Kriby’s Dream Land revive para 3DS

Lo que Las Vegas es al mundo de los casinos y de los juegos de poker podría ser la tierra de ensueño de Kirby al videojuego clásico: el lugar dónde todo se hace posible. Kirby es uno de los innumerables personajes que se crearon durante la primera mitad de los años noventa: un periodo en el que, empujadas por una enfermiza fiebre del oro del género de las plataformas, las compañías se empeñaban en diseñar todo tipo de protagonistas estrafalarios con la esperanza de que alguno de ellos se convirtiera en un icono popular, al estilo de Mario o Sonic. Kirby, una especie de pelota fantasmal rosa creada para Nintendo por HAL Laboratory, tuvo mucho éxito y desde entonces ha continuado apareciendo en casi todas las consolas de la compañía japonesa.

El fantasma-globo de Nintendo vuelve al ataque en la 3DS

Los juegos de Kirby se han distinguido por explorar tres características que los diferenciaban de los juegos de plataformas arquetípicos: en primer lugar, el personaje puede despegar, lo que elimina el reto de la precisión de los saltos y, en consecuencia, reduce la dificultad; en segundo lugar, Kirby no derrota a los enemigos saltando sobre ellos, sino aspirándolos o escupiendo algún enemigo que ha aspirado anteriormente: de nuevo, nos encontramos con una habilidad del personaje que facilita las cosas al jugador; en tercer lugar, Kirby tiene la capacidad de copiar o absorber las habilidades de algunos enemigos.

Las dos primeras características ya las podemos encontrar en la primera aparición del personaje, el juego que ahora nos ocupa: Kirby ‘s Dream Land, un título para Game Boy que apareció originalmente en 1992 y que ahora Nintendo recupera en la Consola Virtual de su nueva portátil, la 3DS. La tercera mecánica, la de la absorción de habilidades, no se incorporaría a la franquicia hasta el segundo título (Kirby ‘s Adventure, NES, HAL Laboratory, 1992).

Aunque los juegos de plataformas de la principal franquicia de Nintendo, Super Mario, no se distinguieron nunca por ser los más difíciles de su género (un género que en aquellos años de éxito abundaba en juegos con dificultades desproporcionadas), con la franquicia Kirby Nintendo quiso dirigirse a un público menos diestro y reducir la dificultad, como puede deducirse fácilmente si tenemos en cuenta las características del personaje y de la jugabilidad que hemos comentado antes. La idea con Kirby ‘s Dream Land parecía ser la de crear un título que cualquier jugador pudiera terminar, lo que en aquellos tiempos no era muy habitual y que es un curioso antecedente de la filosofía en que se basa la compañía japonesa actualmente. El objetivo se alcanzó satisfactoriamente: la abundancia de potenciadores y de vidas, las continuaciones infinitas, la facilidad con que nos deshacen los enemigos, los niveles cortos y poco laberínticos y, especialmente, la nula exigencia plataformera gracias a las características del personaje, todo ello hace que superar Kirby ‘s Dream Land sea más fácil que perder una ronda de Texas Holdem con cuatro ases en la mano.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...