El ABC de los videojuegos

Uno de los resultados más notables de la digitalización de las imágenes y los sonidos son los videojuegos. Desde hace varios años, este entretenimiento interactivo no para de ganar adeptos.

Al principio, con los videojuegos tan sólo se podía jugar en lugares especializados. Eran unos juegos sencillos, pero promovieron una nueva industria y una primera oleada de aficionados.

Los años 70 aparecieron las primeras consolas, o sea, unos aparatos que, enchufados al televisor, permitían jugar en casa. Este es Pong, el primer videojuego doméstico popular.

Los años 80 apareció otra plataforma para los videojuegos: los ordenadores personales capaces de almacenar gráficos y, incluso, alguna banda sonora.
Pero el gran salto adelante de los videojuegos se produjo a comienzos de los años 90, a partir de una tecnología-tanto de las consolas como los ordenadores personales-mucho mejor preparada para la interacción audiovisual.
Por un lado, apareció Myst, un juego lento y contemplativo con el objetivo de descubrir una historia. Y, por otro, apareció Doom, un juego rápido y movido en el que hay que defenderse de enemigos que salen en cada esquina.
En Myst lo importante es la reflexión, en cambio, en Doom lo importante es la acción. En medio de estos extremos hay muchas posibilidades, por ello, hay videojuegos de todo tipo.

Varían los objetivos, los estilos gráficos, las formas de interaccionar, las historias … pero cada uno aporta algo y contribuye a extender la afición.
Los títulos más populares piden mucha acción: si te paras, el juego termina.
Este es, por ejemplo, un simulador de avión, uno de los géneros más antiguos. La idea se ha trasladado a otros vehículos, como motos, coches…

Pero otros simulan una violencia explícita, de ahí la controversia que, a menudo, hay alrededor de los videojuegos. Los videojuegos deportivos son, también, muy populares. En algunos se puede reconocer, incluso, la manera de moverse de algunos jugadores.

Pero, ¿cómo se consigue ese realismo? Pues con una técnica llamada captura del movimiento. Consiste en filmar el personaje real con una serie de indicadores colocados sobre el cuerpo. Un sistema de sensores, óptico o magnético, detecta las trayectorias de estos indicadores y las graba. Entonces, el animador las incorpora al personaje sintético, que acaba moviéndose como el personaje real.

Esto son imágenes de Quake, un videojuego de acción en 3 dimensiones. Quake fue uno de los primeros videojuegos que dispuso de una versión en internet, de manera que los jugadores, además de contra el ordenador, podían jugar contra otros jugadores.

En los últimos años, los juegos en red han proliferado. Y los videojuegos han dejado de ser una experiencia exclusivamente individual para ser, también, social. En algunos casos, reúnen decenas de miles de jugadores.

Se trata, pues, de una cultura popular que tiende a ser socializadora y plácida.
En cuanto a la calidad de este entretenimiento, hay quien considera que, después de las seis artes clásicas y de las tres artes nuevas-el cine, el cómic y la televisión-los videojuegos constituirán, tarde o temprano, el décimo arte.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...