Deus Ex: Human Revolution, el juego que debes jugar si te gusta el ciberpunk

Deus Ex: Human Revolution ha sido uno de los juegos más importantes para los aficionados al ciberpunk, el subgénero de la ciencia ficción.

Deus Ex: Human Revolution fue uno de esos juegos ciberpunk espectaculares, intensos, llenos de detalle y que además gozaban de una jugabilidad prácticamente perfecta. A nuestro juicio, recibió valoraciones por debajo de las que se tendría que haber llevado. Quizá por eso ha sido una de las sagas que Square Enix no ha continuado de forma habitual. Nosotros queremos romper una lanza a su favor y recordar las fantásticas impresiones que nos proporcionó en su momento, mirando al pasado con nostalgia, pero con la posibilidad de compararlo con títulos actuales.

Deus Ex: Human Revolution es una auténtica combinación de géneros. Los desarrolladores optaron por mezclar las bases del género de la acción en primera persona con elementos tradicionales de los RPG. El resultado es un cruce de géneros que satisface, aportando dinamismo y profundidad a los habituales juegos de acción, lo que encaja con el complejo universo argumental en el que nos introduce el título. En Deus Ex: Human Revolution nos situamos dentro de un mundo futurista, un mundo donde no nos sentiremos seguros, y en el cual nuestro protagonista, el intrépido Adam Jensen, temerá por su vida en todo momento.

Las situaciones adversas en las que nos encontraremos serán constantes, así que resultará fundamental conocer bien los movimientos que tenemos a nuestra disposición y la forma de acabar con nuestros enemigos. A estos, les podemos derrotar tanto en distancias cortas con golpes letales, como a distancia utilizando las armas que llevemos o las que hayamos recolectado. El inventario se presenta de una forma similar, en su base de mecánica, a la de los inventarios de juegos como Resident Evil, donde cada arma tiene una densidad específica para que hagamos las combinaciones de orden que mejor nos vengan.

Tu personaje: tus decisiones

En Deus Ex: Human Revolution las modificaciones mecánicas que llevemos a cabo en el personaje principal son fundamentales para que gane habilidades y pueda desarrollar sus técnicas. Contaremos con puntos que ir gastando en diferentes recursos que se dividen en varias grandes categorías: sigilo o combate. Esto se debe principalmente a que este juego de Square Enix permite que sea el propio jugador quien seleccione la manera, dinámica totalmente, de combatir. Puede ser sigiloso y optar por atravesar los escenarios con la mayor calma posible, evitando llamar la atención de los enemigos. Si hacemos esto, es posible acabar el juego sin matar a ni un enemigo. A los únicos oponentes a los que se nos obligará a eliminar será a los jefes de fase, con quien no habrá más remedio, ya que, si no los derrotamos, la historia no seguirá avanzando. Esta particularidad habla muy bien de la libertad del juego, el cual también se puede terminar eliminando a todos los enemigos que nos encontremos por el camino.

Jugando de esta manera, será la forma en que mayor carga dramática nos encontremos. Pues bien, dependiendo de cómo queramos jugar, Deus Ex: Human Revolution permite que nos gastemos los puntos de habilidad en partes mecánicas de una manera u otra. Además, hay otras dos categorías en las que invertir estos puntos de especialización: tecnología y social. Será importante valorar muy bien qué nos ofrecerá cada habilidad e incluso a dónde podremos llegar adquiriendo un movimiento antes de gastar puntos, dado que la experiencia de juego variará radicalmente.

Volviendo al sistema de desarrollo, Deus Ex: Human Revolution nos introduce en un juego que no da descanso al usuario, y en el cual vamos a tener oportunidad de participar en secuencias de acción constantes. Como os contaremos después, hace gala de un concepto de libertad enorme, pero no penséis en ello como si se tratara de un título tipo Grand Theft Auto. Lo que hace el juego es ofrecernos una libertad distinta, principalmente plasmada en la manera de abrir todas las posibilidades que existan para que afrontemos una misma situación de distintas maneras. Esto quiere decir que, a lo largo de la partida, y sobre todo si la rejugamos en diferentes ocasiones (ya sea con otro nivel de dificultad o con el mismo), apreciaremos que podemos salir airosos de una misma situación con varias técnicas y decisiones.

Esto tiene su punto principal de interés a la hora de mejorar las habilidades del personaje protagonista, algo que se convierte en parámetro fundamental una vez nos introducimos en el juego. Usando los puntos que hayamos ganado previamente en base a nuestras acciones, que no son ilimitados y nos costará mucho conseguirlos, adquiriremos habilidades específicas que nos permitirán desarrollar nuestro personaje en un estilo u otro. Las habilidades, que se dividen en cuatro clases distintas, determinarán en gran medida la forma que tendremos de adentrarnos en el juego. Por ejemplo, si decidimos especializarnos en las habilidades de sigilo, todo pasará por potenciar los momentos en que intentamos acabar con nuestros oponentes sin que nos escuchen, colocándonos a su espalda y derrotándoles sin que tampoco nos vean.

Si lo nuestro es el combate directo, también podemos potenciar estas habilidades, pero habrá que tener en cuenta también la importancia de las habilidades tecnológicas y las sociales. Son parámetros que hacen más variado el sistema de juego y que apoyan, como decíamos, las ganas de recomenzar la aventura en más de una ocasión. Además, y en esta línea, podremos elegir entre distintos niveles de dificultad dinámica para que vivamos el juego en la dificultad que más cómodo nos resulte. Estos cambian de forma continuada en diferentes aspectos, pero una clara demostración del cambio de dificultad es saber que, en su modo más complicado, caer bajo fuego enemigo durante escasos segundos significará la muerte de forma casi automática.

Deus Ex: Human Revolution tiene un desarrollo de los que enganchan, combinándose un buen sistema de combate al que hace falta tomarle la medida inicialmente, sobre todo en lo que se refiere al sistema de cobertura y a la forma en la que acabar con los oponentes. Unas pocas secuencias nos ayudarán a introducirnos en el juego y a comenzar a disfrutar de él de forma notable, apreciando que los desarrolladores han realizado un muy buen trabajo en lo referente a los controles.

La libertad del mundo de Deus Ex

Una palabra que define de manera esencial a Deus Ex: Human Revolution es “libertad”. Los desarrolladores han querido llevar más allá el concepto de la libertad en los juegos de acción y aventura en primera persona. En este título esto se traduce en que vamos a contar con un mundo, unas misiones y un argumento, pero que la manera en la que participemos en él será totalmente distinta dependiendo de nuestras decisiones y actos. Por ejemplo, hay misiones que se pueden desarrollar de varias formas para alcanzar su final con éxito. También es posible avanzar por un decorado hasta llegar al punto de destino a través de distintas direcciones y rutas, provocando la aparición de eventos por cada una de ellas. Y en último lugar, el progreso del juego, así como determinadas escenas y momentos del mismo, cambian en base a las decisiones textuales que hayamos tomado con nuestro personaje. En esto juega un papel determinante la rejugabilidad, que nos da motivos de sobra para terminar el juego varias veces y cada una de ellas seguir descubriendo cosas nuevas. Teniendo en cuenta los puntos clave del género, tener esta libertad en las manos resulta de lo más espectacular a la hora de encarar el juego.

Deus Ex: Human Revolution, en otro orden de cosas, hace especial hincapié en los hackeos informáticos, que se llevan a cabo mediante un minijuego de conquista de nodos muy sencillo y adictivo. Esto entra en juego en momentos puntuales y nos da acceso a la oportunidad de piratear sistemas informáticos para facilitar el progreso de nuestro protagonista. Además, y lo mejor de todo, es que se trata de hackeos dinámicos, donde no solo tenemos que hacer una combinación de botones o movimientos, sino que podemos completarlos en distintos niveles de éxito, consiguiendo beneficios adicionales en función de lo eficientes y rápidos que seamos.

El juego, aunque utiliza un punto de vista en primera persona, se apoya en la tercera persona en la cobertura y otros momentos clave. Como juego de acción, su sistema de control está muy bien implementado y tiene todo lo que hace falta para que disfrutemos de emocionantes tiroteos y combates cuerpo a cuerpo producidos mediante sigilo. La acción es muy fluida y espectacular, destacando especialmente la inteligencia artificial de los enemigos, muy avanzada, y que nos da más de un problema en la mayoría de los casos. Estos soldados saben reaccionar en base a lo que les ocurra a sus compañeros y tienen un radar muy fino para saber dónde nos encontramos o por qué dirección les estamos disparando.

¿Y los gráficos?

Aunque ha pasado tiempo desde su salida, no podemos obviar que su apartado gráfico resulta de primerísimo nivel, incorporándose entornos de muy variados estilos donde la acción está representada con gran ritmo y un estilo más que espectacular. Quizá hoy día haya quedado desfasado por las mejoras técnicas que se han producido en los últimos años, pero todavía cuando ponemos el juego nos quedamos impresionados por algunos detalles que tiene. Podríamos decir que lo que más impresiona es su fantástica dirección artística, con la cual se mete en el bolsillo a todos los amantes de la cultura ciberpunk.

El sonido también cumple y se llevó a cabo un gran trabajo en lo relacionado con las voces, donde el juego gana puntos adicionales para ofrecer un aspecto más sólido. Y, con todo eso en cuenta, no hay motivos para que, si os gustan este tipo de propuestas, no dejéis pasar la oportunidad de jugarlo si no lo habéis hecho ya. Si os ha gustado Cyberpunk 2077 o no os ha gustado, en ambos casos os recomendamos Deus Ex: Human Revolution porque os sorprenderá.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 1,00 de 5)
1 5 1
Loading ... Loading ...