Drakengard 3, o porqué darle una oportunidad

Los usuarios que estén interesados en combates montados en dragón disfrutarán en Drakengard 3 con una experiencia pobre gráficamente, aunque de calidad.

Zero en el último Drakengard

Han pasado demasiados años desde que Drakengard 2 se pusiera a la venta y al final el juego ha perdido todos los fans, o casi todos, que disfrutaron de los dos primeros episodios. La saga también está relacionada con Nier, pero este juego también es añejo y ni siquiera llegó a tener una buena aceptación entre los usuarios. Por otro lado, y como dijimos recientemente, el juego de Square Enix se lanzó con tantos defectos gráficos y problemas técnicos, como no poder acceder a los DLC, que había pocos motivos por los que confiar en lo que nos ofrecía.

Pero queremos romper una lanza a favor de Drakengard 3 y decir que por muchos problemas y errores que tenga, también se trata de un juego de acción que nos sorprende bastante por sus características y por ir tanto a su aire y no preocuparse de los demás, que complace. Este juego está hecho al puro estilo de los episodios anteriores, sin preocuparse de las exigencias occidentales y permitiendo que, al estilo de japonés, aparezcan todo tipo de errores gráficos. Para que os hagáis una idea, los problemas de cámara son lo más normal y común que os vais a poder encontrar en Drakengard 3.

Junto a esto hay congelamientos del personaje que se queda atrapado encima de un píxel fantasma, parpadeos de imagen, fallos de escenario y generación de enemigos, así como problemas de las animaciones de los personajes.

Podríamos seguir enumerando los defectos y errores y seguramente no acabaríamos. Los testers deben haber sufrido de lo lindo al detectar todos los fallos y ver que luego los desarrolladores japoneses no tenían intención de dar solución a los problemas detectados en el proceso de prueba. Es algo en lo que les entendemos y de lo cual no podemos echar la culpa a los testers, porque imaginamos que los programadores y diseñadores eran muy conscientes de lo que le estaba ocurriendo al juego a nivel técnico.

Al mismo tiempo, y de forma positiva, lo que debemos decir es que el juego es muy divertido, totalmente alocado porque vamos luchando, luchando y luchando mientras hacemos todo tipo de técnicas especiales enfrentándonos con todo tipo de enemigos muy variopintos. Si nos gusta aporrear botones no vamos a tener ninguna queja por la propuesta que nos hace Square Enix. Los usuarios que entiendan inglés a la perfección apreciarán que hay unas líneas de diálogo bastante particulares. Y la banda sonora es otro detalle que engrandece la experiencia.

Vía: Drakengard 3

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...