Review: Pixel Piracy, de los creadores de Terraria

Pixel Piracy es el nuevo juego que ha lanzado el equipo de Terraria, en este caso ambientado en el mundo de los piratas.


Entre piratas, píxeles y bloques anda el juego. Lo nuevo de Re-Logic, creadores de Terraria, y de la empresa indie Quadro Delta, recibe el título de Pixel Piracy. No es nuevo nuevo, lo que se dice nuevo, puesto que se lanzó en equipos PC hace casi un año (en abril de 2015). Pero es ahora cuando ha llegado a consolas (por supuesto, en formato digital). Lo ha hecho por medio de una propuesta adaptada a los mandos de PlayStation 4 y Xbox One que no es una maravilla, pero entretiene. Le ocurre lo mismo que a los juegos que ha creado el estudio responsable de Minecraft, que están bien, pero ninguno le llega ni a la suela de los zapatos a su vaca sagrada. En este caso pasa lo mismo en comparación a Terraria, pero está claro que iba a ocurrir.

Bloques y píxeles por todas partes

No sabemos vosotros, pero por aquí se empieza a respirar cierto agotamiento hacia el píxel. En los años 80, cuando no había otra cosa, eran lo mejor. En años recientes, cuando se pusieron de moda de nuevo, nos hicieron mucha gracia y despertaron en nosotros sentimientos de nostalgia. Ahora empieza a ser algo que resulta agotador y que ya no es indicativo de una propuesta original. Pero al menos hay casos en los que se apuesta por ideas originales que aportan algo diferente más allá de la simple estética de píxeles y bloques.

Es lo que ocurre con Pixel Piracy, que nos introduce en el mundo de los piratas. Los piratas del loro, la pata de palo y las pistolas, no los piratas de los CDs y las descargas. Comenzamos creándonos un pirata personalizado definiendo algunos de los rasgos más raros que hemos llegado a ver en un juego de este tipo (como el origen familiar). Y luego saltamos a una aventura que nos mantiene entretenidos durante horas.

La vida de un pirata

En Pixel Piracy tenemos muchas cosas que hacer y aún más de las que preocuparnos. El mundo es hostil y aunque estamos en constante peligro podemos ir reclutando nuevos piratas para que cada vez nuestra presencia en el mundo piratesco sea un poco más sencilla. Con la ayuda de estos aliados saquearemos e invadiremos otros barcos, robaremos y construiremos. Hay mucha estrategia en la elección de nuestros distintos movimientos y en la construcción del barco en base a nuestros deseos. Todo está simplificado para que sea más fácil de lo que parece, dado que estos tipos de jugabilidad se pueden llegar a hacer un poco pesados si no les tomamos la medida desde el primer momento.

No obstante, eso no es problema en esta propuesta. El único gran obstáculo son los controles, puesto que no todas las propuestas originarias de PC acaban adaptándose bien a los mandos de consola. En este caso se podría haber implementado algún otro menú o quizá cambios en el sistema de control para que todo fuera un poco más cómodo. En los combates notaremos mucho la dureza del juego y nos daremos cuenta de que vamos a tener que entrenar y practicar si queremos salir airosos de todos los enfrentamientos. A la vista de que la muerte es algo peligroso que nos acecha en todo momento, más vale que estemos preparados para tomar decisiones arriesgadas para poder salvar nuestro pellejo.

Creadores de Terraria

Parte de la partida la basaremos en elaborar plantillas de unidades y en conseguir construir un equipo lo suficientemente sólido y variado para superar todos los obstáculos con los que nos encontremos. En nuestro camino también nos tendremos que preocupar de la gestión de los alimentos y otros recursos que resultarán imprescindibles. Todo se representa con la estética pixelada de la que ya hemos hablado y algunos detalles son realmente bonitos dentro de lo limitados que están los recursos de los que dispone el equipo de desarrollo.

No es Terraria, pero tiene su cosilla

Uno de los detalles que más nos han gustado de Pixel Piracy es el ambiente que destilan todos los personajes y lo bien que está construida la carcasa que envuelve el juego. Hay mucha diversión en ello y desenfado. Se nota que los desarrolladores se lo querían pasar bien, algo que está muy acorde a la estética pixelada de la que hace gala el juego. Por otro lado, el estilo de jugabilidad tiene características muy propias que no hemos visto en otros títulos, incorporando rasgos que nos han encantado.

Es cierto que la jugabilidad sufre del problema de la reiteración. Las primeras horas nos lo vamos a pasar en grande, pero a medida que juguemos y juguemos iremos viendo que existe una fuerte repetición de las acciones y de partes de juego que se irán haciendo cada vez más pesadas. Eso sumado a que técnicamente no es la bomba ni tan original como podría serlo lleva a que sea un título que recomendemos, pero con precaución.

Vía: Pixel Piracy

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...