Dead Rising 2: de cómo Frank le dio el testigo a Chuck

Dead Rising 2 demostró que la saga de zombis de Capcom no estaba condenada a depender de un único protagonista.

La franquicia Dead Rising lleva demasiado tiempo “abandonada”. Y, visto lo visto en otros casos, vemos bastante probable que sea anunciada una nueva entrega dentro de poco. De ahí que vayamos a hacer un repaso a algunos de sus juegos. Comenzamos con Dead Rising 2 porque hay que reconocer que el primer episodio, el de Frank West, se ha repetido tanto a lo largo de los años que seguro que nadie necesite que volvamos a hablar de él. Por eso, nos concentramos primero en este juego en el que Frank le da el testigo a Chuck y se produce un cambio de guion.

La secuela sigue las bases del juego anterior, aunque con “mucho más de todo”. Participamos en una aventura contrarreloj en la cual el protagonista, Chuck Greene, tendrá que ocuparse de diversas cosas casi al mismo tiempo. Por un lado, intentar cada ciertas horas que su querida hija reciba la medicina que necesita para vivir. Por otro, salvar a toda la gente que encontremos por el camino. Al mismo tiempo, Chuck tendrá que hacer limpieza de todos los infectados que se encuentre a su paso, recolectar comida con la que recuperar vida, y montarse un arsenal de órdago.

El primer Dead Rising tenía un surtido de armas excelente, hay que reconocerlo. Podías pasearte por las distintas zonas del centro comercial y agarrar un montón de objetos que usar como armas. Las podías lanzar, o golpear en distancias cercanas con ellas. Había de todo, armas potentes y otras ridículas. Esto provocaba la diversión y que la carga de humor fuera constante. En Dead Rising 2 se mantiene esta característica, pero es llevada mucho más allá. Esto se debe a dos razones principales. Primera: el surtido de armas y objetos con los que golpear es mucho mayor al de la primera entrega. Segunda, ahora podemos combinar armas para crear otras más potentes.

Todo lo que encontremos tendrá distintos iconos en relación a su naturaleza y utilidad. A la comida le sale un dibujito verde que nos indica que podemos comérnoslo para recuperar vida. A las armas le sale un indicador con el cual está bien claro que son para atacar. Y a otros objetos, que podemos llamarles piezas, les aparece una llave inglesa. Todo lo que tenga una llave inglesa servirá para construir algo. El problema es que no puedes simplemente coger dos objetos e intentar combinarlos a la fuerza.

Tendrás que recolectar cartas combo que te darán las instrucciones necesarias para combinar estos objetos. Y para hacerlo habrá que ayudar a civiles, encontrar objetos ocultos, participar en eventos especiales y demás actividades. Por ejemplo, mirar el poster de una película de acción te dará una carta combo con la que podrás fabricarte unos puños con clavos de lo más espectaculares. Las posibilidades de la combinación de objetos son literalmente extremas, y no será raro que te quedes perplejo a medida que avances y encuentres nuevas posibilidades.

El multijugador de Dead Rising 2

Hasta este juego pensábamos en Dead Rising como un juego para disfrutar en solitario, con un modo aventura muy completo en el que ir avanzando a través de una interesante historia. Pero para esta secuela, Capcom pensó que, si nos lo pasábamos en grande matando zombis en solitario, posiblemente nos lo pasaríamos mejor si podíamos contar con la compañía de un amigo.

Así que en Dead Rising 2 vas a poder compartir el modo historia con un segundo usuario a través de conexión online, aunque no en una misma consola a pantalla partida. Este segundo jugador se puede introducir en tu partida en cualquier momento para echarte una mano. Asimismo, el jugador invitado no podrá interactuar directamente en la historia, pero será un elemento importante para que podamos avanzar en situaciones complicadas cuando nuestra habilidad no sea suficiente.

Y, por otro lado, el modo multijugador se expande mediante la modalidad Terror is Reality, en la cual participamos en un macabro juego donde asesinar zombis para conseguir dinero. Este dinero Chuck lo podrá usar posteriormente en el modo historia. En Terror is Reality cuatro jugadores competirán, en una mecánica similar a la del programa Gladiadores Americanos, para acabar con la mayor cantidad posible de zombis. A su servicio tendrán montones de vehículos y armas de todo tipo, como motos con motosierras, bolas gigantes tipo hámster en las que meternos, o caballitos de madera con los que arrear en la cabeza a los enemigos. Además de matar zombis, por otro lado, podremos molestar a los otros jugadores para que ellos no consigan puntuar y podamos superarles.

Chuck nos acabó cayendo muy bien

Dead Rising 2 fue una de las apuestas más fuertes de Capcom para el género. No es necesario que hayas jugado al primer episodio para seguir la historia ni disfrutar del juego, dado que es un nuevo inicio con un personaje totalmente inédito. El juego ofrece diversión, humor, y un sistema de gameplay muy adictivo, además de opciones multijugador de primer nivel. Fue una buena propuesta y una manera ideal de continuar con el universo de los zombis.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...