Gizmos en la Madrid Games Week: Call of Duty: Black Ops III triunfa de nuevo

El equipo de Gizmos tuvo la ocasión de probar el juego Call of Duty: Black Ops III a lo largo de la Madrid Games Week.

Call of Duty Black Ops III

Era de imaginar que no podía haber celebración de Madrid Games Week sin una nueva entrega de la saga Call of Duty presente de por medio. Es prácticamente obligatorio, porque Activision ya se ha ocupado de garantizar que su franquicia esté presente en todas las ediciones y que siempre atraiga a los usuarios con sus nuevas características.

Una vez más, la zona de Call of Duty estaba cerrada a cal y canto, por lo que los usuarios solo podían entrar respetando la cola e invirtiendo un buen rato para el acceso. El interés del público era enorme, dado que Call of Duty: Black Ops III viene pegando fuerte con novedades que lo perfilan como una de las entregas de la saga más interesantes de los últimos años.

Cuando llegaban a la cabeza de la cola los jugadores accedían a la sala privada dedicada al juego donde había dos áreas de consolas en multijugador para disputar emocionantes partidas. La propuesta de Activision era que combatiéramos en dos equipos divididos a cada lado de la isleta de consolas para ver cuál de los dos era capaz de obtener más bajas. Cómo no, entre los asistentes hubo de todo, pero los especialistas en Call of Duty supieron demostrar su experiencia.

El juego se nota muy mejorado, rápido, frenético e intenso. Es parte de la filosofía que acompaña a Call of Duty en las partidas multijugador y que se perfecciona para esta edición. Antes de comenzar a combatir pasamos un rato respetable en la creación y personalización de nuestro personaje. Tiempo bien invertido, porque había tantas opciones de clase y características que había que pensarse muy a fondo el tipo de personaje que queríamos ser en el campo de batalla. También se le proporciona al jugador la habitual serie de opciones para personalizar su armamento, lo que luego permite llegar a un punto en las partidas en las que será más fácil acabar con los rivales.

Los tiroteos durante la refriega fueron constantes. La demo situó a los jugadores en un escenario de no demasiado tamaño, una estructura con distintas zonas muy viable para crear situaciones en las que resultaba fácil morir. Por suerte, la regeneración era automática, así que nadie tenía que esperar al momento justo para reaparecer. Al finalizar la partida, como es costumbre en los eventos de Call of Duty y en otras Madrid Games Week, los jugadores recibían una lata de bebida Monster del sabor que prefirieran. ¡Para recuperar las fuerzas!

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...