Los Cazafantasmas

Sin una historia nueva pero ideal para nostálgicos de fines de los ochenta. ¿Nunca soñaste con tener un desmaterializador en tu casa, una trampa para fantasmas, un ectomóvil y un amigo muerto y traslucido a tu lado? A fin de año vas a poder cumplir tu sueño: ser parte de Los Cazafantasmas.

Historias del siglo pasado.

Tanto el humor como el terror han evolucionado de la mano del cine. Si bien Los Cazafantasmas claramente nunca fue una historia de terror, sino que nos proponía hablar de fantasmas y monstruos (que normalmente se usan para asustarnos) de un tono gracioso y divertido, son una clara muestra de la mutación que sufrió el cine de fines de siglo XX con respecto al del siglo XXI. Este cambio que se va a señalar a continuación le servirá a usted, señor lector, para entender por qué cuando escucha la música característica de esta seria animada devenida en película, sienta internamente la misma sensación que al escuchar «Thriller» de Michael Jackson, esa sensación que los transporta inexorablemente al pasado, donde las chicas usaban minifaldas con zapatos de plataforma y los hombres pantalones Oxford y bigote.

1-450.jpg

En cuanto al humor podemos decir que se ha vulgarizado. Se volvió más provocador e instantáneo. Una película como Los Cazafantasmas en el siglo XXI podría funcionar siempre y cuando posea efectos especiales de última generación (que sorprendan del mismo modo que lo hicieron aquellos efectos de las dos películas ochentosas que tanto fanatismo produjeron). De todos modos queremos referirnos a que esa película en este siglo resultaría simpática y punto. Aquí es donde el autor de este artículo se pone melancólico y extraña tremendamente esa inocencia que lo hacia reír al ver los dibujitos de Tom y Jerry y no tener que preocuparse por la prueba que debe dar en la facultad a fin de cuatrimestre.



Por otro lado, y habiendo comprendido que ahora somos más crueles a la hora de esbozar una sonrisa, la siguiente transmutación (guau… cada vez escribo de modo más científico!!!) se centra en como varió el terror en las películas actuales. Insisto con no catalogar a Los Cazafantasmas 1 y 2 como películas de terror, pero somos concientes de la existencia de recursos de cine de miedito (como la aparición de monstruos y fantasmas) a la hora de ponerle un poco de sabor, un condimento extra a esta historia de cuatro muchachines admirados por todos por su valentía, entrega y servicio a disposición del ciudadano común neoyorquino molestado por algún indeseable malviviente (no viviente para ser más específico). Los tipos iban, le pegaban un flashazo con ese desmaterializador, lo metían dentro de una especie de hornito portátil y listo el pollo, pelada la gallina.

Pero volviendo al tema que nos compete, se quiere indicar con este texto que desde hace un tiempo a esta parte han desaparecido casi completamente y de un modo drástico los denominados “monstruos del cine de terror”. Quizás podemos pensar que Cloverfield desbarata esta teoría, o que por ahí esas películas japonesas de niños pálidos con ojos rasgados que caminan de noche por tu habitación me dicen que estoy diciendo paparruchadas, pero no. Me refiero a esa clase de monstruos como Freddy Krueger o Jason de “Martes 13”, tipos como esos ya no aparecen. ¡Machos eran los de antes, mi viejo! Ahora el terror se volvió todo más psicológico, del estilo “menos mal que no estoy ahí sufriendo lo que sufre ese señor con su mano metida dentro de una picadora de carne para alcanzar esa llave que abre esa caja con tornillos que le aprieta a cada segundo un poco mas su cabeza”. Ya no quedan monstruos porque no nos dan miedo.

2-450.jpg

Tarara-ra-raran tarararararan, Ghostbusters!!! (cántese esta parte como la canción de la serie)

Habiendo entendido, entonces, los motivos que hacen a este juego un cáliz sagrado para los nostálgicos coleccionistas de G.I.Joe, Los Cazafantasmas será nuestra gran oportunidad de cargarnos esa maquina única y genial que tenían estos tipos que cumplían el mejor trabajo del mundo… no, no eran estrellas de rock, eran cazadores de fantasmas… bueno, supongo que debe ser un gran trabajo también.

Nuestro objetivo en el juego, será ir en busca de todos los fantasmas (ectoplasmas) que acechan en la gran manzana equipados con los tan famosos desmaterializadotes (no los busque en su armería amiga, estos aparatos no existen) y las trampas para fantasmas. Este será el modo single placer o modo historia, pero también tendremos varios modos multiplayer por equipos, por objetivos, la caza de fantasmas colectiva y hasta un delicioso modo de destrucción que premiará a quien sublime frente a todo lo que lo rodea y destroce por completo cualquiera de los elementos que encontremos en el escenario. Lo bueno tanto del modo historia como de los juegos multijugador es que estarán condimentado con toda una serie de diferentes mini-juegos o puzzles que, si bien no nos quitarán el sueño, harán un poco más interesantes las partidas.

3-450.jpg

Dos decenas de años (20 años por si usted esta distraído, señor lector) pasaron desde que Nueva York fue invadida por fantasmas de todas las razas y colores, y desde que Harold Ramis y Dan Aykroyd se pusieron a guionar la historia del videojuego que a fin de año tendremos en nuestras bateas. Red Fly y Sierra desarrollan y distribuyen respectivamente un título que tendrá detalles exquisitos como las voces originales de los actores de las películas (Bill Murray y Ernie Hudson están confirmados, Annie Potts será Janine Melnitz y William Atherton se pondrá en la piel de Walter Peck) y el hombre de malvavisco y pegajoso/mocoso nos deleitarán con sus apariciones.

4-450.jpg

Entonces, y sobretodo para aquellos amigos gamers que rondan las tres decenas de edad (30 años, señor lector por si aún sigue distraído), en los últimos meses del año se le viene la posibilidad de meterse en casi una máquina del tiempo y transportarse hacia los últimos años de la década del 80 en busca de aquellos fantasmas que, si bien ya no nos causan mucho miedo aunque sigan usando pantalones Oxford, nos regalarán horas y horas de diversión, entretenimiento y recuerdos de aquellos días en donde la gente al menos un poco más inocente y se reía al ver un fantasma asqueroso y verde o un hombre rechoncho, dulce y gigante dando vueltas por Nueva York.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...