Demon’s Souls, el último reducto hardcore

Cuando avancemos, sabremos que lo estamos haciendo gracias a nuestra habilidad, y sentiremos una enorme satisfacción al ver mejorar a nuestro héroe. Demon’s Souls innova en el terreno online, no cayendo en los clichés típicos del WoW y sus clones. Sólo por eso se merece una oportunidad.

Demon's Souls, el último reducto hardcore

Demon's Souls, el último reducto hardcore

Cuando se ha hablado de votar al Juego del Año 2009, ha habido opiniones de todo tipo. La mayoría de las votaciones han tirado hacia los juegos más exitosos del panorama actual, como Uncharted 2 o Modern Warfare 2. Sin embargo, es llamativa la decisión de la prestigiosa web GameSpot de apostar por un casi desconocido Demon’s Souls para recibir este galardón.

No me entendáis mal, Demon’s Souls es un gran juego con muchos fans en norteamérica y Japón, pero el hecho de que no haya sido lanzado en Europa (sin siquiera una fecha prevista) lo ha hecho pasar muy desapercibido por estos lares. Los más entusiastas han aprovechado la libertad regional de PS3 para recurrir a la importación y disfrutar de esta joya tapada del año 2009.

Seguid leyendo para saber más sobre este juego, el único título verdaderamente hardcore que ha visto la luz en los últimos meses.


Lo primero que hay que decir sobre Demon’s Souls es que es muy difícil. Es un juego cruel que castiga al jugador con enemigos poderosos, trampas en cada esquina y sorpresas desagradables. Se trata de un Action-RPG mazmorrero, al uso de juegos como Diablo pero desde una perspectiva de juego de acción en tercera persona. Nos sumerge en un mundo hostil plagado de demonios en el que pagaremos caro cada error, y donde tendremos que aprender «con sangre» para avanzar en la aventura.

Reconozco que la primera vez que lo vi funcionando en una PS3 no me llamó especialmente la atención. Gráficos ya obsoletos, un sistema de combate poco espectacular para lo que solemos estar acostumbrados… Hace unos años habría sido la caña, pero ahora luce como uno del montón. Sin embargo, mirándolo más en profundidad se descubre su innovadora propuesta.

Jugamos la aventura en solitario, pero si tenemos la consola conectada a PSN aparecerán señales en nuestro camino. Estas señales son mensajes dejados por otros jugadores indicando posibles peligros que nos acechan un poco más adelante (un enemigo escondido detrás de una puerta, una trampa oculta…). Muy útil en un juego donde un espadazo bien propinado de un esbirro cualquiera es cosa seria. Estos mensajes pueden ser positivos, pero también pueden estar escritos a mala idea. Para protegernos de los «graciosillos» el juego implementa un sistema de votaciones para indicar cuán útil es el mensaje. Si escribes mensajes útiles para la gente, el juego te recompensa.

También podremos ver marcas de sangre que nos describen cómo murieron otros jugadores como nosotros en ese mismo punto: contemplaremos a un héroe cayendo por un abismo, o siendo abatido por una horda de enemigos superiores a él… Nuestra propia muerte también puede quedar registrada para que otros la vean.

La conexión online no se queda ahí, sino que existe interacción entre jugadores. En forma fantasmal podemos «invadir» otras realidades, es decir, meternos en las partidas de otros. Podemos ser bondadosos y ayudarles en su tarea, o podemos lanzarnos sobre ellos en frenéticos duelos PvP.

Ni qué decir tiene que este juego no sería tan magistral si no incorporase un profundo sistema de edición de personajes. Olvidáos del auto-leveling y de todos esos inventos para facilitarle las cosas a los jugadores despreocupados. Demon’s Souls exige dedicación por parte del jugador, vigilar sus estadísticas, planear cuidadosamente su equipamiento y configurar cada detalle de su personaje, su aspecto, sus habilidades…

Encajar uno o dos golpes como ese suele significar la muerte.

Encajar uno o dos golpes como ese suele significar la muerte.

Es una lástima que este interesantísimo juego no haya llegado a Europa, porque se trata de uno de los pocos títulos dedicados a los jugadores curtidos en los RPG’s de antes, los que te hacían sudar la gota gorda para derrotar al final boss de turno. Precisamente por esto no llegará nunca al gran público, pero en su nivel de exigencia radica su gran virtud. Cuando avancemos, sabremos que lo estamos haciendo gracias a nuestra habilidad, y sentiremos una enorme satisfacción al ver mejorar a nuestro héroe. Demon’s Souls innova en el terreno online, no cayendo en los clichés típicos del WoW y sus clones. Sólo por eso se merece una oportunidad.

Gracias a Koesh por el acceso al juego y la ayuda.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...