Hugo Roborumble en Pc y Ps2

agente-hugo-roborumble.jpgEs curiosa la estrategia de Nobilis, que se atreve a resucitar a un personaje “muerto” (que ya tuvo conversión al mundo de los videojuegos) y que pertenece a un tipo de cultura basura televisiva que resurge (¿era mucho mejor que lo que tenemos ahora?). Qué tiempos aquellos anteriores a la TDT, en los que pensamos que era posible jugar a través del teléfono y en los que la inmortal Carmen Sevilla confundía el género de los niños que participaban en el programa. De todas formas, hubiera sido mejor que Hugo se hubiera quedado en el fondo de nuestras memorias.

hugo-roborumble-en-accion.jpgLa historia que trae detrás el juego es absurda como pocas. Geekdorph, el Señor de los robots, quiere facilitar el nacimiento a una nueva era en la que las latas de conserva se conviertan en amos del mundo después de haber reducido a la humanidad a la esclavitud. Afortunadamente, el jefe de la agencia de espionaje R.I.S.K. está al tanto y convoca ante su presencia a su agente secreto con más experiencia: Hugo. Gracias a los medios de comunicación modernos, Hugo va a poder moverse por varios lugares de la ciudad, Egipto y el espacio profundo. Todo lo que haga falta con tal de luchar contra los robots de Geekdorph. Hugo no estará solo, en esta ocasión tiene un Tex 2000, una tabla de surf que vuela dotada de la última tecnología. Lo que no se es cuanto dinero habrán pagado al guionista de la historia por ser tan original.

hugo-roborumble-por-los-tejados.jpgAgente Hugo Roborumble es un videojuego de carreras con cierto parecido a Wipeout, sobre todo al principio. Controlamos a Hugo, que subido a su hoverboard pasa a toda velocidad por pantallas repletas de enemigos y trampas. Hay varios tipos de circuitos. Su razón para la existencia es que tengamos que repetirlos, “carrera por puntos”, donde es necesario recoger una serie de bolas de energía repartidas por el terreno. En “contrarreloj” hay que dar tres vueltas dentro del tiempo limite. Por último “destrucción de robots” requiere que acabemos con los robots presentes en la pista.

hugo-roborumble-tomando-la-salida.jpgCon el fin de adornar un poquito la jugabildiad, los desarrolladores han provisto al hoverboard de tres funciones: protección, aceleración y salto. Cada uno de estos modos cambia el color de nuestra tabla y permite a Hugo moverse con mayor facilidad. Activar un cuadrado verde permite beneficiarse de un escudo provisional, activar un cuadrado azul nos otorga una aceleración que dura un rato y si activamos uno rojo Hugo vuela por los aires. La jugabilidad consiste en alternar entre los tres modos del hoverboard para cruzar las trampas y hacer añicos a los robots que se cruzan en nuestro camino. Poco apasionante, sobre todo porque los niveles demuestran una falta de inventiva tremenda por parte de los desarrolladores. El escaso número de circuitos (un total de nueve sin contar el jefe fina) nos llevará al final del juego de forma rápida. Esta es la razón por la que los desarrolladores han tenido que multiplicar las veces que es necesario pasar las pruebas. Y es que Hugo Roborumble es complicado. Es necesario pasar cerca de diez veces por el mismo sitio para poder cruzar un nivel.

La realización técnica es absolutamente catastrófica. Los escenarios y los distintos modelos de robots son muy feos. La supuesta utilización del motor Havok causará la carcajada en todos aquellos que se hayan montado alguna vez sobre una tabla. Ante la indigencia técnica y el desastre jugable sólo nos queda no recomendaros el juego bajo ningún concepto. Ni siquiera hará las delicias de los más frikis.

Gráficos: 25/100
Como para quedarse mudos. Los circuitos son asquerosos, los personajes feos, la animación mala. La impresión de velocidad nula y así con todo…

Sonido: 25/100
Temas musicales para oídos inquietos se mezclan con sonidos ridículos y los insoportables comentarios y gracietas de Hugo y Geekdorph.

Jugabilidad: 35/100
La jugabilidad se adapta sin problemas al control del pad de Ps2 y con algún inconveniente más en nuestros PC’s. El hoverboard es poco práctico e incontrolable cuando alcanza alta velocidad. La dificultad del videojuego es como para tirarse de los pelos…

Duración: 20/100
Un mal ajuste en la dificultad da lugar a una duración indebida para un juego que propone mínimos en su contenido.

Valoración General: 20/100
A veces, en Gameover, nos preguntamos como se atreven los editores a poner a la venta videojuegos como este. Nobilis presenta un juego sin interés a nivel jugable, con una realización patética y de una dificultad demasiado alta encaminada a aumentar la duración del mismo. Si al menos Hugo fuera un personaje actual, todavía venderían algo con la licencia. Nuestro consejo es que huyáis de él como si fuera el demonio.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...