Los videojuegos ya son considerados arte

A menudo sale sobre la mesa esa gran cuestión que muchos, amantes de los videojuegos y otros de menos aficionados, no acabamos de saber resolver: ¿podríamos considerar los videojuegos un arte? Esta cuestión, que puede suscitar tanta polémica como divergencia de opiniones, está a la altura de las típicas sobre si los torneos de poker son un deporte (pasivo) o incluso el que se barajaba décadas atrás con el cine y su condición de séptimo arte. Hoy en día, nadie discutiría que obras maestras de Coppola o Godard son grandes expresiones artísticas, aunque no se puede decir lo mismo obviamente de otros colegas suyos de profesión. En definitiva, sin entrar ahora en deliberaciones, mi modesta opinión es que es evidente que el mundo de los videojuegos reúnen las cualidades suficientes para ser considerado algo más que una industria mercantil y también le sobran muestras de creatividad al respecto.

Juegos como ICO ya se han ganado desde hace tiempo la mención de obras de arte para muchos aficionados

Parece ser que poco a poco los máximos representantes políticos e institucionales van pensando en esta misma línea, sobre todo los de los Estados Unidos (algo que sin duda es de vital importancia por su efecto rebote que provoca a nivel mundial). Tras anunciar que modificarían la categoría «Artes de la Radio y la Televisión» para incluir otras expresiones artísticas como las de tecnología interactiva o digital, la pasada semana se confirmó que la medida ha sido finalmente aceptada y ratificada. De este modo, las obras que tengan esta categoría podrán recibir fondos federales y considerarse obras de arte. Así es como el gobierno de Estados Unidos ha decidido categorizar a todo videojuego, para consolas de sobremesa, online o para móviles, como una categoría artística que el mismo Fondo Internacional de las Artes ha calificado como «expandida».

Dichos fondos federales (una especie de subvenciones) oscilan entre los 10.000 y los 200.000 dólares, dependiendo de la complejidad del proyecto y la plataforma a la que irán dirigidos. Será el programa National Endowment for the Arts (NEA) el que decidirá cuáles son los trabajos que merecen recibir la aportación para desarrollar el proyecto.

Y es que ya desde hace demasiado tiempo el debate sobre si el videojuego es una expresión artística como cualquier otra es un tema recurrente del mundo del entretenimiento electrónico. Por ejemplo, en 2006 el evento ARSGAMES celebrado en Madrid se perfilaba como un proyecto especializado en el videojuego como manifestación artística. Es decir, el contacto entre arte y videojuego. Incluso se convocó un premio donde el arte y el videojuego se podían mezclar de forma tradicional o con nuevos medios como el vídeo, el Software Arte y el GameArt.

A nivel nacional, en junio de 2010 se inauguró también la Academia de las Artes y las Ciencias Interactivas, con el objetivo de acercar a la sociedad del ocio interactivo, un espacio de representación para los profesionales y una manera de ofrecer becas y ayudas para los emprendedores con proyectos interesantes.

Esperemos que acciones como la reciente norte-americana sirvan para que el videojuego gane con mérito esta partida de Texas Holdem en la que parece estar inmerso con otras disciplinas desde casi su nacimiento.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...