Resident Evil Zero HD Remaster, preservando el clásico

Resident Evil Zero HD Remaster proporciona la posibilidad de reencontrarnos con uno de los juegos más clásicos de la saga.

Con Resident Evil Zero HD Remaster los usuarios tienen la oportunidad de reencontrarse con los orígenes de la franquicia de zombis de Capcom por medio de un juego que no solo ha sido remozado, sino que además conserva toda la grandeza de antaño. En el caso de Resident Evil Zero HD Remaster, tenemos ante nosotros una nueva oportunidad de volver a vivir la historia que protagonizaron Rebecca Chambers y Billy Coen cuando el juego debutó originariamente en 2002 en GameCube. Esta es una nueva y refrescante oportunidad para revivir la historia o para ponernos al día si aún no habíamos tenido ocasión de jugarla.

El retorno a ese tren que nadie olvida

Al comenzar, Rebecca Chambers no tarda en cruzarse con los primeros zombis, siendo un buen momento para comprobar que los controles han sido adaptados y que la velocidad de reacción es la adecuada. Dar unos primeros pasos por los vagones del tren y darnos algún que otro susto inicial (por mucho que los recordemos, siempre están ahí dispuestos a asustarnos de nuevo) llegamos al encuentro con Billy.

Esto activa una de las principales particularidades del juego y lo que Capcom introdujo en su momento como gran novedad respecto a lo que habíamos visto anteriormente en la saga. Hablamos del sistema de cambio de personaje. De esta forma no estamos supeditados a la elección de un personaje u otro al empezar el juego, sino que podemos ir cambiando entre Rebecca y Billy dependiendo de la situación. Lo interesante que fue esto en la época todavía es recordado hoy día y sigue siendo algo tan positivo como entonces. Hay muchas opciones para ponernos al control de los personajes, ajustándose el juego a cubrirnos en lo que no hagamos en cierta manera y proporcionando un gran nivel de intensidad en el desarrollo.

Así es la remasterización

Los desarrolladores han tomado en cuenta lo que se hizo con la edición Remaster de Resident Evil y han introducido una serie de características similares. Tenemos, por ejemplo, dos configuraciones de controles. La novedad junto al sistema clásico nos permite utilizar los sticks del mando y ofrece un giro mucho más rápido. No es que sea un control perfecto, pero al menos sí aprovecha mejor el mando para que podamos movernos por el escenario con una mayor soltura. Por otro lado, los gráficos ofrecen varias configuraciones de pantalla y la resolución ha aumentado de manera considerable, notándose la mejora respecto a la edición original de GameCube. No olvidemos que estamos ante un juego que se lanzó en 2002, por lo que ha llovido bastante desde aquel entonces.

El contenido del juego viene a ser el mismo, con sus pros y sus contras. Os recomendamos estar muy al tanto de grabar partida, porque Resident Evil Zero HD Remaster no se ajusta a las costumbres actuales y no incorpora un sistema de salvado automático. Algo que será visto por los usuarios de formas muy distintas al no afectar a la experiencia del juego original, pero quedando por detrás en cuanto a lo que consideramos normal en estos momentos. Y lo mismo podríamos decir del inventario, el cual nos va a dar más de un dolor de cabeza a lo largo de la partida por la reducida cantidad de objetos que podremos cargar.

Por suerte, hay novedades. La que más nos ha gustado es la presencia del modo Wesker, que en cierto modo se está convirtiendo en una parte fundamental de algunos de los títulos de la franquicia. En él lo que hacemos es cambiar la presencia de Billy por la de Wesker. Así que, si el señor Coen no es alguien que os cayera demasiado bien, tenemos que deciros que estáis de suerte. Por otra parte, Rebecca se mantiene en el mismo papel que realiza en la versión normal, pero nos la encontramos con un skin bastante distinto, más de los tiempos que corren y menos mojigato.

Hablando de skins, esta versión se combina con Resident Evil: Origins Collection para ofrecer a los usuarios varias oportunidades para alterar el aspecto de los personajes. Capcom es muy dada a lo de implementar skins de lo más curiosos y en esta ocasión es algo que también ha hecho. Lo podemos apreciar al ver que, por ejemplo, Billy dispone de un skin con el cual le podemos transformar en Cody, de Final Fight, con su aspecto de presidiario tal y como apareció en el juego de lucha Street Fighter. También tenemos a Rebecca en varios uniformes más llamativos de lo habitual, como de jugadora de baloncesto o de enfermera, por mencionar solo algunos. Si habéis visto la gran cantidad de skins de otros Resident Evil recientes podéis imaginar por dónde van los tiros en esta ocasión también.

La remasterización ha requerido un trabajo extra respecto a la del primer Resident Evil no solo por tener un sistema jugable más complejo con el cambio de personaje, sino porque parece que los materiales visuales originales no se conservaron a un nivel de calidad suficientemente alto. No obstante, gracias a esta remasterización y el aspecto final que tiene el juego, se puede dar por preservado. Aunque quién sabe si volverá a ser mejorado en una o dos generaciones en el futuro. Dependerá de Capcom y de las peticiones de los jugadores, que no suelen darle la espalda a una dosis de buena nostalgia como la que ofrece este título de zombis.

Un Resident Evil muy clásico

Hay muchos motivos por los que disfrutar de Resident Evil Zero HD Remaster. El juego mantiene el encanto del original, con un desarrollo que exprime y absorbe, dos personajes que consiguen alejarse de los tópicos que habíamos visto con anterioridad y nuevos monstruos a los que plantar cara en batallas de lo más complejas. La versión remasterizada tiene los añadidos que esperábamos en tal edición, por lo que en este sentido se puede decir, a primera vista, que Capcom ha cumplido con los pronósticos.

A día de hoy, la pregunta que quizá te hagas es, ¿cómo jugar ahora a Resident Evil Zero HD Remaster? La buena noticia es que se trata de un juego muy accesible. Podemos conseguirlo dentro del recopilatorio Resident Evil Origins Collection, el cual se encuentra disponible en PlayStation 4, Xbox One y Nintendo Switch. También se lanzó de forma individual en formato digital, lo que ayuda a poder disfrutar de este juego sin la necesidad de tener en el mismo pack el remaster del primer Resident Evil (aunque puestos a elegir, es mejor tenerlos los dos, ya que el primer juego sigue siendo un clásico que no pasa de moda).

Hay pocas sagas que se hayan mantenido en el mercado con tanta consistencia como Resident Evil, y este episodio Zero, que en su momento se vio con un poco de desconfianza, también alcanza los niveles de calidad que esperamos de cada una de sus entregas. La oportunidad de rejugarlo en el remaster es algo que dejará satisfechos tanto a quienes lo hayan jugado en su momento como a aquellos que lo descubran por primera vez. Y gracias al modo Wesker, tiene el gran incentivo de ofrecernos rejugabilidad, porque la tentación de disfrutar del juego una segunda vez con el famoso villano, que hace uso de habilidades especiales y un sistema de juego un poco distinto al del personaje original, es algo realmente atractivo.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...