Fable III enciende la revolución en nuestras consolas

La nueva entrega de la saga de aventura fantástica ideada por el genio de los videojuegos, Peter Molyneux, llega con buenas dosis de acción, humor y sobre todo, un ambiente revolucionario.

Albion, el lugar de nuestra aventura, cuenta con paisajes de todo tipo

50 años después de los sucesos que alzaron al Rey Logan al poder del Reino de Albion, llega la aventura en la que nosotros seremos el auténtico y particular protagonista de una historia de acción, estrategia y mucho humor. Fable III. En esta última entrega de la aclamada saga Fable, no ha transcurrido mucho tiempo desde como se cerró el anterior juego. Sin embargo, los cambios han sido de lo más intensos y el reino ha evolucionado hacia una revolución industrial sin precedentes. Así, Albion se encuentra en una grave situación de inestabilidad fruto de la mezquindad de su gobernante, siendo arrastrado hacia el caos y la guerra. Fable III empieza con fuerza revolucionaria.

En este hirviente caldo de cultivo de ambiciones y cambios sociales se sumerge nuestro protagonista, el hermano del Rey e hijo del anterior soberano. Y nosotros, el jugador, seremos los que elegiremos como servir los platos de esta revolución, ya que las decisiones que tomemos serán cruciales para el desarrollo del mundo que nos rodea. Estamos pues ante un título que, siguiendo la estela de otros grandes que han apostado por la dualidad moral a libre elección del usuario, explota la capacidad de libertad de todos nosotros y que nos empujarán hacia un destino u otro. Así, podremos movernos por el bien común o servir únicamente nuestros propios intereses. Podemos llegar a ser un rebelde de fuertes convicciones sociales, del mismo modo que tal vez acabemos emulando al tirano contra el que nos habíamos revelado.

Desde el primer momento en que nos introducimos en el juego se nos mostrará nuestros objetivos cruciales: crear alianzas con otros compañeros para llegar a ganarnos el apoyo necesario para realizar esa revulsión del orden opresivo establecido. Esto implica, claro está, introducir nosotros mismos grandes cambios en las vidas de todos los que viven en Albion. Estos personajes que nos iremos topando a lo largo del juego, y de relevancia en el reino, van desde importantes soldados relegados al exilio, hasta jefes de poblados olvidados o líderes de grupos criminales. Son elementos, pues, que resultarán el motor de avance de nuestra aventura, siendo a la vez ellos fuertemente influenciados por nuestro pensar y comportamiento.

La posibilidad de convertirnos en nuestro propio héroe o anti-héroe, a través de una historia extraordinaria que combina de forma sublime acción, drama y humor, hacen que la tercera entrega de Fable suponga un gran paso adelante en la saga. Pasaremos entonces, de ser un simple revolucionario a alzarnos hasta llegar al trono con la trascendencia de nuestra voluntad. Los caminos que tomemos, sean en la dirección benévola o en la pérfida, nos llevarán a aventuras únicas. Todo el reino y el destino de sus miles de ciudadanos se verá afectado por nuestras decisiones.

Como nos relacionemos con los personajes será crucial para avanzar en nuestra historia

La interacción es uno de los puntos más cuidados en Fable III, y un sistema de expresiones totalmente renovado nos permitirá relacionarnos con el mundo de Albion de una manera realmente sorprendente. Además, éste evolucionará de forma constante según nuestra moralidad y el estilo de combatir, llevándonos a una combinatoria de múltiples desarrollos exclusivos para cada jugador. La acción está en perpetuo movimiento y el sistema de combate también ha sufrido grandes mejoras que nos permitirán combinar todo tipo de ataques (cuerpo a cuerpo, mediante armas o con hechizos), para dar resultado a infinidad de estilos de lucha.

Además, no estaremos solos en nuestra causa revolucionaria ya que por medio de Xbox LIVE y al modo cooperativo dinámico, tendremos la oportunidad de unirnos a una partida con otros usuarios en cualquier instante. Sin duda esta es una opción que agradecemos todos los jugones que queremos tanto alargar la esperanza de vida de nuestros títulos como añadir un plus de competitividad a la experiencia.

Sin duda, el mérito de esta jugabilidad tan atractiva hay que buscarlo en la mente del genio de los videojuegos, Peter Molyneux, y en las expertas manos de los chicos de LionHead Studios, que juntos han conseguido crear una historia interactiva realmente adictiva. De hecho, Fable III consigue materializar con maestría las ambiciones creativas que ya se habían planteado en la primera entrega de la saga y que en su día no llegaron a cumplirse apenas, evidentemente debido entre otras cosas a la potencia limitada que presentaba la primera Xbox. Ahora, nos encontramos con un gran trabajo por parte de los desarrolladores, que han sabido sacar jugo de las ideas de Molyneux.

El proyecto iniciado hace seis años con el primer título de la serie Fable toma una forma más adulta en esta nueva entrega, con los planteamientos más claros y el rumbo fijo hacia un objetivo más realista. Por tanto, contando con unos buenos fundamentos técnicos, LionHead ha podido dirigir sus esfuerzos al contenido del juego y a sacar adelante una buena historia. Una aventura con alma propia, que combina astucia, diversión y una ambientación europea, que permiten sacar a la luz lo mejor del concepto «Fable».

Rol y estrategia serán los géneros clave que trazarán una línea argumental que se podrá torcer a nuestro antojo en el desarrollo de las intensas aventuras que viviremos en Albion. Adentrarnos en lo que podríamos considerar una digna secuela de Fable II será todo un reto que nos entretendrá en todos los sentidos. El tono cómico (con pretensiones de estilo británico) será una constante del juego que se mezclará perfectamente con los momentos álgidos del combate. Una fusión que dan una personalidad única a la épica de esta aventura. Preparad vuestras Xbox 360, porque llega la revolución.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...