Sam Fisher no se ocultará en las sombras en Splinter Cell Blacklist

Sam Fisher no se ocultara en las sombras en Splinter Cell Blacklist

Los terroristas se enfrentarán con Sam Fisher

Sam Fisher ya no se esconde en las sombras. El conocido agente ha decidido llevar el combate contra los enemigos de los Estados Unidos a la luz del día, a descubierto y sin protección que le escude. Y hará lo que haga falta para cumplir con su misión y acabar con sus enemigos. Ya sea con técnicas tradicionales y convencionales donde el sigilo será primordial, o haciendo volar por los aires cualquier cosa que encuentre por el camino, nadie parece que detendrá a Sam Fisher, que se ha asegurado de estar preparado para todo.

En Splinter Cell Blacklist la selección de posibilidades a la hora de jugar será elevada, contando con capacidad para jugar de la forma en la que lo prefiramos. Los nuevos escenarios, muy distintos a los habituales de la franquicia, darán juego como para que los usuarios puedan tomar sus propias decisiones acerca de la manera en la que jugar.

El juego se sitúa, a nivel argumental, seis meses después de Splinter Cell Conviction, título de la franquicia lanzado por Ubisoft en el ya lejano año 2008. Las naciones disidentes han ordenado que todas las fuerzas del ejército de los Estados Unidos se retiren de las localizaciones mundiales en las que se encuentran. Si no lo hacen no habrá una segunda oportunidad: el ataque que realizarán será terrible, y los Estados Unidos se arrepentirá.

Blacklist, que se traduce oficialmente como la Lista Negra, es el archivo terrorista en el que se deposita la atención de la amenaza al contar en él con inteligencia de objetivos de alta importancia y otra información vinculada con los Estados Unidos. Para prevenir las consecuencias de la información que está incluida en la lista negra y con el objetivo de salvar el día, el gobierno recurre a los servicios de Sam Fisher.

Fisher, que ya entiende de operaciones arriesgadas y ya cuenta con una larga experiencia en el mundo del terrorismo, solicita, para aceptar el trabajo, una serie de elementos sin los que no se arriesgará. En el proceso forma la unidad 4th Echelon, en la que cuenta con un avión como su base estacional, lo que implica que están en constante movimiento por el cielo. Además, Fisher gana acceso a la SMI, un sistema operativo que ayuda al 4th Echelon a determinar el mejor rumbo para afrontar los problemas que se les vienen encima.

En resumidas cuentas, lo que ofrece Splinter Cell Blacklist es una historia muy distinta a la de Conviction, menos personal, pero que consigue encauzar de nuevo el ritmo al que estábamos acostumbrados en el pasado.

Vía | IGN

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...