El mando de Xbox One tendrá una resistencia de 10 años

La compañía Microsoft está trabajando de forma especial en conseguir que el mando de Xbox One sea lo más resistente posible.

Microsoft habla del mando de la consola Xbox One

Ya hemos dicho en otras ocasiones que el mando de la consola Xbox 360 se ha convertido en una de las mejores opciones dentro del sector de los videojuegos. Y esto es algo que posiblemente se repita con el lanzamiento de Xbox One. Al menos es la impresión que se está dando en base a los últimos informes publicados por Microsoft, que no necesita realmente alardear de este tipo de accesorio.

La compañía, que ha recibido un aluvión de críticas debido a algunas de las polémicas características de la nueva consola, se encuentra intentando mejorar la imagen que destila la máquina por todos los medios posibles. Lo último que ha dicho es que el mando de Xbox One tendrá una resistencia que garantizará la durabilidad del mando durante un periodo de 10 años. Esta cifra de años tiene mucho sentido, dado que es el ciclo de vida que se ha definido para la consola Xbox One. No hay que entender mal la afirmación sobre el próximo cambio generacional, dado que si bien Xbox One durará 10 años, posiblemente a sus seis años ya se lanzará su sucesora, al menos si las cosas siguen como en los años anteriores.

Las pruebas que ha realizado Microsoft para poner a prueba el mando se han llevado a cabo a conciencia. La compañía menciona que ha probado en situaciones extremas y con millones de presiones tanto la pulsación de los botones como de los sticks digitales. Según datos oficiales, los botones pueden ser pulsados una media de entre cuatro y cinco veces cada segundo. Esto significa que la resistencia de los botones debe ser muy elevada, dado que reciben pulsaciones y pulsaciones de manera continuada.

Otro de los desafíos que se ha propuesto Microsoft para garantizar la resistencia de los mandos es dejarlos caer desde distintas alturas y de manera continuada. A los usuarios es habitual que se les caiga el mando de vez en cuando, que se de unos buenos golpes desde una altura respetable y que en estos golpes se puedan producir roturas. Con dispositivos móviles, por ejemplo, si dejamos caer uno de ellos desde más de un metro de altura, es muy posible que este producto se rompa. Con un mando de consola se tiene que garantizar que, de ocurrir esto, el mando tiene que resistir el golpe y no sufrir ningún daño. Aunque ocurra una, dos, tres o diez veces, los mandos como el de Xbox One tienen que aguantar los golpes.

Para Microsoft el mando de Xbox One es una de las prioridades ahora que se acerca la próxima generación de consolas, en la cual los usuarios van a ser incluso más exigentes en el futuro. Cuando dentro de unas semanas los mandos de Xbox One se pongan a prueba en el E3, se descubrirá si de verdad Microsoft ha realizado un trabajo tan sólido.

Vía: Pocket Lint

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...