Koji Igarashi y su importancia en la historia de Konami

¿Qué juegos produjo Koji Igarashi para Konami durante los años en los que estuvo dentro de la compañía?

Koji Igarashi ha sido uno de los hombres más importantes en la historia de Konami de las últimas décadas. El varapalo que sufrió la empresa con su marcha fue similar al que se llevó con la marcha de Hideo Kojima. En ambos casos se daba la casualidad de tratarse de antiguos genios que habían aportado un gran talento a la compañía.

Por desgracia, antes de abandonar Konami, la presencia de Igarashi en las filas de la empresa había pasado a ser algo testimonial. Ya no tenía ni el interés ni la garra de antaño, y no parecía contar con la ambición que necesita un creativo para dar forma a importantes obras.

Este ex-desarrollador de Konami decidió formar su propio estudio, siguiendo los pasos de muchas otras mentes creativas que han salido de empresas grandes para optar por un negocio propio. A partir de ese momento la historia le ha dado la razón a Igarashi, quien ha triunfado de forma independiente. Lo ha hecho, principalmente, con la saga Bloodstained, que ya cuenta con dos entregas y que ha generado un gran revuelo desde que batiera todos los récords en Kickstarter. ¿Pero qué tuvo que ver Koji Igarashi en el éxito de Konami? Hagamos un repaso por las aportaciones que realizó en el tiempo durante el cual estuvo en la empresa.

Castlevania

La pregunta que se hacen muchos usuarios es si la aportación de Koji Igarashi fue tan importante para el desarrollo y continuidad de Castlevania. La respuesta es absolutamente afirmativa. Este desarrollador recayó en la franquicia para ponerse al frente de Castlevania: Symphony of the Night, el que está considerado como el epicentro de la saga. Tal y como se ha podido comprobar, ha habido un antes y un después para Castlevania a partir de este juego nacido en la primera PlayStation. En él Igarashi actuó de hombre orquesta, ocupándose del guion, de parte de la programación y trabajando también como director asistente. El punto de inflexión que supuso Castlevania: Symphony of the Night para la franquicia permitió evolucionar respecto a las entregas anteriores para abordar un nuevo estilo que se ajustaría al mercado en los años venideros.

Antes de Castlevania: Symphony of the Night, la saga había tenido pocas apariciones recientes, no dejándose ver más exactamente desde la época de los 16 bits. La entrada de Igarashi restableció el interés por la saga y lo popularizó hasta adoptar un nuevo modelo de negocio que no se había vinculado hasta ahora con la historia de los Belmont. Unos años más tarde Igarashi se pondría al frente como productor de Castlevania: Harmony of Dissonance, juego al que siguieron otros trabajos que contaron con su supervisión, como Castlevania: Dawn of Sorrow, Castlevania: Portrait of Ruin o Castlevania: Order of Ecclesia. Tuvo sus más y sus menos con entregas no tan explosivas, como las aparecidas en la generación de PlayStation 2, pero su importancia en la evolución de Castlevania fue clave.

Con el cambio de aires que se le proporcionó a Castlevania, pasando luego a manos de Mercury Steam en su trilogía moderna, Igarashi ya no tuvo nada que ver en el proyecto e imaginamos que eso le repercutió de una forma más severa de lo que se podría haber imaginado. El productor, cuyo último juego para Konami fue el título de puzles Leedmees de Xbox 360 y Kinect, se debía encontrar en una fase muy apática, sin tener ningún tipo de relevancia dentro de la empresa que le había visto brillar.

Tokimeki Memorial

Quizá no se le atribuye normalmente este crédito, porque obviamente el trabajo que ha realizado en la saga Castlevania eclipsa a cualquier otra aportación que haya realizado a Konami en su historia. Pero no hay que olvidar que Koji Igarashi ocupó una parte importante en el nacimiento de una de las sagas de simulación más importantes en la historia de los videojuegos: Tokimeki Memorial. El papel que desempeñó Igarashi en el debut de la franquicia en la consola PC-Engine fue el de guionista. Se ocupó del basto guion del que está formado el juego, que incorpora multitud de diálogos y situaciones en las que el protagonista, un chico anónimo, se va cruzando con diferentes chicas a las que puede llegar a conquistar. Si bien no es la figura más relevante en el historial de esta franquicia, sí se le atribuye un gran mérito por el trabajo realizado con la historia del primer juego.

Eso sí, Koji Igarashi solo tomó parte en el guion del juego original, tanto en la edición clásica de PC Engine como en la revisión más completa que se realizó en las consolas PlayStation y Saturn bajo el subtítulo de Forever with you.

Otros juegos de Konami

El debut de Koji Igarashi en Konami se llevó a cabo en el año 1991 con el juego de shoot’m up Detana!! TwinBee, otro de los clásicos de la empresa que no se olvidan con facilidad. Ocupó el papel de programador y demostró un gran estilo para realizar juegos del género de los matamarcianos. Para Konami este juego fue de una gran relevancia, ayudando a que Igarashi se hiciera un nombre en la empresa. Posteriormente trabajaría en la programación de Gradius II, con lo que terminó su aportación al género de los shoot’m ups hasta que en 2011 ocupara el puesto de productor para el lanzamiento de Otomedius Excellent en la consola Xbox 360.

Si dejamos de lado Castlevania y sus demás títulos ya indicados, Koji Igarashi también tuvo la oportunidad de compartir con los usuarios el juego Nano Breaker. Se ocupó de su producción y le proporcionó un estilo inconfundible, aunque el título no llegó a convertirse en el éxito de PlayStation 2 que podría haber sido. Recibió algunos títulos importantes, como el de juego más sangriento por parte de publicaciones como GamesRadar.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...