I’m OK. La fuerza de la venganza.

portada.pngI’m OK es un juego tan brutal, tan gore, tan falto de lógica y moral que hace que juegos como Postal 2 o Grand Theft Auto nos recuerden a Kingdom Hearts o Nintendogs. Terrible, repulsivo… Baste decir que entre el grupo de beta testers de la primera versión se encontraba un asesino en serie que cuando terminó de probarlo se echó a llorar por primera vez en cuarenta años…

Podéis descargarlo directamente desde aquí, de momento sólo está disponible para sistemas operativos Windows. Sabemos de antemano que va a levantar mucha polémica; los grandes medios de comunicación no se han atrevido a “meterle mano” por miedo a posibles actuaciones de asociaciones de padres y de socios de las mejores piscinas municipales de este país. En gameover.es hemos decidido aceptar el reto y las posibles consecuencias que pueda tener para nosotros hablar de este título. Sin embargo, nos vemos en la obligación de poneros en antecedentes.

ok_pee.jpgEsperamos que ninguno de vosotros nos discuta que Estados Unidos está lleno de auténticos personajes, su presidente George Bush es su mejor representante. El que hoy nos ocupa se llama Jack Thompson, y es uno de esos seres malvados que a veces salen de la mente de Stephen King en plena intoxicación de colonia Nenuco.

Al parecer el tipo es abogado y antes de ser el defensor de la inocencia de los jóvenes estadounidenses iba por la vida ganado juicios en casos de mala praxis médica. Se define a sí mismo como un cristiano conservador y republicano.

El día que se dio cuenta de que tenía superpoderes retiraron del mercado el disco “As Nasty as They Wanna Be”, Thompson alegaba que las letras del rapero Ice-T animaban a la gente a matar policías. Ese día decidió enfrentarse a Madonna y a la Mtv, pero como no pudo con ellos lanzó varios pleitos al mundo del entretenimiento electrónico.

En sus delirios paranoicos se compara con Jesucristo. Asegura que el ejército de su propio país utiliza los videojuegos para normalizar la violencia y acusa al Islam de promover la matanza de inocentes.

screen02.pngSuele tergiversar en la medida que puede los contenidos de los videojuegos, Bully, de Rockstars es un simulador de la matanza de Columbine, Los Sims 2 es una herramienta informática para pedófilos y Killer 7 es pornográfico. La penúltima ha sido pedirle a Sony 246 millones de dólares por daños a la juventud americana.

El juego que hoy nos ocupa surge como respuesta al reto de Jack Thompson: si alguien creaba un juego violento él donaría 10.000 dólares a la entidad benéfica que los programadores decidieran. Tan sólo tendría que estar basado en su artículo “Modest proposal”, y efectivamente I’m OK es un auténtico simulador de asesinatos. En cuanto dejes de jugar seguro que te dan ganas de coger un bate de béisbol y partírselo en la cabeza a tus vecinos, descargar una Uzi en El Corte Inglés o emborrachar a Ronald MacDonald para luego encerrarlo en la cocina del Burger King más cercano. Podéis ver un video del juego pulsando aquí.

I’m OK cuenta la historia de Osaki Kim, padre de un estudiante de secundaria asesinado por otro joven a golpes con un bate de baseball inspirado por un videojuego (¿Bully otra vez?). Osaki entonces jura vengarse de la industria del entretenimiento electrónico, convencido por Jack Thompson de que ésta es la verdadera responsable de la muerte de su hijo. Gracias a la ayuda de gran cantidad de armas, se dedicará a asesinar de la forma más violenta posible a empleados, abogados y toda persona relacionada con compañías de videojuegos.

screen03.pngEl título ha sido creado por Thompsonsoft, un grupo de programación formado por cuatro borrachines expertos en código sucio y un estudiante de intercambio que se ofreció a hacer la musiquilla a cambio de que le invitasen a una auténtica fiesta yanqui de piscina y tetas.

Juego de acción en 2D y scroll horizontal al más puro estilo Final Fight, Double Dragon o Renegade cuya mecánica consiste en ir avanzando por las cuatro fases de las que se compone. Tras acabar con la vida de todos los enemigos de la forma más violenta y cruel posible nos enfrentaremos a un “monstruo” de fin de pantalla. Entre las diferentes armas que componen el juego vamos a poder disfrutar de un bate de béisbol, una pistola, granadas de mano, cócteles molotov y machetes. La pantalla de bonus consiste en hacer puntería con los compradores de un Best Buy y recoger las monedas que dejan cuando caen abatidos. Con esas moneditas podremos comprar nuevas armas…

Los gráficos y el desarrollo del juego nos hacen rememorar títulos de los 8 bits gracias al pixelado que presentan y al look retro que destila el juego, pese a ello están bastante bien acabados. Aún así presentan un digno acabado. La música potencia la sensación de viaje en el tiempo, a ver si alguno adivina a qué juego pertenece. Y es que, sin estar descuidada, suena a antiguo y ya visto. Los efectos de sonido están en consonancia con un producto final del que hemos disfrutado bastante. Existe bastante variación entre los niveles y objetivos, con distintas cosas que hacer en cada fase.

screen04.pngSe echa de menos un modo para dos jugadores, a poder ser cooperativo. Por otra parte, la dificultad del juego no está lo suficientemente ajustada y produce la sensación de que a veces se dan situaciones imposibles de resolver que plantean la duda sobre si serán fallos en la programación o es que los chicos de Thompsonsoft son unos auténticos…

La historia del juego es bastante curiosa, vemos cómo satiriza al abogado Jack Thompson (que intenta sacar beneficio económico y fama gracias a la industria informática) y a los jugadores de videojuegos (presentados como auténticos zombies en busca de la última novedad para su videoconsola). Es el primer juego protagonizado por un personaje de ¡padre japonés y madre coreana! Ha prometido pasarse el juego llorando y meando… Destacar los cameos de Sagat de Street Fighter y Mario (haciendo el mejor doble papel de su vida como juez y monstruo final).

screen07.pngI’m OK es completamente gratuito y, aunque no va a escribir su nombre con letras de oro en los anales del software de entretenimiento, seguro que os arranca alguna que otra sonrisa. Para ser un jueguecillo hecho por cuatro energúmenos hemos encontrado detalles de calidad. Seguro que Jack Thompson ha recibido un nuevo golpe en su ideología conservadora y es muy probable que condene el juego, si no lo ha hecho ya…

Los aficionados más antiguos y con más experiencia encontrarán bastantes referencias o bromas privadas a títulos clásicos ya consagrados. Por cierto, os reto a que en los comentarios pongáis aquellos que seáis capaces de encontrar…

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...