Heroes of Ruin: acción y rol con enfoque multijugador

Heroes of Ruin fue uno de los juegos que hizo que el multijugador de Nintendo 3DS alcanzara nuevos niveles de rendimiento.

Todavía no es tiempo de reaprovechar los juegos que mejor aporte realizaron al catálogo de Nintendo 3DS, pero cuando eso ocurra, con remakes o recopilatorios, seguro que en algún momento reaparece Heroes of Ruin. Aunque la crítica no acompañó su lanzamiento con buenas calificaciones, este action RPG ofreció mucha diversión y un gran repertorio de batallas a las que era difícil resistirse.

Se metió de lleno en las sesiones multijugador e incorporó un buen sistema de intercambio de objetos con StreetPass, esa tecnología que añoramos con nostalgia de los buenos tiempos portátiles de Nintendo. Heroes of Ruin se fundamenta en que al comenzar la partida nos creamos nuestro propio mercenario personalizado, seleccionando entre cuatro clases distintas: vindicator, gunslinger, alchitect y savage.

La alchitect es un personaje que combina conocimientos de mecánica con magia, lo que le da capacidad para combatir de una forma totalmente original. Saca partido a lanzas cargadas con magia y tiene posibilidad de utilizar hechizos, mientras que sus conocimientos de alquimia le dan la opción de potenciar objetos y recursos. Se convierte en un personaje de gran potencia, tan eficiente atacando en la distancia como en el cuerpo a cuerpo mediante su arma de cerca. Como con las demás clases, podemos personalizar el aspecto del personaje para que por mucho que coincidamos con otro jugador que use nuestra clase no haya ninguna similitud.

El vindicator es el habitual tanque de los MMORPG y del género de los action RPG, contando con una poderosa espada con la que hace mucho daño a sus oponentes en distancias cercanas. Además, este personaje incluye la posibilidad de poner estados alterados a sus compañeros y capacidad para curarse cuando sea necesario. En cuanto a su aspecto, tiene un estilo felino y llama mucho la atención por lo salvaje que resulta, tanto en diseño como en sus movimientos y técnicas de combate.

El gunslinger tiene un aspecto muy diferente, siendo un personaje de ataque a distancia, tanto con sus pistolas como haciendo uso de un gancho que permite reducir la velocidad a los oponentes. El movimiento de esta clase es mucho más rápido, pero también es más débil en distancias cercanas, lo que produce, sobre todo en combates contra jefes, que pasemos problemas si no sabemos esquivar de la manera adecuada.

Por su lado, el savage es un personaje más plano y clásico, pero que también aporta un buen punto de vista, sobre todo en sesiones multijugador.

Comienza la aventura

El juego nos mantiene muy ocupados, de misión en misión, de conversación en conversación. El sistema de diálogos es efectivo, plasmándose con una serie de posibles respuestas a las preguntas o contextos en los que nos encontremos con otros personajes. Una vez recibamos un encargo, lo habitual será terminar en una mazmorra en la que enfrentarnos con todo tipo de criaturas bajo una mecánica rápida y muy adictiva. Por ejemplo, podemos visitar las típicas ruinas de los RPG, en las que nos encontramos con multitud de oponentes de múltiples formas y diseños. Nuestro camino no termina sin el encuentro con personajes NPC que dan información adicional y que ayudan a poner rumbo a Nexus. Este lugar, como su propio nombre indica, sirve como nexo de todo lo que nos encontraremos en el mundo de Heroes of Ruin.

Nexus es una ciudad que sirve como punto de unión para todas nuestras aventuras. Volveremos a este lugar cuando terminemos misiones y al finalizar encargos, y nos encontraremos con todo tipo de personajes NPC que nos podrán facilitar misiones y desafíos. Además, sirve como centro neurálgico de todo lo relacionado con el comercio en Heroes of Ruin. Una vuelta por Nexus significa tener a nuestra disposición, tal y como se puede apreciar en el mapa de la pantalla inferior, un gran abanico de posibilidades al cual prestar nuestra atención.

Con Heroes of Ruin se ponen de manifiesto muchas de las ideas que más éxito tienen en el género y que hacen de la experiencia una partida muy entretenida. La visualización es de cámara superior y la interacción con los escenarios nos permite eliminar multitud de objetos y elementos que encontremos por el camino. La visualización en tres dimensiones ayuda a darle profundidad a lo que vemos en pantalla, y destaca especialmente para representar la trayectoria de las balas o los llamativos diseños de los enemigos.

El sistema de control está muy bien implementado en los botones frontales de la consola, siendo configurables las habilidades y los movimientos especiales de cada personaje. La base de este reparto de botones está influida por los action RPG de consolas, proporcionando una buena experiencia de juego y control. Además, los enfrentamientos contra enemigos son variados y rápidos, incluida la presencia de jefes de nivel en los que hay que emplearse a fondo.

Los gráficos de las mazmorras son bastante oscuros y siniestros en consonancia con la ambientación peligrosa y medieval en la que se introducen los jugadores, pero aderezada por los efectos de iluminación que acompañan a los ataques especiales. Además, hay que destacar que el juego mueve una buena cantidad de enemigos en pantalla.

Multijugador de gran nivel

Heroes of Ruin es un juego que está centralizado en el modo multijugador, y aunque en monojugador podemos dar constancia de ser un título muy adictivo, con hasta tres amigos la experiencia todavía es más cautivadora. Este modo multijugador es de tipo drop in, drop out, lo que significa que permite entrar y salir de los grupos de manera dinámica, lo que animará a partidas más rápidas y a que en general sea muy fácil encontrar jugadores de cualquier parte del mundo con los que disfrutar.

Heroes of Ruin es un título que apuesta por una mecánica tipo Diablo y que nos introduce en escenarios de gran tamaño con una gran cantidad de enemigos esperándonos por el camino. La recolección de objetos, cumplimiento de misiones y el habitual enfrentamiento contra jefes hacen que este título de n-Space cumpla con todas las exigencias que tenemos del género. Tal y como si estuviéramos en un Diablo portátil, en Heroes of Ruin el multijugador es fundamental. Podemos comenzar una partida tanto creando nuestra propia aventura como uniéndonos a la partida que algún otro usuario esté viviendo. El sistema nos busca las partidas disponibles e indica el número de jugadores que ya se han conectado a cada una. Se ofrece información adicional para que sepamos a qué misión nos enfrentamos, por lo que existe un buen sistema de elección de partida.

De todas formas, si comenzamos nuestra propia partida y definimos las opciones con apertura para la zona mundial, permitiremos que tres jugadores más se puedan unir a nosotros de manera dinámica. En este caso se aplica el sistema por el cual los jugadores pueden entrar y salir con libertad de nuestra partida. No tenemos que darnos códigos de amigo para hacer reuniones y tener con quien jugar, y tampoco dependemos de que quienes entren esperen a terminar la pantalla o se marchen a mitad de camino. Esta es una grata ventaja que nos da opción a que las partidas online sean muy abiertas. Cuando algún jugador se una a la partida podremos ver su flecha marcada en el mapa y organizarnos para avanzar de manera común aprovechando los recursos de cada personaje.

En este aspecto juega un papel muy importante el chat de voz, algo que prácticamente es imprescindible a la hora de avanzar de manera sólida combinando recursos con los demás personajes. Para iniciar una emisión de voz tenemos que mantener pulsado el botón L de la consola. El sistema funciona a modo de transmisor, por lo que solo se escuchará nuestra voz cuando pulsemos el botón, dejando el resto del tiempo el canal de escucha libre para oír lo que digan nuestros compañeros.

A la hora de jugar tener tres jugadores añadidos ayudándonos a combatir contra los enemigos se convierte en una experiencia a disfrutar. Es difícil, en algunos momentos, poner de acuerdo a los usuarios, pero el chat de voz ayuda. Al llegar a determinadas zonas del nivel deberemos reunir al grupo con el objetivo de seguir avanzando, y la individualidad será algo que quedará en segundo plano en la mayor parte de los casos. Por su parte, la combinación de talentos y habilidades también aporta un toque especial al juego, especialmente cuando nos encontramos a punto de combatir a alguno de los muchos jefes de nivel. Es en estos momentos, cuando vemos a los jugadores usando sus ataques, lanzando habilidades y disparando a distancia sus técnicas más poderosas cuando el multijugador gana sentido adicional.

Hay sistema de comercio de objetos, con el cual podremos conseguir esos items que necesitamos, y todos los elementos habituales del género, como subida de niveles, adquisición de habilidades y personalización de los personajes. Aunque solo hay cuatro clases de héroe, es difícil ver que dos personajes en el grupo tengan el mismo aspecto, debiéndose esto a los variados parámetros de personalización. Además, cuenta con opciones adicionales. Por ejemplo, es posible sacar partido a los objetos que tengamos o a otros de los usuarios por medio de StreetPass, con el objetivo de quitarnos de encima lo que nos sobre y de conseguir nuevos elementos.

Conclusiones

Jugar a Heroes of Ruin confirma el buen trabajo que realizó la ya desaparecida n-Space con este título exclusivo de Nintendo 3DS. La fórmula del hack’n slash se elevó a su máxima expresión portátil mediante una jugabilidad muy depurada, rápida y adictiva, que depositaba parte de su atención en una buena gestión de habilidades, mejora de personajes y equipamiento con tanta profundidad como los fans más roleros puedan desear. En el aspecto gráfico también se apreció que se sacó un buen partido de la potencia de Nintendo 3DS, por lo que posiblemente habría merecido mejores notas de las que llegó a tener.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...