans, mientras que los personajes que estuvieron ausentes en Samurai Warriors 3 y que volvieron fueron: Kojiro Sasaki, Goemon Ishikawa y Musashi Miyamoto. Aquí la pregunta debería ser en qué estaban pensando los productores de Koei Tecmo para tomar la decisión de eliminar a estos tres personajes tan históricos y relevantes cuando hablamos de samurais. En cualquier caso, fue una buena idea recuperarlos.

De los nuevos personajes nos gusta especialmente Kokosho, no solo porque sea una mujer y aporte variedad al elenco, sino porque su diseño le da mucha originalidad al juego. Es un personaje que crea contraste y que ayuda a que haya un toque de color (rosa, para ser más exactos) a lo largo de la partida. Con su incorporación, el equipo de producción demostró que puede seguir escavando en la historia japonesa para conseguir personajes interesantes que añadir a su saga.

En este caso, Kokosho fue la concubina de Motochika Chōsokabe, personaje que se introdujo en la franquicia en Samurai Warriors 2 y que se ha mantenido en la misma. Alrededor de la figura de este samurái llegaron a generarse muchos otros parentescos, pero recurrir a su concubina como personaje jugable fue cuanto menos, una idea interesante. La mala noticia es que en Samurai Warriors 5 muchos de estos personajes no van a estar presentes, incluida la propia Kokosho, que se queda como una curiosidad de la saga o quizá se recupere en el futuro (está por ver cuáles son los planes que tiene Koei Tecmo para próximos episodios de la franquicia ahora que ha decidido cambiar el estilo de las historias).

En definitiva, con todo lo que hemos comentado, podemos asegurar que Samurai Warriors 4 se trata de una entrega de muy alta calidad que recomendamos disfrutar y que tiene grandes incentivos que tener en cuenta. Es muy probable que sea el último Samurai Warriors tal y como eran antes del gran cambio que se va a producir con Samurai Warriors 5.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...