Dragon Ball Z: Extreme Butouden, la mejor lucha portátil de la saga

Con Dragon Ball Z: Extreme Butouden, Arc System Works hizo uno de sus mejores trabajos portátiles en Nintendo 3DS.

Han pasado décadas, pero Goku y compañía siguen muy de moda. El universo de Dragon Ball continúa acumulando nuevos juegos y también películas, series y productos derivados. Este verano llega a los cines japoneses una nueva película y, con motivo de ello, hemos querido aprovechar para hacer un especial en el que hablaremos de algunos de nuestros juegos preferidos de la franquicia. También queremos dar exposición a títulos que han quedado olvidados demasiado pronto, como del cual hablamos en esta ocasión.

Todo el mundo conoce, en mayor o menor nivel, la subsaga Butouden, la cual se inició en Super Nintendo. ¿Pero sabías que se lanzó una edición moderna en la portátil Nintendo 3DS? Es cierto que los Butouden originales que triunfaron en la época de Super Famicom escribieron parte de las bases de cómo deberían ser los juegos de lucha de Goku y compañía para triunfar entre los usuarios. Pero el regreso de esta saga de la mano de Arc System Works también dejó muy buenos resultados. Con el título de Dragon Ball Z: Extreme Butouden, hizo que todos reviviéramos los tiempos de los 16 bits.

Forma tu equipo de luchadores

Antes de comenzar la partida tenemos un total de 35 puntos de Dragon Power que debemos invertir en configurar nuestro equipo de combate. Tenemos la oportunidad de invertir estos puntos en personajes de combate o en aliados a los que llamar cuando necesitemos ayuda. En nuestra mano queda si queremos llevarnos 3 personajes jugables y ningún aliado de ayuda, o si preferimos que la combinación se base en un luchador y cuatro ayudas, entre otras posibilidades. La dificultad puede aumentar de manera considerable dependiendo del caso, aunque en este sentido juega un gran papel la habilidad del propio jugador y la forma de aprovechar las ayudas.

Hay una gran cantidad de personajes jugables, desde fundamentales como Goku, Gohan o Vegeta, hasta caras menos habituales del estilo de Bardock, Beerus o Raditz. También incorpora todo tipo de personajes de apoyo, como el Gran Saiyaman, Karin, Mr. Satan o Taopaipai. Cada uno de ellos cuenta con su propia habilidad y para llamarles lo único que debemos hacer es tocar su cara en la pantalla táctil. El tiempo de recarga de las ayudas no es elevado, así que podemos plantear una buena estrategia al llamarles cuando lo necesitemos. Además, se pueden invocar varias ayudas al mismo tiempo, lo que puede ser muy cargante para el rival. Algunos personajes son más útiles que otros, pero ahí radica uno de los incentivos del juego y de su gran cantidad de aliados.

Jugabilidad puramente Butouden

Como fans de los Butouden clásicos debemos reconocer que el trabajo que se realizó por parte de Arc System Works es muy convincente y respetuoso respecto a los juegos clásicos. Hay elementos que desaparecen, como la posibilidad de irnos hacia la lejanía para escapar del rival o perseguirle, pero se mantiene el sistema de magias, de carga de energía y de ataques especiales. Los combos son mucho más estilo Arc System Works, rápidos, fluidos y espectaculares. Es muy fácil hacerlos, dado que los controles están muy simplificados. Solo tenemos que pulsar Y, Y, Y, Y, X para realizar la cadena que acabará con nuestro rival volando por los aires. Y si después de esto realizamos un ataque energético veremos cómo nuestro personaje desencadena uno de sus ataques más poderosos (con cambio de cámara incluido para mayor espectacularidad). Si el rival no se encuentra desprotegido, tendrá la oportunidad de devolver este ataque con su propio movimiento y será entonces cuando asistiremos al habitual choque de energía en el aire que irá avanzando hacia que al final impacte contra uno de los dos personajes.

Además de los combos, también podemos hacer un ataque más sencillo, como es el caso del Kame Hame Ha, el cual desencadenaremos pulsando L1 y A con energía suficiente. También tenemos la oportunidad de realizar combos que mezclan ataques físicos y ondas de energía, reuniéndose muchas de las técnicas habituales que hemos llegado a ver en la franquicia. De los clásicos Butouden también se recuperan animaciones de combate y otros movimientos, aunque todo ello adaptado a los tiempos que corren.

Gráficamente, los personajes son tan grandes que parece que estén un poco superpuestos en los decorados, pero no es algo que preocupe demasiado una vez hemos empezado a luchar. Podemos cambiar el suelo por el aire para combatir dependiendo del momento y las transiciones son fluidas. Quizá es en la ambientación donde se vio una ligera falta de empuje por parte del equipo de desarrollo, sobre todo si comparamos con lo que en la época de Super Nintendo nos ofreció la saga Butouden (que tuvo escenarios acuáticos realmente impactantes, por ejemplo).

Un digno Butouden

La rapidez de los combates es elevada y engancha. Hay mucha estrategia en la configuración de nuestro equipo de luchadores y de personajes de apoyo, lo que aporta un toque de calidad a la jugabilidad. Desgraciadamente, el haber sido una edición portátil le ha restado impacto, pero históricamente merece ser recordado junto a los demás Butouden.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...