¿Cómo jugar a Call of Duty: Vanguard?

Te damos algunas recomendaciones con las que podrás afianzar tu camino en Call of Duty: Vanguard de forma más sólida.

Call of Duty: Vanguard ya está disponible y se ha convertido en el tema más hablado del mes de noviembre. Si eres amantes de los FPS, sabes que tienes una cita por delante con la mayor calidad posible que se haya visto en el género hasta el momento. Activision ha vuelto con las pilas cargadas y el mundo entero se ha rendido ante los pies de un título que está obteniendo muy buenos resultados entre los jugadores. No obstante, sabemos que cada nueva entrega de Call of Duty supone enfrentarse a nuevas mecánicas y prepararse ante elementos que quizá os resulten complicados. Por ello, hemos preparado esta guía en la cual os vamos a dar consejos que os ayudarán a comenzar en vuestro camino hacia la gloria.

Configura el juego para que funcione al mejor rendimiento

Esto es especialmente importante que lo hagas si juegas en PC, pero en consolas Xbox y PlayStation tampoco debes dejar de lado los principales parámetros de configuración. Te recomendamos que ajustes los gráficos, el nivel de brillo y el sistema de control para que responda a tus preferencias.

En los controles no solo es importante el tipo de eje que selecciones para el movimiento, sino que también tiene una gran importancia la sensibilidad del apuntado. Asimismo, si tienes algunas preferencias determinadas para los botones, como tener el disparo en un botón exacto y la recarga en otro muy distinto al predefinido, es necesario que reconfigures. Y si no tienes una preferencia clara, es mejor que pruebes varias combinaciones hasta encontrar la que más te guste o que te haga sentir más cómodo.

A veces la diferencia entre una victoria y una derrota se encuentra en que uno de los dos jugadores, el ganador, estaba más cómodo jugando y era capaz de disparar con mayor rapidez. No menos relevante, configura el nivel de brillo, el contraste y regula el color hasta que todo esté tal y como más te guste. Los días en los que se jugaba (sobre todo en consolas) con la configuración predefinida, pasaron hace mucho. Ahora hay muchos parámetros que editar para jugar cómodamente.

Comienza con la campaña

Tanto si consideras la campaña un “relleno” (como ocurre en muchos casos), como si para ti es el núcleo de la experiencia de cada nuevo Call of Duty, comienza directamente con ella. ¿Por qué? Porque es la mejor forma de que puedas romper el hielo. Así es como te vas a acostumbrar a los controles y también una manera ideal de hacer las pruebas de configuración.

No menos importante, la campaña tiene una historia excelente (intensa, ante todo) y te va a proporcionar unas horas de entretenimiento ideales. Cuando la termines estarás muy listo para dar el salto a los modos multijugador y que así tus primeras partidas no se materialicen en derrotas.

Busca tu modo ideal en el multijugador

Hay distintas maneras de afrontar el paso por el modo multijugador. Puedes dedicarte simplemente a jugar de una manera distendida u optar por un modo más competitivo que haga que tus nervios se mantengan en todo momento a flor de piel. Lo ideal es que te mantengas en el estilo de partida que te haga sentir mejor. Eso también beneficiará a tu clan (cuando te metas en uno), porque seguro que todos os encontráis en una misma línea.

Para comenzar, si no tienes muy claro qué estilo de juego te pega más, te recomendamos que entres en Duelo por equipos y que ahí pongas a prueba tus habilidades. También será una manera conveniente de practicar ante jugadores reales, dado que los demás usuarios no se comportan de la misma forma en la que lo hacen los enemigos controlados por la computadora.

Prueba las distintas armas disponibles

El armamento tiene una gran relevancia en el mundo de Call of Duty: Vanguard. Si vienes de otros episodios de Call of Duty ya tendrás una idea clara de qué tipo de arma es la que saca más partido a tus habilidades. Pero, en cualquier caso, es recomendable que hagas una prueba de todo el armamento hasta que llegues a hacer “clic” con el arma que te convenza más. Piensa que, una vez tomes una decisión, sería recomendable que siguieras jugando con ese mismo armamento, puesto que a medida que juegas acumulas puntos de experiencia que te permiten desbloquear funciones adicionales.

No te olvides de cumplir los desafíos

Una de las formas de tener siempre algo que hacer en Call of Duty: Vanguard es cumplir con los distintos desafíos que se encuentran disponibles. Son misiones planteadas por la computadora con las que puedes llegar a ganar experiencia y otras bonificaciones. Por ejemplo, es una buena manera de obtener desbloqueables que no obtendrías por otros medios.

Los desafíos también son una forma interesante de poder potenciar tu juego. Es posible que te hayas atascado en una forma de jugar y que necesites que alguien te presione para que lleves tus habilidades al siguiente nivel. Eso es lo que consiguen los desafíos, donde se suelen plantear retos que te obligarán a superarte para ir obteniendo nuevas habilidades.

Sácale provecho a los barracones

Teniendo en cuenta la importancia que tiene el modo online de Call of Duty: Vanguard, es lógico que te digamos que los barracones tienen una relevancia extrema. Es ahí donde se concentra toda la experiencia de juego de tu perfil y el lugar donde vas a conseguir información sobre tus estadísticas. También es el sitio en el cual personalizar tu tarjeta de jugador, emblema o título.

Uno de los aspectos más interesantes de los barracones es poder ver tu historial completo respecto a las partidas y tiempo de juego que has realizado. Así podrás apreciar cuál está siendo tu paso por el mundo de Vanguard y si podrías intentar entrenar un poco más para obtener una mayor cantidad de victorias.

Únete a un clan

Cuando ya lleves unos días jugando y tengas cierta experiencia, es recomendable que pienses en buscar un clan. Eso te ayudará a perfeccionar tus habilidades hablando y relacionándote con otros jugadores. También será una buena manera de aumentar la diversión, dado que, si el modo multijugador con desconocidos es divertido, con personas con las que tienes una relación de clan es todavía mejor.

Con anterioridad hemos publicado una guía con todo lo que debes saber sobre los clanes de Call of Duty: Vanguard, así que te recomendamos que la consultes si tienes alguna duda. Así podrás entrar en tu primer clan o incluso crearlo por tu propia cuenta.

Haz paradas para descansar

¿Crees que estás perdiendo demasiadas partidas y que has entrado en una mala racha? ¿No consigues ninguna racha de bajas por mucho que te parezca que estás haciendo un buen trabajo? Hay muchos factores que pueden estar influyendo en ello. Esto les pasa incluso a los campeones de los esports.

Lo mejor en ese tipo de casos es que optes por una medida drástica: cierra el juego o apaga la consola. Necesitas un descanso y refrescarte tanto la mente como las manos. Quizá ese periodo de pausa, que se recomienda que sea de, al menos, un par de horas, te ayudará a hacer reinicio y que vuelvas a la carga con energías renovadas para recuperar tu buen ritmo de juego. Suele ser algo que no falla: una mala racha, un descanso y luego volver por la puerta grande.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...