Harry Potter y el príncipe mestizo para Nintendo Wii

Harry Potter siempre no ha terminado de graduarse en Howgards. Le quedan aún dos años para graduarse (sobre todo asignaturas optativas). El Príncipe Mestizo nos invita a acompañarlo en su sexto año de aprendizaje. Y todo con eso de “el que no se puede decir como se llama”.

Cada nueva película Harry Potter se acompaña inevitablemente de un nuevo videojuego. Harry Potter y el Príncipe Mestizo no iba a saltarse la norma y acompañará a la salida de la película en la gran pantalla. El juego seguirá globalmente la situación descrita en los libros, añadiendo no obstante algunos pequeños aportes para volver las cosas un poco más interactivas a los jugadores. Según los desarrolladores, solamente la manejabilidad (y la realización) debería distinguir las versiones de Harry Potter y el Príncipe Mestizo en las consolas de sobremesa. Sin embargo, la edición Wii no se encontrará en el último lugar como viene siendo habitual ya que ha servido de base para crear el resto de juegos. Algo que pudimos descubrir en el E3 2008.

La Wii ha sido elegida como versión privilegiada, está bien para las funciones de movimiento que inspira. Se encuentra así una utilización convincente de los mandos sea cual sea la secuencia de juego. Para el Quidditch, se trata de servirse del indicador para guiar la escoba de Harry a través de estrellas gigantes y que le ayude coger el snitch de oro. Para los duelos de hechizos, el Wiimote se transforma inmediatamente en varita mágica. Al esgrimirlo en los aires, el muchacho lanza un ataque. Cuanto más rellena esté la barra, más potente será nuestro ataque. Como contrapartida, Harry se muestra vulnerable a los ataques desfavorables. Para protegerse, debe mover el Wiimote y el Nunchuk hacia él, mientras que los movimientos hacia arriba, la parte baja o los lados desencadenarán distintos conjuros. Por primera vez, podremos jugar a dobles en los duelos.



La última secuencia que pudimos ver consistía en la preparación de una poción mágica. Allí el Wiimote se encontraba en el centro del asunto. Permitía en efecto recoger los frascos de líquido, y los distintos ingredientes necesarios para la mezcla. Una especie de Cooking Mama mágico, estos niveles requieren paciencia, precisión y destreza puesto que es necesario a veces echar exactamente algunas gotas de un producto para no hacer estallar la comida. El Wiimote permite también atizar el fuego para hacer hervir más rápidamente o ventilar la pantalla si hay demasiado humo.

El resto del juego, que desgraciadamente no pudimos descubrir esta vez, debería por su parte consistir en una exploración meticulosa, ya sabéis lo largos que son los pasillos de Howgards. Habrá que esperar a ver algo más desarrollado para emitir un veredicto.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...