LEGO El Hobbit, una aventura épica con mucho humor

Los dos primeros episodios de la trilogía cinematográfica El Hobbit están adaptados en forma de juego de LEGO con toda la diversión característica de la saga.

Publicado en 1937, el libro de El Hobbit, de J. R. R. Tolkien, ha dado para mucho. Esta obra, incluida dentro del mismo ecosistema que El Señor de los Anillos, tardó mucho en llegar al cine y lo hizo después de una temporada debatiendo si sería buena idea o no adaptarla en tres películas distintas. Entre las dos primeras películas y la tercera se lanzó este juego que ya se ha convertido en un pequeño clásico para los aficionados al universo LEGO.

Dos películas reunidas en un juego

Son 80 personajes los que tenemos ocasión de controlar, y aunque puede parecer una cifra elevada, al combinarse dos películas no resulta tan complicado llegar a ella. Ya se sabe que TT Games tiene una fuerte costumbre de recurrir a personajes secundarios que permitan aumentar la variedad, aunque no necesariamente nos vayamos a poner en su piel en el modo historia, dado que en este el control de uno u otro personaje está limitado en base al desarrollo del argumento. Cada uno de los personajes tiene una habilidad específica que puede parecerse a la de otros de los héroes, pero que acaba teniendo alguna particularidad. Uno de los momentos más icónicos del juego lo protagoniza la compañía de enanos, con Bilbo y con Gandalf el Gris, en uno de los momentos más icónicos del primer film: cuando son capturados por los trasgos y se ven las caras con el mismísimo Gran Trasgo.

Pero dado que el juego repasa los dos films, también tenemos ocasión de ponernos en la piel de Thorin Escudo de Roble, Bofur, Bifur, Glóin, Dwalin, Fíli, Kili, Óin, Dori, Nori, Ori, así como con los elfos, no faltando a la fiesta Légolas y compañía.

Novedades jugables respecto a otros LEGO

Podemos decir que LEGO: El Hobbit tiene cuatro aspectos novedosos respecto a otros episodios. El primero de ellos se encuentra en el montaje de estructuras y objetos. En algunos momentos clave de la partida necesitaremos realizar el montaje de un determinado elemento. Para ello pasamos a un menú exclusivo que trata de imitar la sensación que tiene el usuario cuando monta los juguetes LEGO en la realidad. Antes de comenzar a montar deberemos utilizar los ingredientes que requiera cada objeto determinado. Estos ingredientes o piezas los conseguimos rompiendo elementos del escenario y eliminando a los oponentes.

El sistema se encuentra optimizado para que siempre sea posible tener piezas de sobra. De no tener alguna solo hay que volver atrás y romper más objetos del escenario a fin de conseguir el objeto en especial que necesitemos. Cuando comienza el montaje se nos van indicando las piezas a seleccionar de una interfaz circular. Cuanto más rápidos seamos más tuercas azules nos llevaremos al acabar el proceso de montado.

Otra de las novedades son los ataques y movimientos combinados. Si colocamos a nuestro personaje cerca de otro aliado, aparecerá una marca en el suelo que permitirá activar un modo combinado. Dentro de este modo los dos personajes pueden atacar más fuerte y realizar acciones especiales. Por ejemplo, para derrotar al Gran Trasgo es necesario hacer uso de ellos.

La tercera novedad se encuentra representada en una serie de runas luminosas dispersas por el escenario que lo que harán será darnos consejos e información de características que podríamos necesitar a lo largo de la partida. No hay que olvidar que los juegos de LEGO están dirigidos a niños como público principal, por lo que un elemento como este para no iniciados resulta un añadido de mucho valor.

Lo mismo podemos decir de la última característica: minijuegos que intentan hacer el desarrollo más ameno siempre teniendo en cuenta el estilo original de la propuesta. Lo que ha intentado TT Games es aprovechar bien los distintos elementos clave de las películas. Uno de ellos, el baile de limpieza de la casa de Bilbo, se materializa como un juego musical donde habrá que seguir el ritmo pulsando botones. Todo muy básico para que no tengamos dificultades a la hora de superar el desafío con éxito y así seguir avanzando a lo largo de la aventura.

Conclusiones

Los desarrolladores han mantenido la ambientación gráfica que ya conocemos de anteriores propuestas y realmente no hay una diferencia radical en este sentido. Los escenarios siguen llenos de detalles y representan bien los escenarios de las películas. La interacción con los decorados es amplia, para que podamos romper todo lo queramos y así obtener piezas de LEGO. Los personajes están animados de forma divertida y las secuencias siguen teniendo ese característico humor que se les da a todas las producciones de esta franquicia.

Si os gustó la película de El Hobbit o sois fans en general de El Señor de los Anillos, este es un juego que deberíais tener en cuenta y llegar a jugar. Su nivel de calidad es más alto incluso que las películas de El Hobbit, por lo que puede ser un buen entretenimiento alternativo.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...