Microsoft decide, al final, lanzar una Xbox One sin Kinect

En el mes de junio se va a poner a la venta una versión de Xbox One que no utilizará el dispositivo de control de movimiento Kinect.

Kinect desaparece de Xbox One

Al final Microsoft también ha tenido que ceder a otro de sus caprichos. Lo de la veterana empresa con su división de videojuegos bajo el paraguas de Xbox está siendo de escándalo. De haber sido cualquier otra compañía posiblemente hubiéramos hablado, hace mucho, de cierre inminente. Pero en Microsoft están dispuestos a aprender de los errores, aunque sea tarde, para seguir adelante.

Antes de ponerse a la venta la consola Xbox One esta tenía intención de ser muy distinta. Sería radicalmente diferente, cambiando la mayor parte de sus características actuales por otras que no captaron la atención del público. Aún así, Microsoft se bajó del carro en la mayor parte de los aspectos. Lo único que dijo es que no tenía ninguna intención de quitar el dispositivo Kinect. Y eso que era la solución lógica para bajar 100 euros el precio de la consola e igualar el de su competencia. Pero no, Microsoft no quería vender su máquina sin Kinect.

Su plan, en cierta manera, tenía sentido. Para ellos era todo una cadena. Si Kinect estaba en todas las consolas, habría millones de usuarios que tendrían Kinect, lo que les diría a los desarrolladores que podrían crear juegos tranquilamente para Kinect, porque el dispositivo estaría en los hogares de los usuarios.

¿Y si esto se convierte en un obstáculo para vender unidades? ¿Y si los usuarios tienen Kinect y no lo quieren utilizar? La filosofía antes indicada no es una regla en la cual los desarrolladores se pudieran agarrar para pensar que sus juegos iban a ser un absoluto éxito. Ni mucho menos, el concepto es bien distinto, porque ellos podrían hacer juegos, pero si los usuarios no los compran, está claro que no van a ganar dinero.

Como decimos, ha llegado el momento del cambio. A inicios del próximo mes de junio se pondrá a la venta Xbox One sin Kinect y con la merecida rebaja de 100 euros que los usuarios estaban solicitando. Ahora sí es una consola competitiva y que puede rivalizar con PlayStation 4. Esto hará que Sony se tenga que superar y posiblemente va a significar cosas muy buenas en el entorno de las compañías de videojuegos. Con este cambio Microsoft va a reestructurar de forma muy sólida lo que significa su propuesta para la nueva generación.

Quienes se pueden sentir un poco vendidos son los usuarios que se vieron obligados a comprar la consola Xbox One con Kinect por mucho que ni siquiera lo hayan utilizado ni una vez. Pero ya se sabe que son cosas que ocurren en el estreno de nuevas máquinas.

Vía: Xbox.com

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...