Rise of the Argonauts

Ante todo, sabed que esta reseña se ha realizado a partir de una versión editor que no os vamos a contar cómo ha llegado a nuestras manos, pero que estaba preñadita de bugs y otros errores. De hecho, vamos a intentar que queden unas primeras impresiones de lo que nos espera en noviembre (el juego llegará con un mes de retraso).

Nunca lo diré suficientes veces, God of War abrió un nicho al que se han precipitado decenas de desarrolladores. Decir que Rise of the Argonauts es un clon del juego de Sony es una barbaridad, aunque es cierto que le debe mucho. Empezando por el uso de la mitología clásica.

El tema es que donde los chicos de Sony nos pusieron un beat’em up de lujo, Codemasters prefiere sacar un action RPG. Ahora solo falta encontrar un personaje que imponga casi tanto como Kratos. Pues lo mejor es buscar en la mitología griega, ¿a quién elegimos? Pues a Jason y a sus argonautas.


La historia comienza en la isla de Iolcus, Jason acaba de heredar del título de rey. Dominando a los lados de su esposa, no tardará en conocer la desdicha debido a la muerte de este última. Haciendo frente a la pena, Jason va entonces a emprender un largo viaje con su compañero de armas Hércules con el fin de salvar a su esposa. Momentáneamente, difícil decir lo que dará de sí Rise Of The Argonauts en su versión final dado que nuestra versión estaba llena de bugs (gráficos, protección, cinemáticas que faltan, etc) sin embargo, se logra un sentimiento de libertad bastante interesante que debería estar aún más presente una vez que hemos dejado la isla nativa.

Nada nos impedirá hablar con la mayoría de NPCs encontrados con el fin de que nos manden algunas “búsquedas” o que podamos obtener información sobre la situación actual. Por lo que se refiere a los diálogos, sabe que éstos se desarrollarán a la manera de Mas Effect, es decir, con una elección de respuestas, que condicionarán nuestras relaciones con la divinidad. Así en función de nuestras elecciones y acciones, podremos recuperar poderes o aumentar nuestras características, esto varia en función de la deidad a la que vayamos. Ares refuerza nuestra corpulencia, Hermes se ocupa de nuestra técnica con la espada, Apolo del escudo y Atenea de la lanza.

Hablando de armas, Jason podrá hacerlas evolucionar recuperando, en particular, mejores versiones de los restos de nuestros rivales. Los enemigos van desde el soldado mondo y lirondo hasta un monstruo del infierno. Desde un punto de vista general, los combates instantáneos sufren por el momento de una clara falta de dinamismo aunque más tarde, será posible aprovecharse de poderes divinos. Antes de eso, tendremos la posibilidad de cambiar las armas para conectar combos, destrozar cráneos o empalar a los adversarios a cámara lenta.

Durante la prueba hemos tenido la sensación de andar un poco perdidos, con un mapa muy poco legible (debido a la poca claridad de las indicaciones). Lo que hemos hecho ha sido correr de un lado para otro intentando desencadenar una escena o hablar con algún personaje que nos ofreciera alguna misión.

Crucemos los dedos para que todo esto esté mejorado de aquí a noviembre próximo ya que a pesar de todo, el deseo de participar en una gran aventura está presente. Además, se localizará enteramente el título y por el momento, los doblajes parecen tener un nivel correcto. Al final, Rise of The Argonauts intriga sin llegar fascinar al menos bajo su forma actual que tiene mucho de crisálida videojueguil. Esperemos que lo que llegue a las tiendas se parezca a lo que todos queremos.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...