Gizmos en la Madrid Gaming Experience

La Madrid Gaming Experience se lleva a cabo en la capital como sucesora de la Madrid Games Week organizada por Game e IFEMA.

Asistimos a la Madrid Gaming Experience

Por supuesto, hemos estado en Madrid Gaming Experience. ¿Cómo nos íbamos a perder un evento de estas características? Sabíamos que después de Barcelona Games World sería difícil igualar una feria como esta, pero también teníamos claro que el estilo del evento resultaría muy distinto. Al fin y al cabo, el modelo que ha adoptado IFEMA con la cita de Madrid es más parecido a Gamergy que a lo que recordamos de años anteriores como Madrid Games Week o previamente Gamefest. ¿Esto qué quiere decir? ¿con sinceridad? Que nos hemos quedado bastante decepcionados con la organización y con la propuesta en general. Esperábamos más de la que trata de ser la feria de referencia en la capital.

Cuando los videojuegos desaparecen

Quizá es un poco alarmante decir que los videojuegos no hacen acto de presencia en Madrid Gaming Experience, porque no es verdad, pero sí los videojuegos que solemos esperar en uno de estos eventos. Los usuarios normalmente vienen a probar las novedades, aquellos títulos que todavía no se han comercializado y que llegarán en los próximos meses (antes de la campaña de Navidad normalmente). Y justo ese tipo de juego, que fue el que reinó en Madrid Games Week, no tiene prácticamente ninguna presencia en Madrid Gaming Experience. ¿El motivo? Nos da la sensación de que es más burocrático y político que cualquier otra cosa.

La organización de este evento siempre ha estado caracterizada por Game y su monopolio de la venta de videojuegos. Al ser la organizadora ha tenido fuerza suficiente para delimitar quién puede y quién no puede asistir, y lo que no ha permitido nunca es que asistan otras tiendas como ella que le puedan hacer la competencia. Harina de otro costal son los puestos que desde la zona Retroworld venden videojuegos, normalmente antiguos. Estos stands, que facturan varios miles de euros en cada feria, quedan fuera del radar de Game por no estar considerados una amenaza (cuando en realidad sí lo son aunque el ego de la cadena se lo impida ver).

Ese bloqueo de la venta de juegos y productos ha sido asfixiante. Es un buen reflejo del estado de la industria en España, donde el mercado da tumbos y solo respira en cuanto a venta gracias a las tiendas online que se encuentran trabajando día a día para hacerle la competencia a Game. Quizá por todo ello y por las altas cotas de precios que han representado siempre los stands de exposición en la feria de Madrid, las empresas hayan decidido ignorar el evento. Para ellas la ocasión ideal fue Barcelona Games World y en segunda medida el Salón del Manga de Barcelona, que justamente se celebra exactamente en las mismas fechas.

Eso ha llevado que cuando recorremos Madrid Gaming Experience solo encontremos dos empresas representadas (y gracias). Tenemos a Microsoft con un enorme espacio de juego y un par de títulos inéditos, y a BadLand Games, que sigue demostrando que si por ellos fuera estarían enseñando sus juegos casa por casa para demostrar a los usuarios la gran calidad de los mismos. Si quitamos a estas dos empresas nos queda una feria que no tiene novedades, ni más ni menos. ¿Nintendo? Está en el Salón del Manga ahora mismo. ¿Bandai Namco con sus montones de títulos? También están en el Salón del Manga. ¿Sony? Tiene activa una campaña de Halloween en su PlayStation VR Gate de Madrid, haciéndole la competencia de forma indirecta. ¿Se puede organizar una feria de estas dimensiones sin el apoyo de las grandes compañías? Ni mucho menos.

Público de Madrid Gaming Experience

¿Y qué hay entonces?

Antes hacíamos referencia a Gamergy (y también deberíamos compararlo a las Frikiolimpiadas por la mezcla de actividades), así que os lo podéis imaginar. Tenemos amplias zonas de gaming donde competir en los más variados juegos. Y no es que tengamos nada en contra de los eSports, pero nosotros tenemos muy claro que si pagamos el acceso a una feria y nos chupamos las colas (que por suerte al ser prensa no lo hacemos) es porque vamos a jugar a cosas a las que no podemos jugar en nuestra casa. Porque no, no entendemos que jugar a League of Legends en este evento sea mejor que hacerlo en casa. Si al menos hubiera un personaje nuevo, un nivel que se presentase… algo exclusivo que justificara todo el tinglado… pero no lo hay.

Las competiciones de eSports son absorbentes y tienen su público. Ya sabéis qué tipo de público es. Y de la manita de este público tenemos a los youtubers, que también gozan de una amplia presencia en Madrid Gaming Experience. No los más famosos, porque parece que para esos no hay presupuesto, pero sí los suficientes como para hacer que los niños corran por los pasillos. Y corren más, sobre todo, teniendo en cuenta que se está repartiendo cerveza a menores de edad. Que sí, que sí, con una ínfima cantidad de alcohol y con limón, pero tiene alcohol. La organización brilla por su ausencia.

Hay que jugar más a Sim City

Recomendamos a los organizadores del evento que el año que viene, si es que lo hacen, inviertan unas horas en diseñar espacios en Sim City, Los Sims o similar. Porque la forma en la cual han aprovechado los dos pabellones que ocupa la feria (12 y 14) es relativamente lamentable. No solo no hay división en las áreas, sino que todo está mezclado como si fuera una ensalada de verano. Se mezclan los puestos de tiendas de manga con los de retro de forma que no parezca que se ha cambiado de zona y entre medio hay puestos de comida que llenan todo de un pestazo considerable. Sentimos en el alma la mala suerte que han tenido los stands de tiendas que estaban al lado de los puestos de comida. Primero: por los olores. Segundo: porque las colas a la hora de comer tapan cualquier posible intento de venta.

Microsoft en Madrid Gaming Experience

Por no decir la falta de control en los productos a la venta en los stands. No hablamos de si el merchandising es original o no, porque eso lo consideramos una batalla perdida (un 5% es original a lo sumo), sino de la mala gestión en general. Existen los stands de la zona de tiendas de manga, que se supone que pagan unas cantidades respetables por estar ahí y tener la exclusividad de poder vender lo que quieran. Y existen los stands de la zona de retrogaming, donde ya nadie se corta un pelo en vender productos que no se engloban en el retro y que le hacen la competencia directa a los de la zona de manga que han pagado mucho más que ellos por su espacio. Es el despiporre personificado.

¿Pero queda algo bueno?

Algo hay. Hay que reconocer que la zona de pinballs y recreativas, aunque es más pequeña de lo que iba a ser en realidad (eso hemos oído) es absolutamente fantástica. Las consolas antiguas enchufadas con los asientos sobran, pero los arcades y los pinball por la comodidad de juego que proporcionan son una auténtica maravilla. Por otro lado, en la zona de manga hay algunos autores vendiendo sus obras, muy pocos, pero menos es nada. Y en el área de juegos indie hay desarrolladores españoles que están mostrando sus juegos, aunque con mucha menos demanda que por ejemplo en Madrid Games Week. Además, la zona de Gamelab está dando buenas conferencias, todo lo contrario a las que se han organizado en el área de manga, con un espacio muy mal organizado.

Pero no se vayan todavía, porque aún hay más. Aprovechando el puente, los organizadores de la feria han tenido la genial idea de que dure 5 días. El Salón del Manga ha aprovechado y la ha alargado hasta cuatro días, lo que vemos razonable, sobre todo por las actividades que tiene, pero cinco días es una cantidad simplemente delirante. En definitiva, Madrid Gaming Experience todavía tiene día y medio por delante y no es mala feria, pero no es el evento que recordábamos. Se trata de una propuesta distinta para un público muy diferente.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...