La crisis en la industria de los videojuegos

Crisis

Mucho se habla en estos días de la crisis económica mundial. Es un tema preocupante, y a cada día que pasa más y más sectores parecen verse afectados por problemas financieros que obligan a cerrar empresas y despedir trabajadores.

Pero, como videojugadores, cabe preguntarnos hasta qué punto esto afecta a la industria que nos provee de nuestro ocio favorito. ¿Están las empresas de videojuegos en riesgo o por el contrario sus grandes éxitos la mantienen a salvo de cualquier crisis?

Es probable que la mayoría de los que lean estas líneas se planteen casi de inmediato que el sector del videojuego está sano y no existe motivo de preocupación. Al fin y al cabo, las videoconsolas vuelan de las estanterías de las tiendas y se venden millones de videojuegos al mes a usuarios de cualquier edad o sexo. En España, la Asociación Española de Distribuidores y Editores de Software de Entretenimiento (Adese), ha estimado que el 2008 ha sido un año mucho mejor en ventas que el 2007, y se estima que esta tendencia pueda continuar varios periodos más.

Durante esta generación hemos asistido a una de las mayores revoluciones de la historia de los videojuegos, la apertura al mercado «casual». Orquestada por Nintendo y sus consolas de manejo intuitivo, esta nueva estrategia ha permitido a los editores de software llegar a mercados sin explotar hasta ahora, como las personas mayores o el gran público femenino. Esta expansión de fronteras ha repercutido de forma positiva en la salud económica de la industria, de ahí los buenos datos obtenidos hasta ahora.

Sin embargo, puede ser pronto para lanzar las campanas al vuelo. Porque que a nivel global las cuentas salgan en verde no tiene porqué significar que no haya muchos estudios con problemas. De hechos, muchas desarrolladoras que nos han dado grandes juegos están teniendo serios problemas para mantener a sus plantillas e incluso están al borde la quiebra.

Es el caso de Factor 5, famosos por la saga Star Wars: Rogue Squadron. Este equipo no se ha recuperado aún del fiasco que supuso para ellos las ventas de Lair, y se ha visto obligado a cancelar un importante proyecto por falta de financiación.

Por poner otro ejemplo, el estudio británico Free Radical Design (TimeSplitters, Haze) no está pasando por un mejor momento. Su acuerdo con LucasArts se ha roto, y a estas alturas podría haber cerrado sus puertas definitivamente y de esta manera haber echado a la calle a decenas de trabajadores.

Haze

Un caso más cercano lo tenemos en Pyro Studios, que se ha deshecho de treinta empleados, algunos de ellos auténticos veteranos de la compañía. La ausencia de lanzamientos en los últimos años ha podido ser la causa principal de este movimiento.

Pero no sólo los pequeños y medianos estudios están pasando por una situación complicada. Los grandes también se están viendo obligados a reducir gastos ante un panorama más adverso de lo que creyeron en un principio.

Las moderadas ventas de las grandes apuestas para estas Navidades de Electronic Arts han forzado al gigante canadiense a reducir en mil trabajadores su extensa plantilla. Las estimaciones de mercado para Dead Space, Need for Speed: Undercover, Mirror’s Edge y RockBand 2 resultaron ser más optimistas que la realidad, y EA lo está pagando caro.

Podría continuar dando ejemplos, como el de Sony, que sigue acumulando pérdidas millonarias que quién sabe cómo recuperará. Sin embargo, con estos es suficiente para que abramos los ojos y nos demos cuenta de que el negocio de los videojuegos no es distinto a cualquier otro, y ante tiempos de crisis generalizada está tan expuesto a sufrir como cualquier otro sector.

Como usuarios, estos problemas están cancelando juegos que podrían habernos aportado mucho y se están desperdiciando talentos que podrían desarrollar grandes títulos en un futuro.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...