Resident Evil 6, la mezcla de campañas más original de la saga zombi

La saga de zombis Resident Evil encontró en Resident Evil 6 una de las mejores entregas recientes y, hasta la fecha, la última en tercera persona.

Para muchos de nosotros, Resident Evil 6, que se lanzó en 2013 originariamente, en 2016 en la siguiente generación y que probablemente pronto veremos en PlayStation 5 y Xbox Series X, fue uno de los mejores juegos de la saga en mucho tiempo. Llegaba después de Resident Evil 5, que se había decantado en exceso por la acción y los tiroteos, y además introducía un concepto fresco con varias campañas que se podían disfrutar con libertad y que formaban parte de una misma historia.

El juego de Capcom significa mucho para los fans de la compañía y de la saga en general, quienes se encontraron con distintas campañas de jugabilidad variada, historia interesante y, sobre todo, muchísima acción. Llegó totalmente en castellano, con un conjunto de personajes protagonistas excelente y con unas impresiones finales que generaron muy buenas vibraciones entre la comunidad. Seguía siendo bastante activo y menos psicológico que los primeros juegos, pero se veían buenas intenciones por parte de la compañía.

Chris Redfield, la jugabilidad con más disparos y un sistema muy activo

La jugabilidad más similar a la de Resident Evil 5 dentro de Resident Evil 6 es la que tiene como protagonista a Chris Redfield, el intrépido y veterano héroe que lleva rondando en la saga desde la ya lejana primera entrega. En sus primeros niveles tenemos ante nosotros la mayor carga de disparos, de gasto de munición y de enemigos rodeándonos con movimientos rápidos que tratan de hacernos daño. Los oponentes son los J’avo, hombres que han sido contagiados por el virus C y que sufren mutaciones muy peligrosas. Podemos acabar con ellos antes de que muten, pero también pueden transformarse, apareciendo terribles tentáculos de su cuerpo para que sea más complejo derrotarlos.

Mientras jugamos podemos dar órdenes a los compañeros de forma sólida, protegiéndonos y disparando desde la cobertura, o realizando movimientos de acción para esquivar a los rivales, como pasar por encima de un obstáculo deslizándonos. Además de los J’avo, nos encontramos con alguna que otra sorpresa, como un gigantesco monstruo al que habrá que derrotar siguiendo un patrón de acciones determinado.

Tener a nuestro grupo de soldados al lado será fundamental para sobrevivir, especialmente cuando necesitemos cobertura. También lo será explorar el escenario, subir escaleras y buscar las posiciones elevadas que nos permitan, llegado el momento, saltar encima de la criatura para desatar un quick time event con el que hacerle daño. El juego, en este aspecto, no se corta un pelo en cuanto a representar un conflicto bélico tradicional con la presencia de monstruos, lo que realmente justifica que nos encontremos ante un episodio de la franquicia.

Leon S. Kennedy, concepto clásico, pero dinámico

Los niveles de Leon S. Kennedy son un poco más clásicos a los que protagoniza Chris Redfield, donde predominan los disparos. Con Leon se respira una ambientación un poco distinta, comienzan a aparecer los puzles, un rasgo característico de todo juego de la franquicia, y también se nos maltrata con la ausencia de munición. El sentimiento de inestabilidad aumenta al ver que nuestro progreso por escenarios públicos muy reales, como una catedral, está plagado de esa sensación de peligro que nos hace mirar cada una de las esquinas.

Ya no tenemos tantas ganas de correr como con Chris, sino que nos tomamos las cosas con más cuidado. Es algo, en parte, psicológico. Con Chris tenemos la sensación de que por mucho que los J’avo tengan esas mutaciones, podemos ir a por ellos a puñetazo limpio para pisotearlos y acabar con su vida sin disparar ni una bala. Y es cierto que con Chris lo hacemos, y no sentimos ningún miedo por ir totalmente a lo bestia a por nuestros oponentes. Pero Leon inspira un poco más de respeto desde la posición relacionada del progreso. Sin alcanzar el lúgubre desarrollo de los primeros Resident Evil, sí hay cierto componente clásico en estos niveles.

Jake Muller, una buena combinación

El nuevo personaje, hijo de Albert Wesker, se encuentra acompañado por Sherry Birkin, otro personaje al que reconocerán los fans de la franquicia. A Jake no se le ha dado precisamente una serie de niveles en los que pueda adentrarse sin dificultades, ni mucho menos. Su jugabilidad tiene un poco de todo lo que hemos visto anteriormente, y lo combina con enfrentamientos salvajes y persecuciones en las que realmente se ponen a prueba nuestras habilidades. Además, con Jake tenemos la ocasión de montarnos en moto de nieve y sacar jugo a este vehículo en una parte muy emocionante del juego.

Un Resident Evil de calidad

Son muchos los detalles que deberíamos mencionar respecto a la experiencia de juego. La localización al castellano está dotada de una alta calidad, y tener opción a disfrutar del juego en cooperación es un rasgo que no se olvida fácilmente. Al comenzar tenemos opción de delimitar el tipo de partida y de buscar un jugador que comience con nosotros, lo que aumenta mucho el ritmo de acción. Los dos jugadores pueden colaborar de forma constante, especialmente cuando requerimos el apoyo del otro para revivir.

En Resident Evil 6, cuando nuestra salud baja a cero, entramos en un estado de premuerte en el que nuestras acciones están muy limitadas, pero en el cual damos margen a que un compañero venga a rescatarnos. Si nadie nos viene a ayudar podemos volver a la acción después de unos segundos de aguantar en el suelo usando solo el arma que nos quedara equipada cuando cayéramos. Hay que tener en cuenta que en el estado de premuerte no podemos cambiar de arma, ni tampoco recargar munición, por lo que si nos vemos en una situación de mucho riesgo no está de más recargar munición antes de caer.

Los controles están muy bien implementados, contando con todas las acciones necesarias para salir adelante en situaciones de riesgo. Las combinaciones de golpes cuerpo a cuerpo son fáciles de realizar y muy útiles, mientras que además contamos con disparo rápido para momentos de gran peligro. El acceso rápido al inventario se encuentra fijado en la cruceta, lo que hace que sea muy fácil cambiar de arma, mientras que abrimos el menú de objetos de forma sencilla con un botón frontal.

Para recuperar vida tenemos sprays y hierbas que podemos utilizar, aunque no todos los objetos recargan la misma cantidad de salud. Otro factor a tener en cuenta es la flecha guía, la cual podemos usar de forma ilimitada con un botón y que nos marca de forma precisa el camino a seguir.

El modo cooperativo es tanto online como offline. La versión offline a pantalla partida se plasma como en Lost Planet 2, con pequeñas pantallas de visión, lo que resulta un poco incómodo, pero es muy de agradecer que Capcom haya integrado esta modalidad tan olvidada en los últimos tiempos. Si bien normalmente las partidas son cooperativas para dos jugadores, hay momentos de la historia en los que los caminos se cruzarán y podrán participar hasta cuatro personas de forma simultánea. También hay que hablar del sistema de habilidades, con el cual desbloqueamos mejoras para que los personajes tengan un punto de ventaja respecto a sus rivales. Esto hace más interesante la progresión y la matanza de enemigos que realicemos, dado que se incrementarán nuestros puntos de habilidad.

Por otro lado, Resident Evil 6 supone el regreso del modo Mercenarios, disfrutable en cooperativo tanto offline como online. La jugabilidad es clásica, llevando a que matemos y matemos tantos enemigos como podamos para obtener la mayor cantidad posible de puntos. Durante la partida tenemos ocasión de adquirir nuevas habilidades y aumentar el margen de tiempo para que la partida tenga una duración mayor. Es la experiencia rápida a la que estamos acostumbrados y que complementa de forma más que eficiente la jugabilidad que plantea el modo campaña de cada personaje.

Conclusiones

Capcom ha creado un juego que deja contentos a todos los usuarios y seguidores de la saga. La combinación de sus campañas, diferenciadas con rasgos distintivos, es uno de los factores más a destacar de Resident Evil 6. El juego ofrece un gran nivel de acción, una historia que engancha y una jugabilidad depurada que representa una de las mejores experiencias modernas de la franquicia.

No hemos hablado de Ada Wong, el personaje que protagoniza la otra campaña del juego, pero su presencia siempre ha sido muy enigmática y no queremos decir demasiado sobre ello. A lo largo de los años, Resident Evil 6 ha conseguido vender más de 10 millones de unidades, una cifra que no se alcanza precisamente con sencillez. Eso es lo que ha hecho que Capcom lo tenga muy en cuenta y que ya lo recuperase para el lanzamiento en la generación de PlayStation 4.

Además, supuso el último Resident Evil en tercera persona en la numeración principal antes de que la saga cambiara a la primera persona en Resident Evil 7: Biohazard. Son muchos los jugadores que recuerdan esta sexta entrega con cariño y que esperan con ganas que Capcom llegue a volver a ese tipo de jugabilidad después de que la cámara en primera persona ya haya dado el máximo de lo que le podía proporcionar a la saga de survival horror.

Pero de momento es pronto para saber qué ocurrirá. Lo más probable es que antes de nada lleguemos a ver Resident Evil 6 optimizado para la generación de PlayStation 5, puesto que se trata de un juego que siempre funciona y que es un caramelito para quienes buscan experiencias de calidad. Además de sus distintas campañas, de sus elementos de jugabilidad variable y de su buen apartado visual, tiene una historia que ayuda a seguir avanzando en el universo de Resident Evil que tantas sorpresas nos ha dado a lo largo de los años.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...