Mario Open Tennis, reivindicando un clásico de Nintendo

Mario Open Tennis fue un clásico que marcó tendencias en Nintendo 3DS debido a su pulido sistema de juego dotado de realismo.

Mario es un habitual de los deportes, ya sea fútbol, baloncesto o tenis. En este caso queremos reivindicar uno de sus juegos de tenis, donde con raqueta de por medio, el fontanero demuestra que sabe muy bien cómo jugar al tenis, una actividad deportiva en la que, a lo largo de la historia, ha tenido títulos muy recordados. Para esta ocasión los desarrolladores, el equipo de Camelot, ilustre y famoso por haber creado juegos tan conocidos como varias entregas de Shining Force, la saga Golden Sun, y anteriores aportaciones de Mario al mundo del tenis, cambiaron ligeramente la filosofía.

Si hasta entonces los juegos portátiles de Mario Tennis se decantaban por buscar un estilo monojugador muy sólido, con este juego se buscó complacer a los usuarios por medio de un sistema multijugador. Tiempo atrás las partidas multijugador de Mario Tennis estaban reducidas a las versiones de sobremesa, pero con Mario Tennis Open las cosas cambiaron.

Un sistema de juego más realista

Aunque los juegos deportivos de Mario siempre se han caracterizado por ser muy arcade, contando con tiros especiales y otros movimientos adicionales, en el caso de Mario Tennis Open se quiso buscar un punto de vista distinto. Si bien existen algunas zonas del campo en las que se pueden realizar tiros especiales, una buena defensa y saber cómo funciona cada disparo son soluciones suficientes como para poder devolverlos y que no sean automáticamente representación de un punto en contra. Al margen de esto, Mario Tennis Open busca un estilo más realista, aunque con controles muy fluidos y rápidos. La mecánica sigue depositando una especial fuerza en la diferencia de personajes según su clase de juego, pero en general se intenta que los partidos tengan más peloteos y menos remates espectaculares que hagan que la partida sea menos habilidad y más azar.

Esto no quiere decir que se pierda la esencia de los juegos de tenis protagonizados por Mario. El juego vuelve a contar con una serie de tenistas de ficción muy reconocibles. En principio hay 12 tenistas seleccionables, entre ellos Mario, Yoshi o Bowser, a los que se unen personajes ocultos hasta alcanzar una cantidad total de 16. Cada personaje ya creado por la computadora tiene unas características establecidas, diferenciándose dependiendo de si se tratan de personajes de fuerza, técnica, velocidad o si son equilibrados, por ejemplo.

No es lo mismo controlar a Donkey Kong, que tiene uno de los servicios más potentes y rápidos que podamos ver, que a Mario, que destaca en todo, pero sin ser un maestro en ninguna habilidad en especial. Cada una de las clases tiene sus lógicos inconvenientes. Por ejemplo, Donkey Kong tiene mucha fuerza y es muy difícil de derrotar en saques o remates, pero al mismo tiempo se desplaza a una velocidad muy inferior a la de los demás personajes. Esto hace que derrotarle sea posible por mucho que sus golpes sean de una alta potencia. Lo mismo ocurre con los demás personajes. Si un tenista destaca por ser rápido, por ejemplo, tendrá el hándicap de no disparar tan fuerte como los demás tenistas disponibles.

Los Mii nos acompañan hacia la victoria

Una de las novedades que introdujo Mario Tennis Open respecto a otros juegos de la franquicia, era que podíamos crearnos nuestro propio Mii. La experiencia cambia y gana en profundidad, siendo una buena forma de aumentar la rejugabilidad, algo que siempre ha sido un incentivo en la saga de tenis de Nintendo. El Mii, como es normal, es personalizable no solo en su aspecto, sino también en la jugabilidad. Cada Mii comienza con unas características básicas que debemos desarrollar a medida que avanzamos. El juego dispone de más de 180 objetos distintos que iremos desbloqueando y adquiriendo a medida que progresemos y disfrutemos de los minijuegos. No es fácil conseguir todos los objetos, dado que la cantidad disponible es enorme y el juego se ha desarrollado con el objetivo de mantener muy interesados a los usuarios de forma progresiva.

Entre estos objetos nos encontramos con zapatillas, muñequeras, raquetas, y muchas otras piezas que harán que la partida sea un poco más emocionante.

Además, los objetos no se limitan a aportar unos parámetros adicionales al personaje sin más, sino que se encuentran relacionados con los personajes de Nintendo. Es decir, si utilizamos una pieza de equipamiento de Wario, esta nos proporcionará un aumento de fuerza en reflejo a las habilidades de este conocido villano. La configuración de nuestro Mii a medida que avanzamos es clave para conseguir un personaje que se ajuste a nuestras características de juego. Así, si nos gusta tener un saque muy especial, que sea complicado de parar, solo habrá que desarrollar esta característica con esfuerzo.

Minijuegos y modo multijugador

Si por algo se caracterizan los juegos deportivos de Nintendo es por ofrecer suficiente rejugabilidad como para mantenernos muy ocupados durante mucho tiempo. Como decíamos antes, una de las características novedosas de este título fue que ofrecía un modo multijugador tan sólido como hasta entonces solo se había visto en los Mario Tennis de sobremesa. Esto se consigue gracias a la conexión online y al modo local, el cual permite que hasta cuatro personas jueguen al mismo tiempo usando solo una tarjeta. El modo online dispone de rankings clasificatorios con división de regiones para que podamos medirnos a usuarios de todo el mundo y ver cómo progresamos en estas tablas de récords.

Los minijuegos también han sido muy cuidados en Mario Tennis Open, y se incluyen tanto algunos monojugador, como otros que se pueden disfrutar en multijugador. Uno de los minijuegos más curiosos, y en el cual Nintendo ha depositado una atención especial es Super Mario Tennis, que nos invita a jugar al clásico Super Mario Bros. de NES mediante un control a modo de frontón. Es un minijuego que hay que verlo para apreciar lo original que resulta. Pero hay más minijuegos, algunos con inspiraciones a otros clásicos del fontanero, como Super Mario Galaxy.

No menos importante, el juego dispone de las ya habituales y muy aplaudidas opciones de StreetPass, lo que nos llevará a que, como ocurre en Mario Kart 7, podamos competir contra los fantasmas de otros usuarios.

Un clásico del tenis portátil

Mario Open Tennis llegó fuerte a las tiendas con Camelot al frente, lo que era una garantía de saber que nos encontrábamos con una experiencia sólida. El juego ofrece dos métodos de control, uno en el cual usaremos el giroscopio de la consola para afinar la puntería y conseguir una experiencia más novedosa, y el tradicional con los controles de toda la vida. A nivel de personajes, modos de juego y posibilidades, se encontraba de lo más completo.

Hemos querido reivindicarlo por dos motivos. El primero de ellos es que se trata de uno de los mejores juegos deportivos que tiene disponibles la consola portátil de Nintendo. El segundo de los motivos es lo mucho que merece esta consola que la recordemos y que volvamos a disfrutar de sus juegos cada vez que sea posible. Fue la última portátil de Nintendo y también, para muchos de nosotros, una de las mejores consolas que han llegado a existir. Este no va a ser el último análisis que leáis de un juego de 3DS, por lo que si os apetece poneros nostálgicos, no dudéis en echar un vistazo a nuestras publicaciones.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...