Metroid Prime Trilogy

A mediados de los 90 las 3D hicieron acto de presencia en un nuevo y flamante soporte óptico dejando obsoleto casi de un día para otro todo lo anterior. Algunos se presentaron en este nuevo escenario a la carrera mientras que otros abrazaron brillantemente las tres dimensiones desde un obsoleto cartucho. Florecieron nuevos géneros antes impensables y algunos de los clásicos volvieron a mostrarse frescos y renovados. Pero, ¿y las estrellas de este mundo?, ¿supieron adaptarse a las nuevas fórmulas?.

Trilogía Metroid Prime. Bienvenidos al Olimpo de los videojuegos

Trilogía Metroid Prime. Bienvenidos al Olimpo de los videojuegos

Os voy a contar una historia. El cine, nacido a finales del XIX, se había convertido tras dos décadas de vida en un arte con un lenguaje definido que se alimentaba de un star sistem formado por intocables y distantes dioses de celuloide. A pesar de ello, su éxito entre el público había empezado a decaer a causa del elevado precio de las entradas y de un más que preocupante anquilosamiento de ideas. Pero en esto llegó la revolución.

En 1927 se estrenaba El cantor de Jazz, la primera película hablada, dando carpetazo casi de un día para otro a casi todo lo aprendido hasta entonces. La cámara, acostumbrada a volar en grúas y a rodar por raíles se vio presa, aislada e inmóvil en ‘una pecera’ a causa de que el ruido que hacían sus engranajes era recogido por el nuevo sistema de sonido. Por su parte, las estrellas de Hollywood, hasta entonces seres inalcanzables y extraterrenos desde sus grandes mansiones de Beverly Hills o Sunset Boulevar vieron cómo el nuevo sistema les castigaba sin piedad. Muchos pasaron al ostracismo (Mary Pickford, Gloria Swanson, Buster Keaton) mientras que otros se resistieron durante años a dar el paso al sonoro (Greta Garbo, Charles Chaplin). El público condenó al olvido a auténticos tótems porque la imagen que veían en pantalla no casaba en sus cabezas con la voz que ahora les daba vida (John Gilbert). Aparecieron nuevos géneros y se consolidaron otros (el cine de gángsters y el musical vivieron una edad dorada), nuevas estrellas llenaron el firmamento demostrando que la palabra, utilizada con inteligencia, era una excelente vía de expresión y explotación (los hilarantes Hermanos Marx) y el público volvió a abarrotar las salas dando un sí rotundo a este radical cambio de aires (totalmente recomendables las películas El crepúsculo de los dioses y Cantando bajo la lluvia, que narran desde puntos de vista muy diferentes lo traumático de aquellos años).

Pasemos ahora a nuestro terreno. A mediados de los 90 el cada vez más exitoso mundo de los videojuegos empezaba a dar muestras de falta de ideas y de un preocupante inmovilismo. Los juegos, distribuidos en unos carísimos cartuchos, repetían una y otra vez las mismas fórmulas bidimensionales (de los títulos que conserváis de aquella época ¿qué porcentaje pertenece al género de las plataformas?). Nintendo y Sega se repartían gustosos el pastel en una arrogante actitud de espaldas a los usuarios. Y en esto llegó la revolución.

Las 3D hicieron acto de presencia en un nuevo y flamante soporte óptico dejando obsoleto casi de un día para otro todo lo anterior. Algunos se presentaron en este nuevo escenario a la carrera (aquella Saturn que parecía una máquina sin terminar) mientras que otros abrazaron brillantemente las tres dimensiones desde un obsoleto cartucho (se puede decir que, a pesar de sus innegables logros artísticos y técnicos, la N64 nació muerta por eludir el CD como soporte). Florecieron nuevos géneros antes impensables y algunos de los clásicos volvieron a mostrarse frescos y renovados. Pero, ¿y las estrellas de este mundo?, ¿supieron adaptarse a las nuevas fórmulas?.

Es de sobras conocido que Mario, en un ejemplar sentido de la adaptación, marcó a los demás el camino a seguir en los nuevos parajes tridimensionales. Otros como Sonic cayeron en desgracia y nunca volvieron a oler las mieles del éxito vivido en la época de los 16 bits (de la saga Castlevania y de su encarnación 3D para N64 mejor no hablar).

¿Pero qué demonios tiene que ver 'La Divina' Greta Garbo con nuestra querida Samus Aran?, lean, lean.

¿Pero qué demonios tiene que ver 'La Divina' Greta Garbo con nuestra querida Samus Aran?, lean, lean.

Volvamos por un momento a los primeros años del cine sonoro. En aquellos tiempos, Greta Garbo se encontraba aterrorizada. Siendo una de las estrellas más rutilantes del universo mudo había visto cómo el acento europeo de ciertos insignes nombres había dado al traste con carreras más que consolidadas. La Divina, de origen sueco, mantenía un marcado acento extranjero que había pasado desapercibido para el público americano por el carácter originalmente silente del cine. Tras años resistiéndose a dar el paso lo hizo por fin con Anna Christie. Sorprendentemente el éxito fue arrollador. ¿La razón?, la seca voz de la Garbo coincidía con la imagen mental que de ella tenía el público. Ni que decir tiene, su fama se mantuvo intacta incluso después de su personal decisión de abandonar el cine.

Y llegamos por fin a la saga Metroid. Tras años de éxito crítico y popular en los circuitos de la NES y la Supernes, Samus Aran se resistió toda una generación a dar el paso a las 3D. Su ausencia en N64 fue más que sonada y los fans de la saga, conocedores de lo difícil de tal empresa, temían a la vez que deseaban una reencarnación tridimensional de su heroína.

Así pues el anuncio de Metroid Prime para Gamecube fue recibido con escepticismo a la vez que con esperanza. Puede Sorprender que Nintendo eligiera para el proyecto a Retro Studios, empresa second-party de origen americano, pero una vez el título estuvo en la calle el miedo se convirtió en admiración. Metroid Prime reinventaba brillantemente la saga creando además un nuevo género que se mantenía fiel a los principios originales de los juegos 2D.

Bajo su imagen de first person shooter, Metroid Prime se revelaba realmente como un juego de aventura y exploración. No sólo se mantenía la esencia del original sino que además era potenciada por la sabía construcción de niveles y la libertad y belleza que permitía su sólido motor gráfico.



Trailer de Metroid Prime Trilogy. Superando lo que parecía insuperable

Al igual que en Half Life, la historia y lo que había detrás de ella se hacía visible a nuestros ojos sólo si decidíamos profundizar. El escaneo de las ruinas que encontrábamos a nuestro paso nos hacía participes de una leyenda milenaria, consiguiendo imbuir en nosotros una extraña empatía hacia aquella rica civilización que una vez había habitado los ahora estériles paisajes. La hipnótica y epatante música compuesta por Kenji Yamamoto (por cierto, muy parecida al score de la primera película de Resident Evil estrenada ese mismo año ¿?) hizo el resto.

El éxito merecido de este título propició la salida de una segunda parte en la misma plataforma que ahondó en la formula hallada. En esta ocasión la vuelta de tuerca vino en forma de un mundo paralelo lleno de sombras donde habitaba nuestro némesis oscuro (muy en la línea de Nintendo, esta dualidad se ha explotado en Zelda e incluso, de forma más anecdótica, en Mario).

La llegada de Wii trajo consigo el cierre de la trilogía. Corruption depuraba la fórmula hasta límites insospechados. Cogiendo prestados elementos inmersivos de la saga Halo de la rival Xbox, la sabia implementación del wiimote convertía a este título en referencia a la hora de crear juegos de disparos en primera persona (por cierto, baremo aún no superado) y se despedía del público con la mejor entrega imaginable.

Ahora nos llega Metroid Prime Trilogy donde, además de Corruption, tenemos los dos primeros títulos con su control adaptado al mando de Wii. Todo un regalo de incalculable valor que además viene repleto de extras desbloqueables que harán las delicias de los fans de la saga. La única duda es si la implementación del wiimote relajará la conocida dificultad los dos primeros Metroid (como ya ocurrió en la adaptación de Resident Evil 4).



El próximo Metroid: Other M. Muy espectacular pero... ¿dónde está la exploración?

El anuncio en el E3 de un nuevo título muy alejado de lo visto hasta ahora es una acertada decisión que deja intacta la monolítica trilogía Prime. La apuesta se repite y son ahora nada menos que los chicos del Team Ninja quienes tienen la pelota en su tejado. ¿Conseguirán al igual que Retro Studios, hacer de su proyecto una experiencia inolvidable?. Aquí estaremos para contároslo.

JUGABILIDAD 10

Metroid Prime Trilogy

  • Plataforma analizada: Wii
  • Distribuidor: Nintendo
  • Desarrollador: Retro Studios
DURACIÓN 10
TECNOLOGÍA 10
INNOVACIÓN 10
NOTA 10
Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...