Remember Me, ¿lo recuerdas? El primer juego de Dontnod Entertainment

Dontnod Entertainment es una empresa conocida de forma masiva mundialmente por la saga Life is Strange, pero antes de eso desarrollaron Remember Me.

Siempre que nos encontramos ante una nueva marca, un juego totalmente inédito que nace desde cero, aparecen dudas sobre si podrá mantener el listón de calidad del sector, sobre todo cuando se le da el status de superproducción. En el caso de Remember Me, por mucho que el juego viniera de una nueva desarrolladora, los franceses de Dontnod Entertainment, lo primero que pensamos es que podría ser la luz al final del túnel para la sequía de originalidad que sufría Capcom en el momento de su lanzamiento.

La editora llevaba mucho tiempo innovando menos de la cuenta, y si bien en 2012 consiguieron dar en el clavo con Dragon’s Dogma, el público, el más fiel especialmente, les pedía mucho más. Hoy día sabemos que Capcom ha recuperado el gusto por los buenos juegos, y posiblemente títulos como Remember Me ayudaron a ello.

La vida es distinta en el futuro

Es difícil elegir un punto por el que comenzar cuando hablamos de Remember Me. El juego es intenso, mucho, contando con un sistema de combate que es ciertamente inspirador, mientras que también destaca la forma con la cual trasteamos en las mentes de otras personas, algo bastante espectacular. El mundo de Remember Me nos ha impresionado por el alto nivel de detalle que presenta. Nos lleva a un futuro lejano, el año 2084, y nos coloca sobre un escenario que recuerda a la ambientación de ciencia ficción de muchos cómics, mangas y películas.

La tecnología ha avanzado de forma clara a través de distintos medios. La publicidad flota alrededor de nosotros y prácticamente la podemos llegar a tocar, existen robots que se encargan de tareas secundarias a beneficio de los humanos y hay otros dispositivos tecnológicos muy avanzados, como naves que vuelan por la ciudad con toda la normalidad del mundo. Al mismo tiempo, el escenario donde comenzamos es marcadamente pobre, por el cual es difícil movernos al no resultar precisamente seguro, y apreciándose referencias a esa suciedad futura, no post-apocalíptica, pero sí bastante demencial, que hemos visto en otras historias.

Este ambiente contrasta de forma radical con Neo-París, la ciudad que no tardaremos en visitar y en la cual todo es muy distinto. La capital parisina ha evolucionado también, pero lo ha hecho manteniendo su luz, sus cafeterías, sus largas escaleras dentro de la ciudad y un estilo mucho más, a la vista, seguro. El entorno es absolutamente destacable en Remember Me, y los personajes que lo pueblan también ayudan a que la experiencia sea mucho más creíble. El sonido, que intenta destacar hasta el último de los detalles, como algo de carne podrida donde hay unas moscas revoloteando y que escuchamos en nuestro oído con fuerza, aporta su granito de arena a la ambientación.

La protagonista tiene mucho ritmo

Hay dos grandes apartados de los que vamos a hablar. El primero es el referente a los combates y a la jugabilidad pura, la cual tiene reminiscencias con los principales títulos del género de aventuras y acción de la actualidad. Lo interesante de Remember Me es cómo se induce al usuario a reescribir lo que cree que es normal. Cuando comienza un enfrentamiento se nos tiene que ir de la cabeza el sentimiento de “aporrea botones para golpear más y mejor”. No, en Remember Me no podemos jugar de esta manera o estaremos acabados.

La protagonista dispone de un sistema de movimientos llamados pressens con los que es posible desbloquear y crear cadenas de combos, para que cada vez sean más eficientes. Los pressens están determinados por combinaciones específicas de botones, como puede ser cuadrado, cuadrado, triángulo, triángulo. Si no golpeamos en el orden no tendremos la oportunidad de hacer estos combos. Al mismo tiempo, no podemos pulsar los botones a toda velocidad como si se tratase de un juego de lucha, sino que tenemos que hacerlo con más ritmo, siguiendo el instinto del propio personaje y del ritmo de la música. Cada vez que conectemos un golpe habrá una respuesta sonora por parte del juego, creándose melodías que se van generando a nuestro paso.

La música es uno de los puntos fuertes de Remember Me, que nos acompaña en estos enfrentamientos e incluso con temas vocales de lo más pegadizos. Los pressens se pueden combinar de muy distintas formas y existen de diferentes tipos. Los que usamos inicialmente son los de ataque directo, pero también existen otros que, por ejemplo, nos curan la vida cuando conseguimos conectar el combo completo a uno de nuestros enemigos. La mezcla de combos es fundamental, así como el uso de un botón de esquive que nos permitirá saltar de forma acrobática para continuar el combo que estuviéramos haciendo por la espalda o el lado del oponente.

Los combates se entrelazan con la exploración y el movimiento a través de niveles donde vamos a tener que saltar, escalar, deslizarnos, pasar por cornisas y hacer prácticamente todo a lo que estamos acostumbrados en este tipo de juegos. El personaje responde muy bien y es muy ágil, incluyéndose además una serie de puntos que nos van acompañando para que sepamos dónde hay que saltar o interactuar a medida que avanzamos. La idea es que el juego sea muy rápido y que no nos estemos parando y cayendo al vacío cada dos por tres.

Cambiando los recuerdos

El segundo de los apartados de Remember Me que nos ha cautivado ha sido la interacción con los recuerdos de las personas con las que nos cruzamos. Esto no es algo a lo que tengamos acceso en todo momento, sino que ocurre dependiendo del transcurso de la historia. La protagonista se puede meter en la memoria de las personas y alterar momentos clave de sus recuerdos en beneficio propio. Una vez nos hemos trasladado a los recuerdos lo vemos todo en primera persona. Vemos una secuencia y después se nos da un objetivo a cumplir, así como la opción de rebobinar y avanzar todo lo que necesitemos.

Cuando rebobinamos apreciamos que en la pantalla hay algunos elementos que se destacan, siendo con los que podemos interactuar. En este punto nuestro objetivo es interactuar con los objetos necesarios, en el orden correcto, para que ocurra lo que tenga que ocurrir. Por ejemplo, nos vemos en una escena donde hay que provocar que un médico asesine a su paciente, pero no lo conseguimos sin la combinación ideal, que implicaba dejar al paciente sin anestesia para que se despertara y se pusiera violento. Dado que podemos adelantar y retroceder la escena todas las veces que queramos la situación termina siendo una prueba de ensayo y error con dosis de deducción, y funciona de forma muy eficiente.

El talento de Dontnod Entertainment se desplegó en este primer juego de una forma notable. Pero, con el paso de los años y, sobre todo, debido al gran éxito que tuvo Life is Strange, la compañía se ha ido alejando de la posibilidad de hacer una secuela de Remember Me. Quizá en el futuro, cuando tengan ganas de hacer algo distinto y retomar un estilo de acción más directa que la de sus juegos actuales, nos sorprendan con una secuela.

De momento parece poco probable y nos quedamos con la posibilidad de que, antes o después, lleguemos a ver una remasterización de Remember Me en consolas de nueva generación, ya que de momento sigue siendo un título exclusivo de PC, PlayStation 3 y Xbox 360.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...