Pikmin 3 Deluxe, redisfrutando el clásico en Switch

La adaptación de Pikmin 3 Deluxe a Nintendo Switch supone la recuperación de uno de los mejores títulos de Wii U.

Ponernos a los mandos de Pikmin 3 Deluxe es como reencontrarnos con un viejo amigo. Han pasado muchos años desde que el lanzamiento original de GameCube nos presentara a estas curiosas criaturas de colores que obedecían las órdenes de Olimar, pero no hemos olvidado las sensaciones que nos produjo el juego en sus orígenes.

Los primeros minutos de partida son, como decimos, de reencuentro, de recordar cómo era lo de tocar el silbato para llamar a los pikmin y después lanzarles con el objetivo de realizar acciones específicas. Les hacemos recoger algunas frutas y les enfrentamos contra los primeros enemigos, que también nos resultan familiares. Mientras jugamos contra el tiempo vamos recordando todas las bases que significaba la jugabilidad de los anteriores Pikmin. Cuantos más pikmin serviciales encontramos, más opciones tenemos de superar los obstáculos que van apareciendo ante nosotros. Todo mientras llevamos al punto de inicio los objetos que localicemos, manteniendo las reglas que conocemos. Así, tendremos que decidir qué cantidad de pikmins invertir en el transporte de cada objeto, cuantos más los lleven, antes llegarán al aumentar de velocidad, pero menos recursos tendremos en nuestra mano.

El primer contacto comienza con los pikmin más tradicionales, pero mientras jugamos no tardamos en descubrir la primera sorpresa con el añadido de los pikmin roca, que ya fueron en su momento una de las mejores novedades al paso del juego por Wii U. Estos pikmin están preparados para romper sus propios elementos, con superficies de cristal, y también son eficientes contra enemigos clave que encontremos. Una vez más, tendremos que administrar bien a los diferentes pikmin con el objetivo de aprovechar el potencial de cada uno de los tipos con sabiduría. Cuando entremos en faena veremos que en pocos minutos habremos recordado a enviar pikmins, seguirles, volverles a llamar, lanzarlos de nuevo, abrir camino, crear estrategias de ataque, y cambiar entre los distintos grupos con comodidad. Los controles son muy intuitivos, algo de lo que un juego como este se beneficia de una manera más que elevada.

Tras la misión de exploración y pantalla en formato tradicional, Pikmin 3 nos coloca en un enfrentamiento contra jefe, un ciempiés con malas pulgas que destaca por su llamativo color y diseño. En este momento nos encontramos con la necesidad de volver a utilizar a los pikmin roca, que son capaces de quitarle parte de la cobertura al enemigo con el objetivo de abrir camino para después lanzar a los demás pikmin. El combate resulta frenético y muy animado, con una reiteración en el sistema de combate que permite entrar en calor sin dificultades.

El mundo de los Pikmin

Los controles que proporciona el uso de los mandos de Nintendo Switch encajan de forma completa en la filosofía de Pikmin 3 y no es necesario nada más para una buena experiencia. El Wii U GamePad, que se convertía en su tiempo en un mapa del nivel, no se echa de menos. Siendo un juego de Pikmin, no le pedimos mucho más a los controles, porque cumple con lo que deberían estar esperando los seguidores.

Además de esto, el apartado visual se beneficia mucho de la potencia renovada de Nintendo Switch, destacando sobre todo la gran cantidad de color de los escenarios, así como las criaturas, como el mencionado ciempiés con el que nos enfrentamos. Es un título que demuestra bien cómo la magia característica de las obras de Miyamoto se traslada a la consola sin verse alterada en su dirección artística, respecto a la versión original. Lo mismo de los gráficos se puede aplicar al sonido, con el cual volvemos a escuchar todo lo que nos suena de los Pikmin anteriores y que nos ha acompañado en el recuerdo a lo largo de los años.

El modo multijugador

Ya en Pikmin 2 el modo de batalla fue bien recibido por los usuarios, por lo que fue algo que no quiso dejar de lado en esta secuela. Nintendo lo introdujo en la forma de la Bingo Battle, donde pueden participar hasta un total de cuatro usuarios simultáneos. Los jugadores se pueden repartir dos contra dos o si solo somos dos personas, jugar uno contra uno. El objetivo es fácil de entender, pero difícil de llevar a cabo, para que las partidas no se terminen precisamente en cuestión de minutos.

Cada jugador cuenta con un cartón de bingo de formato 4×4, siendo el objetivo conseguir hacer una línea. Cada casilla se encuentra protagonizada por un objeto o enemigo, todo colocado de forma aleatoria para que ningún jugador tenga ventaja sobre otro. Está claro que en este sentido la suerte es un factor importante, dado que un jugador puede tener en su cartón al monstruo más grande del escenario, mientras que el otro en su lugar tiene a uno pequeñito. Pero la suerte no es algo determinante en el modo Bingo Battle de Pikmin 3, sino la habilidad, estrategia y picaresca de los usuarios. El objetivo, como indicamos, se encuentra en hacer líneas. Para ello tenemos que recoger y llevar a nuestra nave los objetos de la línea.

Si nos piden una manzana, llevarnos el cadáver de un enemigo específico y otros dos objetos aleatorios, solo habrá que conseguir las cuatro cosas y llevarlas a la nave para ganar. Pero no es tan fácil como pueda parecer, primero porque nos faltarán recursos para conseguir nuestro objetivo, y segundo, porque nuestro rival o rivales nos harán la vida imposible. Lo interesante es que las líneas del cartón se pueden realizar en la posición que queramos, sin importar si son horizontales, diagonales o verticales. Se intenta dar flexibilidad, dado que puede llegar un momento en el que se nos acaben las posibilidades. Por ejemplo, si tenemos que matar a un enemigo y llevarlo a nuestra nave, si es nuestro oponente quien lo hace y nos quita el cuerpo, la línea en la cual estuviera el enemigo se verá inutilizada. Esto hará que tengamos que volver a empezar para realizar otra línea.

El modo es una constante batalla entre los dos usuarios, molestándose e incluso haciendo que sus pikmin luchen para reducir sus posibilidades. Los pikmin como en el modo de juego normal, son imprescindibles. Tenemos unos colores de pikmin y los tenemos que reproducir encontrando las fichas depositadas por el escenario. Capturando enemigos y objetos que no sean necesarios para nuestro cartón de bingo molestaremos a nuestro rival y además haremos que nazcan más pikmin. Si necesitamos participar en un enfrentamiento de gran envergadura será importante tener un gran ejército de pikmin, dado que es posible que muchos no salgan con vida.

La jugabilidad del modo Bingo Battle está muy clara y resulta competitiva, creando una gran rivalidad entre los usuarios. ¿Pero y si además tuviéramos la oportunidad de usar objetos contra nuestro rival? Eso es algo en lo que también ha pensado Nintendo. Así, a lo largo de la batalla tendremos la posibilidad de usar el mando para desencadenar distintos ataques. Por ejemplo, una lluvia de rocas que aplastarán a los pikmin de nuestro rival, un rayo que los paralizará o un bloqueador del silbato de nuestro oponente.

Por ejemplo, está incluido un objeto que mezcla la tarjeta de bingo del rival y otro con el cual eliminaremos a todos los enemigos que se vean en la pantalla. También se ha incluido un objeto que teletransportará al rival a su nave, lo que implicará que sus pikmin quedaran abandonados y en posible peligro de muerte. Son muchas las posibilidades que hay para estropear la partida a nuestro rival justo en el momento correcto.

Conclusiones

Nintendo ha adaptado la mayor parte de sus juegos más exitosos de Wii U a Nintendo Switch, lo que, sin duda, se trata de una de las mejores noticias que podríamos tener. El motivo de ello es que ha sido la manera de, ahora sí, disfrutar de ellos de la mejor forma posible. No hay que olvidar que la anterior consola de Nintendo pasó sin pena ni gloria y que su volumen de ventas fue realmente bajo en comparación a Wii o Nintendo Switch. Por ello, que sus juegos se estén recuperando es excelente.

Por ahora la lista de títulos recuperados es extensa. Por ejemplo, se han lanzado Lego City: Undercover, Mario Kart 8, Pokkén Tournament, Bayonetta 2, Donkey Kong Country: Tropical Freeze, Captain Toad: Treasure Tracker, Hyrule Warriors, New Super Mario Bros. U, Tokyo Mirage Sessions, The Wonderful 101, Super Mario 3D World y Fatal Frame: Maiden of Black Water.

Todavía queda algún juego que está inédito, pero la teoría dice que será cuestión de tiempo que los volvamos a ver. O, quizá, Nintendo espere hasta la próxima generación para recuperar esos juegos. En el caso de Pikmin 3, la adaptación la han realizado con facilidad, porque se trata de un juego sencillo en su apartado técnico que no tiene unos grandes requisitos ni exigencias. Todo lo importante se concentra en la jugabilidad, aspecto que en Pikmin 3 sigue tan de actualidad como en el primer de los Pikmin. Es más, los fans de la saga ya demandan algún tipo de pack que recupere toda la franquicia y que introduzca una versión doméstica de la edición de Nintendo 3DS, la cual por su condición portátil está quedando un poco olvidada.

Gracias a este tipo de lanzamientos, el catálogo de Nintendo Switch hay que reconocer que se trata de uno de los mejores que se han visto en mucho tiempo en una consola de la empresa japonesa. Porque Wii tuvo muchos juegos de leyenda, pero también títulos de baja calidad. Parece que, con Nintendo Switch, han reducido mucho en la inversión en proyectos que pueden acabar convirtiéndose en un fracaso o que no tienen todo el apoyo del público.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...