En busca del emulador universal

Es un hecho reconocido que algún día tendremos muy serios problemas para acceder al material publicado décadas atrás por culpa de la escasez y la mala conservación del hardware original. La Unión Europea tiene un plan en mente que busca solucionar el problema: la construcción del emulador universal.

space

Pensad que sois un historiador de un futuro cercano que busca conocer los orígenes y evolución del videojuego, la forma de ocio más relevante del siglo XXI. Por ello deseamos tener contacto de primera mano con uno de los juegos más relevantes en la industria, el primero que demostró que podríamos estar ante un entretenimiento de masas: PONG. Para encontrar una de las recreativas originales es necesario cruzar el charco, así que optamos por otra solución, jugar a la versión de consola Atari 2600.

Sin embargo, en esta época son muy pocas las Atari 2600 en estado de correcto funcionamiento. De las pocas que quedan algunas ya no leen los cartuchos por problemas en los conectores y a las que no les faltan los cables sencillamente no arrancan. Nuestra tarea de ser testigos de la historia del videojuego se complica, hasta que nos enteramos de que hay un museo en Barcelona que aún tiene una máquina en perfectas condiciones. Una vez allí debemos firmar un acuerdo en el que nos hacemos responsables de los desperfectos ocasionados al aparato. Tragamos saliva y con nerviosismo encendemos la consola, conscientes de que vamos a ver historia viva.

Esta situación que he descrito es perfectamente plausible, y es un hecho reconocido que algún día tendremos muy serios problemas para acceder al material publicado décadas atrás por culpa de la escasez y la mala conservación del hardware original. Porque el software puede copiarse con extrema facilidad (las empresas que lo crean lo saben demasiado bien), pero tener la máquina que lo ejecuta es otro cantar. No podemos permitir que este acervo cultural se pierda para siempre, por ello la Unión Europea tiene un plan en mente que busca solucionar el problema: la construcción del emulador universal.


Los emuladores de máquinas antiguas son la solución a la pérdida total de la cultura videojueguil. A fin de evitar casos extremos como el de Polybius (ese misterioso juego del que no queda nada), la Unión Europea ha destinado 4 millones de euros al proyecto Keeping emulation environments portable (KEEP para los amigos), que busca garantizar la portabilidad del software ejecutado en máquinas en vías de extinción.

Hasta hace bien poco no nos habíamos empezado a preocupar por conservar todo este material. Como bien advierte James Newman, uno de los miembros más destacados del National Videogame Archive, «no valoramos nuestra herencia en juegos de la misma manera que lo hacemos con los libros o las películas. Las colecciones de juegos antiguos mejor conservadas pueden encontrarse en sitios de subasta como eBay o en las manos de coleccionistas amateur.» Esto no parece un fin muy apropiado para unas creaciones innovadoras que abrieron la puerta de un inmenso fenómeno que aún estamos lejos de comprender a dónde nos llevará.

Y cuando la última de estas deje de funcionar, ¿qué?

Y cuando la última de estas deje de funcionar, ¿qué?

Evitar que se pierdan para siempre estos bienes es una ardua tarea que necesitará de un gran apoyo en los próximos años. El videojuego es un producto informático puramente informático, y como tal tiene un formato que requiere una condiciones muy específicas para poder reproducirse, a diferencia de otros medios audiovisuales mucho más sencillos de poner en marcha como la música o el vídeo.

En cualquier caso, tratad con mimo vuestras consolas antiguas. Puede que algún día lleguen a ser muy útiles en algún museo.

Más información a través de este enlace.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...