Resident Evil: The Mercenaries 3D, el modo Mercenarios llevado al extremo

Resident Evil: The Mercenaries 3D fue uno de los juegos más arcade que se han llegado a ver a lo largo de la franquicia de Capcom.

Capcom hizo un gran esfuerzo con Nintendo 3DS para dotar a la portátil de doble pantalla de un extenso e interesante catálogo de juegos renombrados. Resident Evil: The Mercenaries 3D fue la primera de una serie de entregas de la saga de zombis lanzadas para la consola. En el caso de este título, se trata de una reinvención del modo Mercenaries de los anteriores Resident Evil, recuperando personajes, escenarios y secuencias ya conocidas por todos los fans. La idea es aprovechar la tecnología de Nintendo 3DS y ofrecer a los usuarios un juego impactante que permite sacar mucho partido a la consola.

Los monstruos se acumulan: hay que eliminarlos

La idea que nos propone Resident Evil: The Mercenaries 3D es bien sencilla: acaba con todos los enemigos con los que te encuentres y rómpete la cabeza no para superar puzles, sino a la hora de encontrar nuevas armas y munición con la que seguir atacando. Quienes conocen el modo mercenaries de encarnaciones previas de Resident Evil, sabrán que se trata de una modalidad muy directa, donde la acción contrarreloj se convierte en el elemento principal.

En esta versión de Nintendo 3DS nos vamos a encontrar dentro de situaciones correspondientes a los juegos Resident Evil 4 y Resident Evil 5, recuperándose no solo el escenario y los enemigos, sino también los personajes de la saga que estarán inmersos en estas escenas. Sin duda, una buena forma de aportar un punto de interés adicional cara a los fans, que reconocerán muchos de los decorados y sabrán cómo moverse a través de ellos para conseguir la mayor cantidad de muertes y por lo tanto de puntos.

Una vez hemos elegido personaje, entre los que habrá muchos de los más famosos héroes de la franquicia, además de secundarios varios, pasamos a entrar en el nivel de desafío, donde acabar, durante un tiempo límite, con todos los oponentes que podamos.

Podemos jugar con personajes como Chris Redfield, Jill Valentine, Claire Redfield (que debutó en este título en un juego de mercenaries), Hunk y Jack Krauser, entre otros. Todos los personajes están perfectamente representados respecto a sus versiones originales de consolas de sobremesa, incluyendo no solo alto detallismo en el modelo de su aspecto, sino también las animaciones que les caracterizan. En Resident Evil: The Mercenaries 3D nos encontraremos con ingredientes añadidos de interés, como la posibilidad de llevar a cabo partidas cooperativas (para dos jugadores) a través de Internet con jugadores de todo el planeta. En estos modos el ganador de cada ronda estará determinado por la puntuación que obtengamos acabando de formas variadas con los enemigos. Podemos dispararles a la cabeza y derrotarles de un disparo, acribillarlos a balazos, o dejarles KO mediante el uso de armas cuerpo a cuerpo. Los combos y las formas de matar determinarán los puntos que obtendremos.

La adaptación a la portátil de Nintendo

La llegada de Resident Evil: The Mercenaries 3D a la consola Nintendo 3DS implicó que los desarrolladores pudieron aprovechar las funciones especiales de la máquina. La doble pantalla nos da acceso inmediato al cambio de armas, facilitando que podamos alternar entre un arma y otra en cualquier momento de forma intuitiva, incluso cuando tengamos delante a nuestro rival a punto de atacarnos. La profundidad que aportan los gráficos en tres dimensiones también hacen un buen trabajo, dotando de mayor intensidad a los combates, y ayudando a que la experiencia sea más espectacular. Si un grupo de enemigos nos rodea y nos alejamos para ver cómo se acercan, apreciaremos la calidad de lo que ofrece la consola de Nintendo en cuanto a la profundidad del 3D.

En Nintendo 3DS podemos movernos mientras disparamos, momento en el cual la perspectiva cambiará a primera persona, siendo especialmente útil cuando usamos el efectivo rifle de francotirador desde la lejanía. La perspectiva en primera persona, que le da al juego un aspecto más reforzado de shooter multijugador, se puede activar como predeterminada si nos gusta más de esa manera. Por otro lado, ahora los personajes se pueden personalizar y ganar habilidades a medida que progresamos. Dado que Resident Evil: The Mercenaries 3D es un juego completo y no un complemento de otro título, este añadido resulta de lo más interesante y atractivo. Podremos potenciar las habilidades de los personajes en diferentes aspectos, como defensa, fuerza o curación, y habrá técnicas que desbloquearemos que se fijarán a un arma determinada.

¿Ha pasado a la historia?

Resident Evil: The Mercenaries 3D es un juego de acción pura y dura, de entretenimiento directo sin complicaciones. Capcom quería que quienes no hubieran disfrutado de los modos mercenarios de sus anteriores títulos los descubran, y que aquellos que ya lo conocen pudieran disfrutar con un juego que realmente merece la pena probar.

Fue una buena demostración inicial de las características y la potencia de Nintendo 3DS, y un juego que, sin historia de ningún tipo, nos colocó dentro de niveles de lo más emocionantes y adictivos en los que disparar, disparar y disparar mientras mejoramos a nuestros personajes y vamos progresando cada vez obteniendo mejores puntuaciones. Respondiendo a la pregunta que hacíamos: no, no es un juego de Resident Evil que haya pasado a la historia. Tuvo su interés y generó un buen nivel de ventas, pero incluso la consola de las tres dimensiones llegó a disponer de mejor contenido basado en la saga Resident Evil.

¿Qué causó polémica con Resident Evil: The Mercenaries 3D?

Posiblemente el juego se hubiera merecido pasar por los medios periodísticos con mejores calificaciones. Terminó con una media de 65 sobre 100 y la puntuación de los usuarios ha llegado a 66 sobre 100, por lo que no se puede decir que no hubo coincidencia entre ambos lados. No obstante, quizá se hubiera merecido llegar hasta los 70 puntos.

De lo que queríamos hablar antes de finalizar esta review, es de la política que se generó en su momento con el lanzamiento del juego. Posiblemente no afectó a las ventas ni a las valoraciones en la prensa, pero fue algo que causó controversia. Nos referimos a la presencia de una batería de salvado de partida que no se puede vaciar ni borrar de ninguna manera. Es decir, cuando avanzamos en un hueco de la memoria de salvado, esa partida se queda de forma permanente y no hay quien la borre de ninguna de las maneras.

Se dijo, en su tiempo, que lo que estaba planeando Capcom era buscar una forma de conseguir enfrentarse al mercado de la segunda mano, el cual siempre ha sido preocupante para las editoras de videojuegos. Al encontrarse en el inicio de una nueva generación, querían ver si podían introducir esa característica y que se convirtiera en un modo de que los usuarios recurrieran a una unidad nueva del juego en vez de comprar una de segunda mano que fuera más barata.

Pero el sector se enfrentó a Capcom por esa supuesta decisión y la compañía dijo varias cosas. Por ejemplo, que no había tomado esa decisión debido a la segunda mano. Y también, que no volverían a introducir esa característica tan molesta en ninguno de sus juegos. Por ello, hoy día comprar una unidad de Resident Evil: The Mercenaries 3D sin partida salvada es muy muy difícil. Pero si encontráis una, os sentiréis de lo más contentos, no hay duda.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...