Gift from the Gods, el precursor de God of War

giftfromthegods.gifAntes de que God of War nos hiciera redescubrir la mitología clásica griega ya hubo un juego en el Spectrum que trataba el tema, se titulaba “Gift from the Gods” y nos hacía revivir los momentos más apasionantes de la historia clásica de Grecia. Baste decir que la acción se desarrollaba, nada más y nada menos que en el Palacio de Mycenae. Allí, nuestro héroe Orestes, ayudado por los dioses volvía para recuperar su reino, que se encontraba en manos de su malvada madre y un padrastro traidor. Su madre, Clytamenestra, había eliminado a su marido y reina sobre sus dominios con su conspirador Aeglstus: ambos habían desterrado a sus hijos Orestes y Electra.

giftofthegods2.gifOrestes, guiado por los dioses Zeus y Apolo hasta el Monte Parnaso se dispone a vengar a su padre Agamenon, y restaurar el poder de la casa de Atreus. Electra, su hermana se encontraba prisionera en las catacumbas bajo el Palacio de Mycenae. El Palacio se encontraba diseñado en forma laberíntica, con cámaras interconectadas, algunas de las cuales contenían ciertos objetos de forma especial que eran conocidos bajo el nombre de Euclideas. Estas cámaras fueron creadas por los dioses para castigar a los mortales Los objetos son diseños geométricos basados en triángulos, circulos y cuadrados de los cuales destacaban seis; que si conseguíamos colocarlos en la cámara del guardián correctamente nos revelaban el lugar donde se encontraba la salida y la clave del éxito. En esta cámara había que tener mucho cuidado, ya que era el lugar que habitan los semidioses. Estos no tenían ningún problema en utilizar para desviarnos de nuestro camino. Esas criaturas ilusorias podían hacernos perder energía. Electra era una de las piezas claves de la aventura: los dioses la habían puesto en nuestro camino para guiarnos hasta los lugares donde nunca había pisado ningún ser humano.

Gift from the Gods era un videojuego muy completo que introdujo toda una revolución en el concepto de los movimientos de los personajes. Orestes corría, giraba, andaba hacia atrás y volaba en ocho direcciones. Por si fuera poco, podíamos atacar con la espada de dos formas distintas. Algo nunca visto hasta ese momento en el Spectrum. La excusa perfecta para comprarlo era que además de un gran videojuego suponía una magnífica introducción a la mitología griega. Los amantes de las aventuras antiguas pueden descargarlo desde aquí y jugar con Gift from the Gods desde un emulador.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...