Cooking Mama World, probando otro tipo de aventuras

Cooking Mama World: Aventuras en el campo altera el status quo de la franquicia para introducir una jugabilidad distinta.

Que los desarrolladores originales de Cooking Mama le cambiaran el nombre de su empresa a Cooking Mama Limited Concept es una buena demostración de la importancia que ha conseguido esta franquicia. Y si bien comenzó como un simulador de cocina tipo arcade, no tardó en aprovecharse de la imagen de la protagonista para otros proyectos. Entorno a la figura de Mama se ha creado un universo rico en variedad de títulos, pensado principalmente para los más pequeños de la casa, quienes ya se pueden divertir haciendo todo tipo de cosas.

Hemos visto a Mama cocinando, dado que es su especialidad, haciendo jardinería, y realizando distintas actividades manuales, siempre con unos resultados más que eficientes. En este caso Mama, que ya nos había presentado a su familia en anteriores ocasiones, se los mete a todos en el coche y se marcha a una isla paradisiaca para vivir unas vacaciones de ensueño. El resultado es un juego de exploración con minijuegos y el estilo inconfundible del universo de este personaje que tanta diversión ha proporcionado ya a usuarios de todo el mundo.

Las aventuras de Mama en el campo

Cooking Mama World: Aventuras en el campo nos introduce, al inicio, en un menú de opciones desde el cual podemos seleccionar entre diferentes modalidades. La principal es la de exploración, que nos lleva a visitar distintas zonas de la isla de forma progresiva controlando a los hijos de la familia, Ringo (el niño) o Ichigo (la niña). En cada uno de los niveles se nos propone una misión distinta, siempre basado con alcanzar un lugar del escenario o recolectar una cantidad determinada de objetos por encargo de nuestros padres. Los escenarios, como principal obstáculo, están llenos de enemigos a los que debemos esquivar para que no nos quiten porciones de vida, representadas con corazones.

Podemos caminar de forma normal, correr para ir a una velocidad más elevada y romper hierbas para atravesar lugares que estén bloqueados inicialmente. El sistema de control es principalmente táctil, dado que con la interacción con la pantalla podemos llevar a cabo todas las acciones, pero podemos combinarlo con la cruceta y los botones, que sirven para movernos y correr.

Durante los niveles, ya sea cuando interactuemos con objetos especiales o en momentos específicos, como al tocar enemigos de colores especiales, nos encontraremos con minijuegos a los que plantar cara. Son de jugabilidad variada y sacan partido a la pantalla táctil para que lo pasemos bien. Una vez superemos los desafíos, se desbloquearán para que podamos acceder a ellos desde su correspondiente opción en el menú principal del juego. Y aunque no son pruebas que realmente sorprendan, dado que parten de algunos conceptos ya vistos previamente y de ideas que sonarán a los usuarios, no realizan un mal papel y entretienen.

Además, cada minijuego se fundamenta en la política del universo Mama, lo que quiere decir que nos invitará a ganar la medalla de oro para completarlo al máximo. Las medallas que consigamos en el modo de exploración se acumularán para que después ya las tengamos conseguidas en el modo de desafíos, ahorrándonos el trabajo de repetir los minijuegos que hayamos terminado de forma exitosa.

El estilo general del modo exploración resulta un poco reiterativo, y no es tan profundo como podríamos imaginar, resultando más una versión evolucionada del minijuego del supermercado visto anteriormente en la saga Cooking Mama, que algo totalmente revolucionario. De todas formas, es divertido, y que vayan cambiando los enemigos, así como la temática del nivel, son buenos ingredientes como para mantener interesado al usuario. Hay un buen número de niveles, pero, sobre todo, una mayor cantidad de minijuegos que se irán desbloqueando de forma progresiva. Además, mientras exploremos tendremos el incentivo de conseguir tesoros escondidos en cofres, como objetos que nos permitirán personalizar el campamento en el que se encuentra la familia de Mama. También, por otro lado, es posible personalizar el aspecto de Mama y Papa, en la línea de lo que hemos visto en los distintos episodios de la saga protagonizados por esta dicharachera cocinera.

Como extra a todo ello, Cooking Mama World: Aventuras en el campo incorpora varios minijuegos multijugador, que, aunque no de manera profunda, aumentan un poco la diversión si tenemos con quien compartirlos.

Un cambio visual para un estilo de juego distinto

El estilo visual cambia radicalmente respecto a otros episodios del mundo Mama, especialmente porque ahora nos movemos bajo una perspectiva isométrica con gráficos muy coloridos. El aspecto general del juego está totalmente influenciado por la franquicia madre, lo que quiere decir que el diseño de personajes está en consonancia y que todo luce un estilo muy adorable y simpático.

Los decorados ganan especial interés por lo enrevesados que resultan en algunos casos, con caminos imposibles que nos hacen pensar la manera de encontrar la salida y el recorrido ideal para alcanzar ese regalo que se nos está resistiendo desde el inicio del nivel. Los minijuegos, por su parte, están caracterizados por contar, también, con mucho color, y haciendo gala de distintos estilos y personajes de diferentes tamaños y diseños. En general, es un apartado gráfico simplista, pero consciente con lo que caracteriza a la saga de Mama y compañía.

No se ha realizado un especial trabajo en el apartado musical de Cooking Mama World: Aventuras en el campo, que repite la misma canción de forma consecutiva nivel tras nivel. No se puede decir que no sea agradable y amena, pero termina cansando. Los efectos de sonido realizan un mejor trabajo, con algunas voces grabadas al castellano que siguen aportando personalidad al personaje principal y que animan a los jugadores más pequeños.

¿Es un buen juego?

Cooking Mama World: Aventuras en el campo es un juego que, sin alcanzar la diversión de lo que proponen los juegos de cocina del universo Mama, consigue proporcionar un buen entretenimiento, sobre todo a los más pequeños de la casa. No tiene la originalidad que se le podría pedir a los desarrolladores del juego, que ya tienen larga experiencia en lo de llevar a Mama hacia distintos sectores, pero no se puede negar que es divertido y que deja una buena impresión entre los usuarios que estén buscando diversión rápida de corte infantil.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...