La PSP

PSP

El otro día buscando entre los trastos que tengo esparcidos por mi habitación encontré – y recuperé- algo que había dejado que cayera lentamente en el olvido hasta pasar por alto todos esos buenos ratos que me hizo pasar y esas horas muertas que maté gracias a ella. Estoy hablando de la PSP.

La primera que salió y la última que tuve. Cuando la encontré metida en el cajón con el Final Fantasy Crisis Core aún metido en el UMD me vino a la cabeza el día en el que la conseguí. Fue un regalo de un amigo (al que aprecio mucho) hace ya mucho tiempo, y como tal los primeros años la disfruté muchísimo. Pero acabe cansándome de jugar siempre a lo mismo y cada vez tenía menos tiempo libre así que como muchas otras veces, dejé de hacerle caso.

Pero años más tarde la vuelvo a encontrar y me entra otra vez el gusanillo que me impulsó a jugar la primera vez. Pero esta vez quería que fuera una experiencia más personalizada, hacer lo que siempre había querido hacer con mi PSP pero no hice por pereza: piratearla. Así que cogí, me puse delante del ordenador y empecé el proceso.

No tardé mucho y al cabo de un rato la tenía lista para hacer con ella lo que quisiera. A todo esto, no os penséis que mi intención era jugar a las últimas novedades. No. Mi único motivo para recuperar la PSP del baúl de los recuerdos fue precisamente eso, la nostalgia por volver a jugar a títulos de SNES y PSX años más tarde.

Y ahora mismo me hallo con la PSP al lado y sonrío porque tengo en pausa el Final Fantasy VI mientras escribo este post. Qué decir que estoy volviendo a disfrutarlo como lo hice diez años atrás. Y eso es increible.

Foto │ Vida Extra

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...