LEGO: Piratas del Caribe, conviértete en un Jack Sparrow de juguete

Las primeras películas de Jack Sparrow se pueden disfrutar de forma interactiva en el juego LEGO: Piratas del Caribe: El Videojuego.

Star Wars, Indiana Jones, Batman, Harry Potter y, entre otras, Piratas del Caribe, todas estas franquicias de éxito, que coinciden en tener presencia cinematográfica, han sido adaptadas al formato de LEGO gracias a los desarrolladores de Traveller’s Tales. Y sabéis que son juegos que cumplen dos aspectos: 1) nos encantan y 2) estamos hablando de ellos como retrospectiva de parte de la historia de los mejores juegos multijugador de los últimos años.

En esta ocasión el juego del que hablamos es el que nos lleva a ponernos en la piel de Jack Sparrow y los demás personajes de la franquicia de los piratas. En el cine hemos visto a los personajes en cinco entregas distintas: Piratas del Caribe: La maldición de la Perla Negra (2003), Piratas del Caribe: El cofre del hombre muerto (2006), Piratas del Caribe: En el fin del mundo (2007), Piratas del Caribe: En mareas misteriosas (2011) y Piratas del Caribe: La venganza de Salazar (2017).

No vamos a sorprender a nadie cuando decimos que LEGO: Piratas del Caribe: El Videojuego sigue lo visto en los demás juegos de la franquicia, si bien incorpora sus propias particularidades. Lo más destacado es el cambio de aires que se realiza en la estética y ambientación, que ahora se fundamenta en todos los acontecimientos que hemos ido viendo a lo largo de cada una de las películas (las 3 primeras). Al margen de esto, el juego repite la fórmula que ha funcionado en el pasado y en la cual podemos depositar toda nuestra confianza sabiendo que vamos a pasar un muy buen rato disfrutando del juego, especialmente si podemos aprovechar su modo cooperativo para dos jugadores.

Confía en Jack Sparrow

Cómo no, LEGO: Piratas del Caribe: El Videojuego incorpora sus propias particularidades que hacen que el juego tenga interés añadido incluso si hemos disfrutado de todas las entregas de la franquicia. En esta ocasión el elemento particular es el uso de la brújula de Jack Sparrow, una herramienta procedente de las películas y que tiene una importancia fundamental en las aventuras del protagonista.

Esta brújula tiene una finalidad clara en la película: permitir que quien la utilice descubra el camino hacia aquello que más desea. La idea se aplica al juego de manera más que original y curiosa. Cada vez que abramos el menú de la brújula aparecerá una circunferencia con distintos iconos, algunos de ellos iluminados. Los que estén visibles serán los que puedan tener un papel determinante en el transcurso del nivel. Para sacarle partido a la brújula sólo habrá que colocar su aguja en uno de los iconos y automáticamente, en el nivel, Jack verá cómo aparecen unas marcas a modo de guía en el suelo que le guiarán hasta el objeto determinado.

Bajo este sistema será la manera que tendremos de encontrar el camino hacia diversos objetos relevantes con los que avanzar, y aunque pueda parecerlo, el nivel de dificultad no se reduce, ni mucho menos. Una de las características habituales en la franquicia de LEGO, su alto nivel de complejidad para encontrar todos sus secretos, se mantiene intacto, más todavía teniendo en cuenta que los decorados de esta entrega gozan de un tamaño más que elevado.

Dale la bienvenida a la acción vertical

Aunque esta entrega no dispone de niveles de conducción ni de vuelo (dispararemos cañones en primera persona, eso sí), algo que ha sido una característica básica en el universo de LEGO, esta vez se aporta un sistema de juego plataformero que presta especial importancia a permitirnos movernos no solo de forma horizontal, sino también vertical. Y no nos referimos a subir y bajar de plataformas, sino de crear un sistema interactivo y dinámico que nos dé la oportunidad de visitar distintas posiciones de un mismo lugar, arriba y abajo.

Por ejemplo, pasar por las diferentes plantas de un barco hasta la zona inferior del mismo, sin que esto produzca la carga de una nueva pantalla, y manteniéndose las plantas de arriba siempre visibles. Esto facilita la resolución de algunos nuevos puzles, donde tendremos que activar palancas y abrir camino con un personaje para que el segundo pueda avanzar por un lugar interconectado.

El modo cooperativo de dos jugadores sigue presente y es una de las opciones clave del juego. En esta entrega se sorprendió por darle a la pantalla dividida un estilo más dinámico que permitiera que los jugadores se separasen, lo que aumenta las posibilidades de juego. Así, la separación entre ambos jugadores puede ser incluso mayor, lo que hace que no dependamos de los movimientos del otro para seguir haciendo cosas y avanzar. En ocasiones, esta será la manera de resolver puzles complicados, ya que un jugador deberá estar en una esquina del escenario, mientras el otro se dirigirá a la opuesta mucho más lejos.

Por otro lado, hay importantes detalles que destacar. Por ejemplo, la posibilidad de avanzar por debajo del agua por medio de los toneles que también se usaron en la película. Si bien en LEGO: Batman, que se puso a la venta con anterioridad, ya se podía caminar bajo el agua con un traje especial, ahora la idea se plasma de manera un poco más intuitiva. También se incluye opción de nadar con una velocidad elevada. En otro orden de cosas, el hub del juego es ahora un puerto, y los personajes que iremos comprando a lo largo de la partida están caminando libres por el mismo, como es tradición.

Una aventura de piratas con piezas de LEGO

Todo el humor de la franquicia LEGO, que se combina en esta ocasión con la diversión implícita a la franquicia de Piratas del Caribe, hacen que este juego deje una impresión más que positiva. Teniendo en cuenta el estilo de la mayoría de adaptaciones de LEGO, donde los súperpoderes están a la orden del día, no está de más un juego tan puro como este que recurre a habilidades y armas no solo más realistas, sino también más de tiempos pasados.

Es una pena que no se haya llegado a desarrollar una segunda versión de LEGO: Piratas del Caribe. Teniendo en cuenta que ya hay cinco películas, no hay duda de que podría ser una oportunidad interesante. El problema principal es que es posible que este juego no obtuviera un nivel de ventas tan elevado como el de otras adaptaciones de licencias de LEGO.

Uno de los puntos clave de Piratas del Caribe está atribuido a ver al actor Johnny Depp haciendo sus habituales rutinas locas de interpretación. Y eso es algo que no se puede ofrecer en un juego de LEGO, por lo que los fans del actor no sienten ningún interés por el producto, al menos no tan elevado como el de acudir a las salas de cine en masa.

Aún así, nos parece un juego que deberíamos recordar y que, como de costumbre, se lanzó en todo tipo de sistemas. Está disponible en PC, Mac, Xbox 360, PlayStation 3, Nintendo DS, Nintendo 3DS, PSP y Wii. Como de costumbre, lo más fácil hoy día es recurrir a la versión de PC o a las digitales en consolas, en especial si lo encontramos en un servicio como PlayStation Now o Xbox Games Pass, donde se nos permita jugar sin hacer ningún desembolso específico por este divertido juego.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...