El fantasma de Rogue Squadron 4 camina entre nosotros

Los ex-trabajadores de Factor 5 se han querellado contra sus antiguos jefes por vender el impagado fruto de su trabajo a otra empresa: nada más y nada menos que lo que llevaban avanzado de Rogue Squadron 4.

La Estrella de la Muerte se habría salvado si hubieran tapado ese agujero.

La Estrella de la Muerte se habría salvado si hubieran tapado ese agujero.

Seguramente conozcáis el culebrón del cierre de Factor 5. A finales del año pasado comenzaron a aparecer informaciones sobre su presunto final, hasta que finalmente se hizo público que la empresa había cerrado y sus trabajadores se habían ido a la calle. Todo apuntaba a que el fracaso de ventas de Lair, a pesar de sus desesperados intentos por minimizarlo, les había dejado en una coyuntura financiera insostenible.

Este repentino cierre dejó varios proyectos huérfanos, como el nuevo juego de Superman, un posible Kid Icarus (o algo por el estilo) y el título que todo nintendero y fan de Star Wars estaba deseando ver: Rogue Squadron 4 para Wii.

Una terrible noticia para los fans de este prolífico estudio, aunque peor aún para sus empleados, que se han visto sin sueldo y sin trabajo. Pero la historia continúa, y los ex-trabajadores de Factor 5 se han querellado contra sus antiguos jefes por vender el impagado fruto de su trabajo a otra empresa: nada más y nada menos que lo que llevaban avanzado de Rogue Squadron 4, y se les exige el pago de lo que se les debe, unos $900.000. Casi nada.


Se desconoce de momento a qué empresa/s ha podido ir a parar el material de este y otros juegos de Factor 5. De ser cierto que otro equipo ha tomado las riendas del proyecto, no estaría tan negro el futuro de la franquicia, la más querida del fallecido estudio.

Los tres primeros Rogue Squadron, aparecidos en Nintendo 64, PC y GameCube, fijarían en su día un nuevo estándar de calidad en los juegos de naves de la Guerra de las Galaxias, y pueden presumir de ser algunos de los títulos de Star Wars mejor puntuados de la historia. Especial reconocimiento merece la segunda parte, Rogue Leader, que demostró que el equipo de Factor 5 conocía a la perfección la arquitectura de GameCube, recreando las batallas espaciales del universo Star Wars como nunca antes se había visto. Una calidad gráfica que a día de hoy, ocho años más tarde, sigue resultando impresionante.


Derribar a los AT-AT con el arpón del SnowSpeeder nunca pasa de moda.

Ahora que Factor 5 no puede seguir desarrollando juegos, nos quedaremos con las ganas de saber qué podrían haber conseguido con la arquitectura de Wii y un renovado control con puntero. Llegados a este punto, tan sólo nos queda desear que, de aparecer un Rogue Squadron 4, esté a la altura de la saga.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...