Gaist Crusher, el último juego de Treasure

Treasure no triunfó con su último juego, un título de acción de corte infantil producido por encargo de Capcom.

Treasure es una de las desarrolladoras del mundo del gaming de mayor leyenda. Pero la compañía ha ido reduciendo su trabajo de forma drástica hasta prácticamente quedar inactiva. Su último juego fue Gaist Crusher y, más exactamente, una segunda versión del mismo complementaria con contenidos adicionales. Este título se lanzó en Nintendo 3DS en 2013 y 2014. No sabemos si la empresa volverá a ofrecer un juego nuevo en el futuro, pero no está de más que conozcas este último título que lanzaron y que, por desgracia, solo se comercializó en Japón.

Gaist Crusher fue un encargo de Capcom a Treasure para dar forma a un producto transmedia que pudiera triunfar en distintos frentes. Y se desarrolló, desde el inicio, pensando en los gustos de los niños japoneses. Si triunfaba, Capcom tendría entre manos una licencia con la que sacar mucho dinero. Hoy día sabemos que el plan no salió bien por mucho que Gaist cumpliera todos los puntos para convertirse en un gran éxito. En ocasiones, simplemente el juego no conecta con la audiencia, al menos, no lo suficiente.

En el juego un grupo de jóvenes se hacen con el poder de unas armaduras que les permiten combatir contra unas terribles criaturas que están invadiendo el mundo. Esta historia se utiliza en el juego de Nintendo 3DS y también sirve como marco argumental tanto del manga (de Yasuki Tanaka) como del anime (producido por Pierrot).

Juego con sabor a clásico

Hay algo en Gaist Crusher que nos recuerda a los animes de la década de los 80 donde un grupo de héroes se embuten en armaduras para combatir enemigos. El concepto también bebe, en cierta manera, de las series donde los protagonistas coleccionan monstruos y mascotas, pero cuenta con un aire un poco más ochentero. El argumento comienza, en el inicio de todo, en el año 2047. En aquel entonces se descubre bajo tierra el misterioso mineral metálico bautizado como Gaimetal.

La particularidad de este mineral se encuentra en que reúne una gran cantidad de energía, lo que puede ser muy valioso y aplicable de distintas maneras. El primer Gaimetal se localiza a nada más y nada menos que 50,000 metros de profundidad. Como era de imaginar, este hallazgo provoca que las autoridades de todo el mundo comiencen a excavar en la Tierra a unos niveles de profundidad similares para encontrar más muestras de Gaimetal. Y lo cierto es que encuentran estos minerales, pero en 2055, menos de diez años después, se encuentran con algo más: con los Gaist. Se trata de formas de vida, criaturas monstruosas de distintos estilos, que tienen su cuerpo formado principalmente por minerales Gaimetal. Los Gaist no son precisamente amables, sino que tienen intenciones destructivas. Dicho esto, no tardan en descontrolarse y en atacar a la humanidad de forma agresiva.

Un tiempo después, en el año 2064, los científicos descubren que pueden llegar a utilizar los minerales Gaimetal como elementos fundamentales en armaduras de combate. Se las conoce como Gaist Gear y pasan a estar utilizadas por un grupo de valientes jóvenes. Con estas armaduras, los protagonistas, Rekka, Hayato, Kurama y Siren, tienen la oportunidad de enfrentarse a cualquier tipo de Gaist. Uno de los rasgos más determinantes de las armaduras es que pueden cambiar entre distintos modelos dependiendo de las necesidades de cada batalla.

Monstruos terroríficos con los que luchar

El juego combina dos estilos de enfrentamiento distinto a lo largo de su modo historia. El primero es el que nos coloca en escenarios a través de los que vamos avanzando, derrotando a los distintos enemigos que aparezcan a nuestro paso. Es un juego de acción y combates con cámara en tercera persona bastante tradicional y sin sorpresas, proporcionando al usuario una amplia selección de técnicas para acabar con sus enemigos. El otro es el referente a los enfrentamientos contra jefes, que al fin y al cabo viene a ser lo que le da chispa y esencia al juego.

En todos los combates se pone a prueba la habilidad del usuario por medio de rutinas de movimiento que varían bastante entre un jefe y otro. Hay más de 100 Gaist distintos, así que no es precisamente fácil memorizar las acciones de cada uno. Es más recomendable improvisar, analizar al oponente y buscar los huecos en los que podamos hacerles daño con nuestras técnicas más poderosas. Si tenemos suerte, al terminar un enfrentamiento contra los Gaist será posible obtener un Gaimetal con el cual recibir una nueva armadura.

A la hora de combatir contamos con distintos botones de ataque en dos configuraciones distintas: con arma o sin arma. En cada uno de los dos modos tenemos ataques personalizados, así como también un movimiento especial personal que se realiza solo al cargar la barra de energía correspondiente. Como acción adicional contamos con la oportunidad de transformarnos en un Gaist durante tiempo limitado, lo que nos proporciona la habilidad de realizar ataques distintos y aún más poderosos.

La velocidad de los enfrentamientos y lo bien que funciona el sistema de control hacen de Gaist Crusher un juego especialmente divertido y para todos los públicos. Coleccionar las armaduras Gaist para tener armas distintas y cambiar el aspecto del personaje es un punto muy positivo a la hora de dar profundidad al juego. Además, todo está aderezado por mucho color y escenas de vídeo en las que podemos ver que los personajes principales tienen cierta inspiración en el mundo de los superhéroes sentai. El resto del apartado técnico enfatiza el uso de una banda sonora especialmente movida y de ritmo rápido, mientras que en los enfrentamientos lo que más destaca son las transformaciones de los protagonistas en Gaist, que se materializan con forma de distintos animales y criaturas (desde dragones hasta escorpiones gigantes).

Una pena que no triunfase

Gaist Crusher merecía causar un impacto superior. Treasure dio forma a un juego muy completo y divertido que, quizá, llegó en un momento en el que el mercado ya estaba un poco saturado de este tipo de propuestas. Que no se apostase por él fuera de Japón también fue un obstáculo, aunque es cierto que resultaba demasiado infantil para jugadores adultos y que, para los niños occidentales, no tenía tanto atractivo como para los japoneses. En definitiva, es una lástima que no llegase más alto y que, por el camino, dejase a Treasure tan inactiva.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...